10 tips para cuidar a tu bebé recién nacido

10 tips para cuidar a tu bebé recién nacido

Pampers

Fueron 9 meses de embarazo en los que tuviste dudas, miedos y emociones nuevas cada día. ¡Sobreviviste! Bueno, ahora debes acostúmbrate a ser mamá o papá, es decir, conocer sobre sus cuidados y aprender día a día. Pero como sabemos que no es una tarea fácil, queremos ayudarte entregándote algunos tips que te servirán especialmente en las primeras semanas de vida de tu bebé.

1- Cuídate después del parto: El parto es como correr una maratón, muchas dirán que es mucho más que eso. Puedes sentirte muy cansada los primeros días, sobre todo porque tu rutina de sueño no será la misma de antes. Pide apoyo a tus familiares. Esto no significa que tienes que aguantar todas sus sugerencias o quejas por sobre como tomas tu rol de nueva mamá, pero sí que te apoyen con labores de la casa y cuidados de tu guagua.

2- Ten todo a mano, especialmente cuando llega la hora de la muda. Te sugerimos tener un canastito o cajita con todos los utensilios necesarios como algodón, toallitas húmedas, crema protectora, aceites, etc. Recuerda que el pañal no debe estar apretado y que debe ser ultra absorbente como la línea Premium Care de Pampers. Lee todo sobre la muda de tu bebe

3- Aprende a envolverlo con una frazadita: Los recién nacidos han estado en un lugar calentito y seguro durante todo el embarazo y el “exterior” puede ser un poco amenazante. Al sentirse contenido en su frazada, el recién nacido se relaja y calma. Lo mejor es envolverlos como un “burrito mexicano” sin olvidar dejar su carita libre para respirar.

4- No lo abrigues mucho, pero tampoco saques el bikini talla RN: Dependiendo de la época del año vestirás a tu guagua para que esté cómoda. La Dra. Michelle Robles nos recuerda que un recién nacido no regula su temperatura al 100% y que eres tú la persona encargada de hacerlo por él. Toca sus manos y pies, si es necesario ponle calcetines, también toca su espalda y fíjate que no esté transpirado. Los bebés deben estar más abrigados que los adultos, pero abrigarlos demás tampoco es bueno. La especialista también nos recuerda que muchas veces la delicada piel del bebé puede reaccionar con un sarpullido leve al calor llamado fiebre miliar.

5- Manipular con cuidado: Un bebe recién nacido se ve bastante frágil, incluso al punto en que muchas personas se sentirán inseguras al tomarlo. Lo más importante es sostener su cabeza y cuello al moverlo. Con el tiempo te sorprenderás al darte cuenta de lo fuertes que son. Bajo ninguna circunstancia lo sacudas, aunque sea por juego. Puedes causarle sin querer más daño del que te imaginas, ya que se corre el riesgo de golpear su cerebro contra el cráneo.

6- No intentes imponer tus horarios, sólo perderás tu tiempo. Duerme cada vez que duerme tu guagua. Durante las primeras semanas de vida, tu recién nacido solo dormirá y se alimentará, pero sus periodos de sueño y hambre son muy diferentes a los tuyos.

7- Descubre qué funciona para calmar a tu guagua: El mejor consejo que te podemos dar aquí es… tendrás que descubrirlo tú misma. Cada bebé es diferente. A algunos les encanta sentirse arrullados, a otros el movimiento de un columpio para bebés o el sonido constante (y muchas veces molesto) de la aspiradora o el secador de pelo. Estando en el útero, los bebes sienten el palpitar del corazón de la mamá y los sonidos del exterior, pero no de forma clara.

8- Corta sus uñas con una tijera especial para bebés: Las uñas de tu recién nacido son muy blandas y frágiles, un mal corte o tirón puede causar una herida. En el mercado existen varias alternativas.

9- Previene la muerte súbita o asfixia: Los bebés deben dormir boca arriba, en colchones firmes y sin cojines o almohadas a su alrededor, tampoco mantitas sueltas o peluches. Las guaguas se mueven cuando duermen, y a pesar de que un recién nacido parece no hacerlo, cualquier objeto suelto en su cuna es un potencial objeto que puede cubrir su cara y sofocarlo.

10- La cabeza de cono: La cabeza del bebe debe salir por el canal de parto lo que en general causa una deformación de los huesos del cráneo. No te preocupes, la cabecita de tu bebé volverá a su forma natural en sólo algunas semanas y esos espacios blandos en la parte superior de la cabeza, que a veces parecen inflarse, son las fontanelas, y se cerrarán entre los 12 y 18 meses de vida.

Prev Soy profesora de un niño hiperactivo
Next Desintoxica tu cuerpo con alimentos naturales

1 Comment

Leave a Comment