7 cosas importantes a observar en ti

7 cosas importantes a observar en ti

Cada día es una gran posibilidad de manifestarse, de cambiar, de crecer, de realizar. Si además de la voluntad y la claridad de propósitos, tengo la capacidad de auto-observarme diariamente, como un hábito, podré entonces saber a ciencia cierta, como voy encaminada y que cosas mejorar para no salirme de la senda trazada.

Quizás deberíamos ser más categóricos con nuestro auto-conocimiento y estar siempre en la lucidez acerca de nuestros actos. En general la atención está más afuera que adentro, lo que nos hace no solo perdernos de este poder, seguirle la pista a mi actuación en la trama de la vida, sino que nos incapacita de la gran posibilidad de responsabilizarnos y de este modo poder re-orientar las fuerzas hacia mis metas más preciadas.

 

Revisemos estos 7 puntos que nos ayudarán a entender cuanto estamos afuera y cuanto dentro de nosotros mismos, en nuestra esencia.

1.- LAS EMOCIONES Y SU RELACIÓN CON EL ENTORNO: Como reacciono frente a las experiencias emocionalmente, es clave para comprender que debo sanar y desde allí, hacer el ejercicio de perdón, comprensión y liberación de aquello que me tiene atrapada en la rabia, miedo o tristeza. Tener esta compresión, me da el poder de moverme en la vida con la capacidad de anticiparme a aquello que me afecta en pos de poder mejorar mi relación con el entorno. ¿El resultado? Saberme empoderada de mi ser sintiente, moveré con mas libertad en ese ámbito y de ese modo actuar en creatividad. Emociones educadas, entendidas y afiatadas.

2.- A PALABRA: Cada cosa que decimos tiene intención y energía. Moderar el vocabulario es un acto de consideración. Hacerlo creativo y empático es generosidad. Dejar que sea adecuado y oportuno es respeto. Darle matices, oportunidades y dulzura, es un acto de amor. Hablamos y creamos realidad y, dejamos huellas. Permite siempre que tu lenguaje sea una extensión de tu corazón, de tu bondad, de lo mejor de ti. Verás como harás florecer a tu alrededor, armonía.

3.- LA RESPIRACIÓN: Profunda pero suave. Ella alimenta todo mi ser. El Prana que mueve a todo el Universo, se mueve por mi cuerpo y, me conecta con todo lo que existe. Me limpio, me energizo, me libero. Alcanzo quietud, todo mi ser se serena y vibra, cada vez más alto. Al unísono de la respiración, entono la melodía de la gran transformación,  y me hago parte de ella. Inspiro y me lleno de luz, retengo y me quedo en Dios, exhalo y lleno al mundo de amor.

4.- LA RESPUESTA CORPORAL FRENTE A LAS EXPERIENCIAS: Siente tu cuerpo,es parte de ti. Conoce como reacciona frente a las situaciones diarias. Esto te hará entender como tu ser físico, se relaciona y te sostiene en cada una de tus experiencias. Podrás además comprender sus fortalezas y debilidades, y con que parte de ti, están conectadas las distintas vivencias con sus diferentes matices.

5.- LOS PENSAMIENTOS: pensarlo primero para después hacerlo realidad. En un mundo mental, la mente manda. Cada cosa que piensas es energía puesta en movimiento que acarrea una consecuencia, una acción. Es por ende de mucha importancia vigilar cada cosa que pensamos y llevar a la mente a siempre, a un estado positivo. Mente sana, cuerpo sano y vida equilibrada. Pon la mente el servicio de tu ser superior, siempre coherente, alineada, intuitiva, bondadosa. Asida al corazón.

6.- COMO HAGO LO QUE HAGO: tenemos energía creativa para poder realizar todo cuando deseamos, sólo tenemos que ponerla en acción. Planificar, con la mente clara, con la intención correcta, afinada la voluntad y la perseverancia, y entonces nos vamos con todo en busca de lo que quiero, sea mi vida. Sin mezquinarme nada, buscando aquello que anhelo, sintiendo que lo merezco, sabiendo que ya es mío, dispuesta a hacer, a recibir, a concretar y a gozar. Soy lo que soy. Haz de tu vida, justo lo que deseas.

7.- LA CAPACIDAD DE IR HACIA MI INTERIOR: el contacto con la vida es, algo mágico que nos impacta y emociona. Disfrutar de esto es un privilegio, pero a pesar de esta instancia única y cautivante, hay un lugar donde debo permanecer siempre, sin pausa, y es centrada en mi ser interior. Salgo a vivir y vuelvo, y allí me alimento, allí me re-encuentro. Hago contacto con la paz, con mi paz, con la sabiduría que me habita, escuchando a mi voz silente y verdadera, para encontrar la guía precisa, que me lleva al sitio exacto que necesito, para mi crecimiento, para mi plenitud, a mi realización. Salgo al mundo y regreso, al jardín secreto de mi alma, donde todo tiene significado, motivo y validez. Ese jardín lleno de las flores que amo, de los aromas que me transportan a la felicidad, de los colores de mi existir.  

El llamado es a observarnos y corregirnos siempre. Con amor, con paciencia. Saber quien soy y como me muevo es, éxito seguro, en cada aventura. Preparada para el viaje solo me queda, viajar y ¡disfrutar…!

Que esta información, vaya en vuestro mayor beneficio. 

Otras columnas que te pueden interesar aquí 

Sanar las heridas – Reconocer al niño interior

¿Ayudemos a nuestros hijos en la conquista de la felicidad?

Meditación, el silencio sagrado

¡Dile que le quieres!

 

 

 

Prev La revolución tecnológica en salas preescolares
Next Consulta Médica Rimed

About Author

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment