¡Exijo mi derecho de Padre!

¡Exijo mi derecho de Padre!

Sin lugar a duda la familia, como la conocíamos hace años atrás no es la misma, cada día es más común ver en las calles a padres  ha cargo de sus hijos, y madres que se dedican a trabajar o a desarrollarse en otras áreas que en los décadas pasadas, estaban absolutamente vedadas para ellas. Así los hombres han pasado a ser pilares fundamentales en la crianza y educación de sus hijos, dejando de ser el matrimonio y la crianza “una tarea de madre”.

En mérito de ello es que las leyes se han ido modificando, variando y actualizándose en temas relativos al derecho de los padres de ser parte de la vida de sus hijos, es más, la Convención Interamericana de los Derechos del Niño, establece que el mantener una relación directa y regular con los hijos pasa a ser un derecho-deber.

En el mismo sentido, es que el derecho laboral ha hecho eco del clamor de  tantos padres, como ustedes,  que deseaban compartir con sus hijos más tiempo y en situaciones especificas, es así como llegamos a la ley 20.047 que otorgó el conocido postnatal masculino, que consiste en un permiso pagado de  5 días, pudiendo ser de días corridos o distribuirlos dentro del primer mes desde la fecha del nacimiento, igualmente este permiso es equivalente para padres que se les haya concedido la adopción de un hijo; importante mencionar que si la madre  lamentablemente llegase a fallecer en el parto, el derecho que se le concede a ella de descanso por 12 semanas después del mismo (postnatal) se traspasa al padre del menor quien asume el cuidado del infante. Ante cualquier duda que les surja a los padres de trillizos, este permiso no es acumulable en el caso de partos múltiples (no es por cada hijo, 5 días), en conclusión un parto, sólo un permiso.

Así mismo, si la salud de su hijo menor de un año se ve afectada y requiere de cuidados en su hogar o se encuentra hospitalizado y ambos padres trabajan de manera dependiente, la madre tiene la facultad de decidir cuál de ellos (madre o padre) será quien asuma los cuidados del menor, igualmente si su hijo adolece de un accidente grave o una  enfermedad terminal (en su fase final o enfermedad grave, aguda con probable riesgo de muerte), se soluciona de la misma forma, pero otorgando un plazo definido de 10 jornadas ordinarias de trabajo, distribuidas a elección en jornadas completas, parciales o combinación de ambas.

No podemos olvidar a los padres que tienen la tuición o el cuidado personal  de sus hijos (por sentencia Judicial o por acuerdo de los padres), ya que todos los permisos que se otorgan a la madre se traspasan al padre o a quien tenga el cuidado del menor.

Con todo esto los hombres, en nuestro rol de padres podemos y tenemos la posibilidad otorgada por la ley laboral de estar presentes en situaciones complejas, ante la circunstancia de ser los llamados por la vida a ser quienes cuidemos, criemos y eduquemos a nuestros hijos, tarea nada de fácil pero que, sin duda, el tener ciertos permisos pagados la hace menos extenuante, pues bien sabemos lo difícil y complejo que puede ser el trabajar y cuidar a los nuestros.-

Carlos Benavides Fritis

Abogado U. de Chile. Especiasita en área laboral.

Director Ejecutivo BIA, Benavides y Asociados Abogados.


 

Prev ¿Cómo le enseño a mi hijo a comer bien?
Next ¿Eres un emprendedor?

1 Comment

  1. Lamentablemente hoy en dia, se mantiene la discriminación en contra de la mujer, obligandole mediante algún poder “divino” para que ella decida repecto del cuidado de los niños, obligandola a quedarse con el cuidado de los niños cuando se separa del padre, aún cuando no cuente con las facultades parentales necesarias o aún cuando no quiera hacerse caso del cuidado de los niños por tener otros intereses laborales u ociosos. En este último caso suceden los casos de abandono o muerte de niños por abandono… penoso.

    Reply

Leave a Comment