Alianza Escuela-Familia. Más importante que nunca

Alianza Escuela-Familia. Más importante que nunca

apoderados y educadoresTradicionalmente se ha disociado la educación de nuestros niños y jóvenes en dos ámbitos, la casa y la escuela. A la familia se le da la misión de satisfacer las necesidades biológicas y afectivas/valóricas, y por otro lado la escuela se ha encargado de desarrollar el ámbito intelectual o académico. Con esta situación se ha negado la posibilidad de poder construir un nexo entre la escuela y familia la cual favorezca un mejor aprendizaje en los alumnos/as y fomente un desarrollo integral.

En estudios realizados por el Ministerio de Educación se evidencia que los establecimientos educacionales que han logrado integrar de manera efectiva a las familias han obtenido mejores resultados en su calidad de educación. Por tanto se hace evidente que la escuela necesita el apoyo de la familia para el refuerzo de lo aprendido en contenidos y valores. Para esto debe existir un trato respetuoso entre ambos, un lenguaje claro, diversos medios de comunicación, profesores y directivos accesibles, actividades de esparcimiento, y ante todo la creencia en la importancia de acercar y promover la participación de los padres en la educación de sus hijos/as.  Es ahí donde el docente cobra su mayor participación ya que es él la cara visible frente a los apoderados.

Existen ciertas situaciones específicas que dificultan la alianza,  como:

  • Desvalorizar la cultura de origen de los alumnos, en donde las familias no se sienten respetadas, escuchadas.
  • Débiles canales de fomento de la participación, lo cual afecta la forma en la que los padres puedan participar, ya que muchas veces no saben cómo apoyar a sus hijos/as en la educación.
  • Relación centrada en lo negativo y atribución cruzada de culpas en donde la comunicación se basa en culpar y desvalorizarse mutuamente por los resultados ineficientes ya sea en conducta como en rendimiento.

 

También existen situaciones específicas que fomentan una alianza efectiva, como:

  • Misión compartida, en ella se ve que todos, tanto familia como escuela, apuesta a la educación y al logro máximo de aprendizaje, en un discurso compartido.
  • Relación de cooperación, donde desaparecen las críticas y se trabaja para el aprendizaje y bienestar del niño/a.
  • Instancias de participación, se diseñan para que sean provechosas y flexibles para cada familia.

 

Como podemos deducir, una alianza exitosa tiene beneficios en los alumnos/as: reduce los conflictos, aumenta la responsabilidad en las tareas, fomenta una actitud positiva hacia el aprendizaje, mejora su conciencia de progreso, mejora la comprensión de los reglamentos de la escuela, genera sentimientos de orgullo de la participación de sus padres, mayor identificación con la escuela. Para los padres también existen beneficios, ya que aumenta su compromiso con la educación, mejora la relación con sus hijos/as, y son consciente de los progresos de éstos.

 

(FUENTE: Valoras UC, Claudia Romagnoli y Gonzalo Gallardo)

Prev Cocadas. Deliciosas y si, sanas!
Next Problemas frecuentes con el cordón umbilical

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment