Autoestimulación: ¿Los niños y niñas se tocan?

Autoestimulación: ¿Los niños y niñas se tocan?

Es muy común que los niños en algún momento descubran que tocarse (acariciarse, mimarse, frotarse…) los genitales les provoca placer. Este, probablemente sea su primer contacto con el placer sexual, y puede darse entre los 6 meses y los 5 años de edad. En los más pequeños se da de forma sutil, por ejemplo cuando rozan una pierna con otra o en situaciones esporádicas casuales como cuando un adulto los hamaca sobre la falda. A partir de los 3 años, aparecen formas más directas de estimulación, por ejemplo frotarse contra el borde de la silla, o incluso tocarse con las manos.

“Según mi opinión, este comportamiento no debería llamarse masturbación, o al menos no debería asociarse a la masturbación de adolescentes y/o adult@s. Sus características e intenciones son muy diferentes. Y además muchas veces es un proceso discontinuo: la auto-estimulación en la primer infancia por un lado y de modo independiente la masturbación desde la pubertad”. 

 Es importante no alarmarse ante este tipo de actitudes -ya que no están relacionadas en absoluto con la perversión- y por el contrario, aprovechar la oportunidad para explicarles a los  niños que estas conductas pertenecen al círculo de lo privado. El comportamiento de autoestimulación es natural, pero tal como en otras actividades debemos controlar su intensidad (para que no se lastimen) y frecuencia (que no dejen otras actividades por concentrar su foco de atención siempre en la auto-estimulación).

En la vida cotidiana hay muchas acciones que los adultos entendemos que pertenecen (y/o deben pertenecer) exclusivamente al círculo de lo privado, pero los niños deben aprender esto con nuestra ayuda.

Algunos consejos que pueden ayudarnos a educar la comprensión de la privacidad y la intimidad de los niños  son los siguientes: si el niño tiene un cuarto propio (o compartido con parte de familia) debemos darle cierta privacidad a su espacio.

Golpear la puerta antes de entrar es una buen a rutina (claro que en situaciones normales, y no cuando pensemos que existe algún tipo de peligro dentro). También la privacidad en el baño, cuando dejan de usar pañales, puede ser bueno dejarlos un ratito en el baño con la puerta entornada, y que nos llamen al terminar de hacer sus necesidades para que los limpiemos.

¿Han vivido situaciones de este tipo? ¿Cómo creen que se siente un niño que es censurado de hacer algo que le provoca placer? ¿Qué podemos hacer para qué no sea una experiencia negativa?

——————————————————————————– 

Te invito a visitar mi blog Educación sexual en preescolares 

Además te puede interesar leer otras columnas:

¿Rosado para las niñas, autos para los niños? 

Educación sexual infantil 

Familias felices 

 

– See more at: http://localhost:8888/carrusel/familias-felices/#sthash.dmYX6oUh.dpuf

Prev ¿Cómo es la calidad de la educación en las aulas de clases?
Next Panoramas del 13 al 29 de septiembre

About Author

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment