¿Cómo mejorar en el rendimiento escolar post vacaciones?

¿Cómo mejorar en el rendimiento escolar post vacaciones?

Esta semana miles de pequeños volvieron al colegio y/o jardín infantil. Generalmente en esta segunda etapa del año los  niños suelen sufrir más estrés, lo que influye en el rendimiento escolar. Conocer  el por qué los menores no quieren ir al jardin, o por qué no hacen las tareas y bajan su capacidad de atención suele ser lo más difícil de averiguar, pero también es la clave para dar vuelta un mal resultado y terminar bien el año.

Según el psicólogo de Clínica Avansalud Nicolás Oksenberg, existen dos causas principales:

– La primera es que cognitivamente no estén preparados para responder a las exigencias que se les impone en el colegio y/o sala cuna  (ya sea por falta de conocimiento o dificultades de aprendizaje general o en áreas específicas) y por lo tanto su rendimiento no sea acorde a lo esperado.

– La segunda causa es que exista algún factor emocional que esté interfiriendo en el adecuado desempeño del niño en la sala de clases. “Estas interferencias emocionales pueden tener su origen en múltiples causas: problemas de autoestima, problemas en la regulación de afectos, dificultades familiares, con el grupo de pares, etc.” señala el psicólogo.

Autoestima

Muchos niños, a pesar de poseer todas las capacidades cognitivas para rendir adecuadamente , presentan una imagen de sí mismos muy disminuida y con elementos importantes de inseguridad. En este sentido el trabajo de la autoestima es fundamental para incrementar su rendimiento y su bienestar en la sala de clases.

Hábitos de estudio

Está comprobado que aquellos niños que no presentan claros hábitos de estudio  presentarán un mal rendimiento académico, o al menos un rendimiento inferior a sus capacidades.

Según el psicólogo de Clínica Avansalud lo ideal es que el niño cuente con un lugar en la casa donde pueda estudiar adecuadamente, esto quiere decir sin mayores distracciones (televisión o ruido ambiental) con un escritorio o mesa de trabajo con una adecuada iluminación, y con los materiales de estudios a mano.

Motivación y sobreexigencia

“Hay que considerar las capacidades y motivaciones de los niños. Por un lado hay que evitar que los niños se sientan sobreexigidos, y por otra parte, en la medida en que estén motivados se encontrarán más receptivos a nuevos conocimientos. Para esto es necesario que los padres refuercen positivamente a sus hijos, y mientras más pequeños sean, más concretos deben ser estos refuerzos.”, señala Oksenberg.

 

Prev ¡Panorama ideal para estas vacaciones de invierno que ya se van!
Next 6º Debate Cultural, ¿Cuál es el sentido de la universidad?

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment