10 consejos para mantener una buena relación con el papá de tu hijo(a)

10 consejos para mantener una buena relación con el papá de tu hijo(a)

 

familia

“Ser mamá soltera es un tema, el ser humano de por si es curioso y querrá saber los pormenores de ¿por qué estas sola con tu hijo@?, ¿por qué terminaron?, y muchas preguntas que responder, si eso ya es tema, el llevarte bien con el ahora padre de tu hijo@ y a la vez ex pareja ¡es peor!”

Como madre soltera siempre debes recordar cuan importante es la felicidad de tu hijo, y el amor de su padre es esencial para un sano crecimiento psicológico, el tema es complicado por que debes dejar de lado tus sentimientos muchas veces negativos hacia el padre y pobrar tener una buena relación con el.

Realmente como madres solteras podemos criar a nuestro hijo solas, podemos organizarnos psicológicamente y económicamente para tener una vida feliz al lado de nuestro hijo. Pero tu hijo tiene un papá, y esta ahí, existe, más que mal tu lo elegiste y ahora debes tratar de llevar una buena relación de “papás”.

Por eso hoy te damos 10 consejos para mantener una buena relación con el papá de tu hijo(a)

Dale la posibilidad a tu hijo de no tener que elegir.

Pedirles a los niños que se separen de familiares agrava la pérdida que crea una separación. Permitirles que mantengan acceso regular a ambos grupos de abuelos, tíos, tías, primos, etc., puede contribuir a la autoestima del niño, así como a su sentido de seguridad y pertenencia.

Cuando los niños vuelven de una visita, ya sea con el otro padre o con parientes, evita las preguntas competitivas. Cada uno tiene algo diferente que ofrecer y los niños necesitan de todo eso.

No hables mal de su padre, en este caso tu ex.

Es tentador lo sabemos a veces queremos decir tantas cosas. Tu relación no funcionó como querías. Puede ser que te sientas dañado/a, decepcionado/a y enojado/a. Pero recuerda, tú eres el adulto. Los niños necesitan respetar a sus padres. Los ayuda a respetar a la autoridad en general, y a desarrollar autorrespeto. Cuando eres crítico con tu ex , le estás enseñando a tu hijo a ser crítico y juicioso. Incluso si los comentarios sarcásticos, amargos y dañinos eran una marca en tu relación, deshazte de ellos.

Evita los detalles con tu hijo.

Compartir demasiada información sobre cuán difícil se ha tornado la vida, solamente confunde y agobia al niño. Darle a tu niño demasiada información puede ser una sutil manera (o no tan sutil) de pedirles ayuda, y ellos no necesitan problemas,no es responsabilidad. Después de todo son niños.

No hagas de tu hijo la paloma mensajera.

“¡Dile a tu padre que no me ah mandado la plata del mes!” “¡Dile a tu madre que ya la mando!”. Este tipo de intercambios comunican un fuerte mensaje de inseguridad y vulnerabilidad a los hijos. Los hace preguntarse, “si ninguna de las dos personas a las que yo acudo para mis necesidades básicas tienen algo, ¿qué pasará conmigo?”. Tu rol como padre es proteger a tu hijo, no colocarlo en medio de dos bandos en conflicto. Los niños tienen mucha dificultad para separar las palabras y las expresiones faciales, y el hecho de que no estén dirigidas a ellos, especialmente si van dirigidas a alguien que ellos quieren.

Elige un método de comunicación sano con tu cónyuge anterior que no mantenga a tu hijo en el medio.

Herir a tu cónyuge “por medio” de tu hijo no es nada más que herir a tu hijo.

Deja ir a tu ex y míralo solo como el padre de tu hijo.

Parece ser tan obvio. Te separaste. La relación se acabó. Algunas personas que no pueden vivir juntas en amor tratan de continuar la relación a través del odio. Uno de ustedes, o ambos, han renunciado a ser pareja. Si tú sientes que no has tenido opción en la decisión de la separación, pregúntate una cosa: “¿realmente quieres estar en una relación con alguien que no te aprecia ni valora?”. Mientras antes asumas que la relación se terminó, antes podrás deshacerte de la necesidad de sufrir. Algunas personas erróneamente creen que si sufren lo suficiente, su ex volverá (y los salvará). Es una dolorosa fantasía. E incluso si tu ex volviera, esa no es la base apropiada para una relación sana.

En vez de interrogar a tu hijo sobre qué está haciendo tu ex, enfócate en lo que pasa dentro de tu casa. Si en realidad quieres “desquitarte”, que sea sobreponiéndote y teniendo una buena vida.

Cuando pones tu energía en castigar o en devolverle la mano a tu ex, en realidad estás castigándote a ti y a tus hijos.

Define los límites y las expectativas para tu hijo

Coloca límites de comportamiento sanos en tu hogar. Si no estás seguro de cómo deberían ser estos límites en tu caso particular, busca ayuda de alguien que sea una autoridad competente en la crianza de niños. No tengas miedo de que si pones límites, el niño preferirá estar en la casa de tu ex. Algunos niños son expertos en poner a un padre en contra del otro. No seas la víctima del juego. Comparte tus expectativas con tu hijo sobre su despertada, la ida al colegio, tareas, trabajos hogareños, toques de queda, hora de dormir. Y haz que tus expectativas sean claras y razonables.

Mantén las líneas de comunicación abiertas para tus hijos.

Estate ahí para escuchar. No juzgues a tu hijo ni le digas cómo tiene que sentirse. Valida lo que siente ahora, mientras le explicas que puede que no siempre se sienta así. El tiempo cambia las cosas. Deja que tu hijo sepa que siempre estás ahí para él. No hagas preguntas que requerirán que tu hijo apunte con el dedo a tu cónyuge anterior. Pregúntale a tu hijo si prefiere hablar de esas dificultades con algún adulto imparcial, como un terapeuta o un amigo adulto de la familia.

Conviértete en una mejor persona

Elige proactivamente quién quieres ser después de la separación. Fija metas a corto, mediano y largo plazo para ti mismo y para tu familia. La separación crea la posibilidad de un nuevo comienzo. Deja atrás el pasado, y termina con las culpas y las quejas. Se acabó. Sólo el “hoy” es significativo. Decide quién quieres ser, empezando hoy. ¿Qué necesitas para llegar allá?

Crea seguridad

Independientemente de cuán seguido veas a tus hijos, haz de tu hogar un lugar seguro. Tu casa debe ser un lugar donde los niños son respetados, cuidados, donde se les demuestra amor y aceptación, y se les enseña responsabilidad. No importa lo que pasa en la casa de tu ex. De hecho, si sientes que no hay una sensación de seguridad en la casa de tu ex, la seguridad que tú generes será mucho más importante.

Enséñales a resistir

La capacidad de resistencia es uno de los regalos más valiosos que un padre le puede dar a un hijo. Muéstrale a tu hijo que incluso cuando las cosas se ponen difíciles, tú y tu hijo pueden sobrepasar las dificultades sin desmoronarse. Enséñale a tu hijo que todo pasa por una razón. Como dice el dicho “no hay mal que por bien no venga”. Desarrolla tu capacidad y la de ellos de ver el lado positivo de las cosas en todo lo que pasa. Debes creer que esta experiencia, al igual que cualquier prueba, es una oportunidad de crecimiento. Muéstrale con tu ejemplo cómo transformar un tiempo difícil en una herramienta de avance en vez de un obstáculo.

 

Prev Cuento: El Foca
Next Los derechos del recién nacido

About Author

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment