¿Qué está pasando en los Jardines Particulares?

¿Qué está pasando en los Jardines Particulares?

Considerando el último acontecer noticioso, en que se ha visto involucrada la educación parvularia particular, nace la necesidad de analizar lo que está pasando.

Muchas cosas son las que están influyendo  y desde mi posición laboral como educadora de aula y docente universitario, tengo una mirada crítica, sobre lo que está pasando y mi conclusión es que hay cosas que no están funcionando desde la matriz. Primero, los jardines infantiles inescrupulosos que evaden el deber ser de las fiscalizaciones. Una forma de resolverlo es a través de padres que se involucren, visiten los lugares y estudien la normativa que está a disposición en internet para ver si estos establecimientos cumplen  con lo establecido por la entidad fiscalizadora JUNJI. Realmente es muy básico confiar que el solo el rol junji acredita que todo está bien, este rol es entregado una vez y los jardines particulares carecen de fiscalización constante a menos que algún apoderado denuncie una irregularidad, irán a  fiscalizar el recinto de no ser así pueden pasar años.

Por otra parte algunas veces estas instituciones contratan personal sin título, ya que les pueden pagar menos, la solución; pedir los certificados de títulos a la directora del establecimiento y compararlo con la nómina del personal. Importante es verificar que los jardines que ofrecen enfermera, nutricionista, manipuladora de alimentos y personal de aseo, lo tengan no solo en un papel, conózcanlos, es su derecho como padres.

Segundo, el desgaste laboral que está sufriendo el personal, también pasa por una mala gestión de algunos establecimientos, es labor de las cabezas de las instituciones detectar cuando el personal no está rindiendo como debieran,  responder y dar solución a las preguntas ¿se está cumpliendo el tiempo necesario y legal para que coman?, ¿sus jornadas laborales son de acuerdo a la ley?, ¿el personal está cumpliendo con el rol y la función  de acuerdo a su especialización académica?, ¿El jardín cumple con los requerimientos necesarios para desempeñarse en la labor educacional y de resguardo de  necesidad básicas de sus integrantes?, luego de esta reflexión individual por establecimiento se pueden sacar ciertas conclusiones que pueden dar respuesta a lo que realmente está pasando a nivel institucional.

Puntualmente lo que está pasando con los profesionales de la educación parvularia yace desde el momento de su formación profesional y técnica. Radica en el concepto de educador que queremos ser, entendiendo que el dedicar la vida a la educación, fue nuestra dedición y esta decisión tiene implicancias, como por ejemplo; que tan profesional busco ser. Es necesario desarrollar  habilidades de innovación, creatividad, manejo de grupos y formación ética, ya que esto es la esencia de un educador.

Es tarea del profesional (entendiendo que la formación no finaliza al término de la carrera) el indagar, investigar los conocimientos, profundizar y generar herramientas si es que estas no son dadas por las instituciones formadoras. Es imperativa esta necesidad de ir más allá con los conocimientos, el profesionalizarse, solo así podremos ser maestros de calidad y no de cantidad, con opinión, bases pedagógica y real sentido del educar. El respeto y la excelencia no llegan solos, se debe buscar.

Fuente imagen

Prev Día del patrimonio en Artequin Viña del Mar
Next Taller de encuadernación japonesa

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment