La anestesia y el trabajo de parto

La palabra dolor viene del latín y según la Real Academia corresponde a una “sensación molesta y aflictiva de una parte del cuerpo por causa interior o exterior”.

El dolor es individual, nadie puede sentir lo que nos duele y cómo nos duele. Por eso hablar del dolor de parto no es tema para tratar a la ligera.
Cada mujer siente en forma diferente a otra, dependerá del umbral del dolor de cada una. Lo cierto sí es que existen técnicas y métodos analgésicos para aliviarnos en ese crucial momento en que nuestros hijos se hacen presente.

Algunas técnicas para manejar el dolor son la acupuntura, los masajes y también la realización de un curso psicoprofiláctico que es la preparación para el parto sin dolor, ya que aborda el SINDROME TEMOR – TENSION -DOLOR que pueden ser combatido por medio de la educación que neutraliza el temor y por medio de la relajación y respiración que combaten la tensión. Del conocimiento y control de los fenómenos emocionales y físicos del parto resultan ciertos beneficios indudables, los que pueden ayudarnos a prepararnos y enfrentar el momento del nacimiento de nuestro bebé.

El uso de anestésicos es un tema a discutir con tu obstetra, quien debe saber si deseas enfrentar el parto de modo natural, sintiendo cada avance de tu hijo y controlando el dolor con técnicas de respiración y relajación que debes comenzar a ejercitar a partir del segundo trimestre de gestación.

Anestesia peridural
Lo usual y común en clínicas y hospitales nacionales es el uso de la anestesia peridural para el parto vaginal y en caso de cesárea se utiliza la raquídea que permite un adormecimiento desde la cintura necesario para una cirugía.

El procedimiento de la epidural consiste en inyectar la solución anestésica a través de un aguja especial en la espalda, entre la segunda y la quinta vértebra lumbar (distante 10 cm. aproximadamente del sito donde termina la médula espinal) y en el espacio denominado peridural, de ahí su nombre.
El lugar exacto donde se recibe la inyección corresponde al exterior del conducto por donde pasa el líquido cefalorraquídeo que rodea a los nervios que suministran la sensibilidad a las piernas y zona pelviana. En el caso de la raquídea se inyecta el anestésico dentro del conducto.
La peridural lo que hace es comprimir la zona, provocando la supresión del dolor por compresión, de tal manera que el anestésico nunca penetra en la circulación sanguínea. La dosis es controlada a través de un catéter en la espalda.
Validada científicamente, la anestesia peridural permite seguir sintiendo las contracciones que anuncian el descenso del bebé por el canal de parto.
También se utiliza esta misma técnica cuando existen alteraciones en la evolución del trabajo de parto llamadas distocias de contracción (alteraciones en la contractilidad uterina), y también al realizarse una inducción farmacológica del parto.
Este tipo de anestesia está contraindicado en pacientes con enfermedades del sistema nervioso central o con hipotensión arterial severa.

¿En qué momento se aplica la peridural?
Su aplicación se realiza una vez avanzado el trabajo de parto, cuando la dilatación del cuello uterino alcanza los 5 cm. o más, permitiendo aliviar los dolores producto de las contracciones del útero y la dilatación del cuello uterino, posteriormente cuando se llega al período expulsivo la embarazada siente dolor por el descenso del bebé que ejerce presión sobre el periné, y la distensión del orificio vaginal.

¿Cómo actúa la anestesia peridural?
La anestesia peridural bloquea la sensación de dolor provocada por las contracciones a nivel abdominal, y a veces anestesia los miembros inferiores, dando una sensación de pesadez o imposibilidad para moverlos.
Esta anestesia es diferente a la anestesia raquídea, en la que la sustancia anestésica es colocada en el espacio por donde fluye el líquido cefalorraquídeo. En la peridural el anestésico se administra en una zona más externa, por fuera de la duramadre (membrana que protege al conducto por donde este líquido se vehiculiza).

¿Quién administra la anestesia peridural?
Este procedimiento debe ser siempre realizado por un anestesista experimentado en este tipo de anestesia.

¿Puede verse dañada la médula espinal al poner una peridural?
Muchas investigaciones científicas han descartado los riesgos de lesiones a la médula, ya que la inyección del anestésico se realiza sobre la columna vertebral, a una distancia mayor de 10 a 15 cm. de la terminación de la médula espinal.

¿Cuánto dura el efecto anestésico?
La duración de la peridural es aproxidamente de 60 a 90 minutos y en los días posteriores podrías sentir alguna molestia en la región lumbar donde se realizó la punción.

¿La anestesia peridural puede afectar al bebé?
La anestesia peridural no afecta el estado de tu bebé. Solamente si causa una hipotensión severa materna puede alterar transitoriamente el estado del mismo, pero tomando los recaudos necesarios, es muy poco probable que esto ocurra.
Lo que sí ocurre es que bajo los efectos de la anestesia, la mujer deja de sentir las contracciones, por lo que para colaborar en los pujos debe seguir las instrucciones de las personas que la atienden. En algunos casos puede reducirse la fuerza de las contracciones y a veces deben administrarse medicamento, o incluso es necesaria la extracción del feto mediante procedimientos médicos instrumentales.
La opción de utilizar anestesia durante el trabajo de parto –recuerda- es una decisión que debe ser tomada en conjunto con el obstetra que te asistirá en el nacimiento de tu bebé, siendo fundamental para adoptar la mejor decisión que estés informada y tengas una relación de confianza con el médico tratante.

Anestesia loco-regional
Existen dos posibilidades en este tipo de anestesia, la anestesia paracervical y la infiltración local perineal. A continuación explicaremos cada una de ellas.
• Anestesia paracervical
Se aplica en el período dilatante en el trabajo de parto y consiste en la administración de un anestésico en el fondo de la vagina para que actúe en los nervios que llevan la sensibilidad de la zona perineal. Pero se usa muy poco.
• Infiltración local perineal
Es la inyección de una sustancia anestésica en la zona que se realiza la episiotomía (corte transversal del tejido perinal para permitir la expansión necesaria para el paso del bebé)

Con la colaboración de Jacqueline Gutiérrez, matrona
Happy Mum & Baby. El primer centro-escuela para la futura mamá.

Prev Panoramas del 23 al 30 de enero
Next Atención embarazadas: Concurso “Contando los meses y días”

1 Comment

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment