Bullying Preescolar: cómo identificarlo y cómo detenerlo | Revista Carrusel

Bullying Preescolar: cómo identificarlo y cómo detenerlo

22 febrero, 2011 por
Categoria: Infancia, Portada, Psicologia, recomendaciones
Bullying Preescolar

Bullying Preescolar

En el último tiempo los medios de comunicación han estado llenos de noticias sobre “bullying” (acoso escolar). Estas por lo general son protagonizadas por adolescentes rebeldes que utilizan sus celulares para grabar palizas y subirlas a You Tube.

Sin embargo, algo que pocos padres conocen es el hecho de que el bullying puede empezar a muy temprana edad, en la etapa preescolar.

¿Bullies de 4 años?

Sí, es posible. Según los expertos, los niños antes de los tres años no tienen la habilidad cognitiva de sentir empatía. Por lo tanto, cuando hacen que otro niño sufra, es porque no se dan cuenta de lo que están haciendo. Sin embargo, esto cambia alrededor de los 4 años y si un niño es malo en esta etapa, está simplemente siendo eso—malo.

El bullying puede ser verbal (insultos), físico (palizas) o relacional (rumores y exclusión social). Las razones detrás de este comportamiento pueden ir desde que el pequeño bully ha sido sujeto a este tipo de comportamiento en casa, a que busca atención, a que simplemente le gusta cómo se siente hacerle daño a los otros.

La identificación del bullying pre-escolar puede ser compleja. Es común que los niños peleen. De hecho, es una forma en la cual puede aprender habilidades sociales como el compromiso, la negociación y el perdón. ¿Cuándo se torna en algo más? Te damos algunas señales:

1) Efecto contrario: En lugar de hacer que los niños sean más fuertes emocionalmente, las peleas por bullying hacen que uno de ellos sufra de autoestima baja, ansiedad y miedo.
2) Intención: Los conflictos por bullying no son algo del momento, sino algo perdurable en el tiempo. En una pelea del momento, ambos niños estarán sufriendo o enojados. En un acto de bullying, uno de los niños puede estar sonriendo, mostrando que esa era su intención.
3) Comportamiento secreto: Los bullies saben que lo que hacen está mal. Por lo tanto, intentarán esconder su comportamiento de los papás o profesores.
4) Liderazgo: Los bullies suelen ser líderes de grupos, y convocar a otros a comportarse de la misma manera. Por ejemplo, al excluir a un niño de un grupo, el bully puede lograr que todos lo rechazen.

¿Mi hijo está siendo víctima de un bully?

Algunas señales de que tu hijo está pasando por esto:

1) Ya no le gusta ir al jardín (y antes le encantaba)
2) Se queja de dolores de cabeza o estómago a la hora de ir al colegio o a las clases de baile o futbol.
3) Ya no quiere jugar con un niño que antes era su amigo.
4) Constantemente cuenta que un chico lo está “molestando”.
5) Se vuelve introvertido o deprimido.
6) Dice cosas malas sobre si mismo como, “soy tonto” o “nadie me quiere”.
7) Suele tener heridas y moretones y haberse “olvidado” como las obtuvo.

¿Qué hacer?

La complejidad del bullying preescolar hace que no sea fácil tratar con él. Te damos algunos consejos para ayudar a tus hijos.

1) Habla con tu hijo. Esta es la única forma en la cual podrás averiguar lo que realmente sucede. Escucha sus historias y sentimientos sin juzgarlo o alterarte. Sólo así tendrá la confianza para contarte lo que sucede. Ayúdalo a encontrar palabras para la situación, haciéndole preguntas como: “¿Alguien te hizo daño?” y “Me puedes decir exactamente lo que hizo?”.
2) No minimices. Muchos papás cometen el error de pensar que “son cosas de niños”, y esperar hasta el punto crítico para hacer algo. Si tu hijo cuenta constantemente que hay un chico o chica que lo molesta, es hora de que prestes atención.
3) Enséñale. La mayoría de las veces el bullying sucede sin que los adultos se enteren, y es clave que los niños sepan actuar por si mismos. Actúa las situaciones con tu hijito, mostrándole distintas formas en las cuales puede actuar: ser fuerte y decirle que se detenga (como si no le afectara el comportamiento), ignorar al bully, o contarle a un adulto.
4) Ayúdalo a hacer amigos. Será más difícil que tu hijo sea molestado si tiene amiguitos que lo acompañen. Invita a otros niños o niñas a compartir con él. Además de servirle de “protección”, estos niños le permitirán desarrollar habilidades relacionales que podrá aplicar al bully.
5) Actúa. Si la situación continúa, quizá sea hora de que te involucres. Habla con la profesora. Si no ha visto nada, no necesariamente significa que sea mala profesora, sino que el niño bully es muy bueno en lo que hace. Coméntale el problema. Si no recibes ayuda, sigue presionando hasta que la situación cambie. También puedes conversar con los papás del niño bully (“¿Te has dado cuenta que nuestros hijos no se llevan muy bien?”), pero no te sorprendas si ellos ignoran el problema totalmente. Lo importante es que tú te mantengas firme en lo que consideras correcto.

Tags: , , , , ,

Categoria: Infancia, Portada, Psicologia, recomendaciones

Revista Carrusel es un espacio de información útil, práctica y entretenida para padres y apoderados de niños en edad preescolar y educadoras de párvulos . A través de nuestra Revista, Blog y redes sociales tendrás acceso a reportajes, artículos y columnas y mucho más.

Relacionados

También te Puede Interesar

Deja un comentario con Facebook

Comentarios (8)

Trackback URL | Comentarios RSS Feed

  1. Ivonne dice:

    Me gustaria saber como detectar cuando el bullying proviene desde el mismo educador(a) y como actuar frente a una situacion en que se confirma que existe agresion psicologica frente a un determinado alumno y apoderado………..

    • daniela cortes dice:

      Hola Ivonne,

      Creo que para determinar si el abuso viene del mismo educador, debes conversar con tu hijito, y como se dice en el artículo, hacerle preguntas precisas que te lleven a obtener la información que necesitas. Además, te conviene conversar con otros papás. Si un profesor está actuando mal, lo más probable es que sea más de un pequeño el afectado. Finalmente, si existe esta agresión, te conviene llevar al niño a ser evaluado por un psicólogo, para que este pueda certificar las agresiones.

  2. Javiera dice:

    Hola, mi hija tiene 4 años y desde que entro a pre kinder en distintas ocasiones nos cuenta que una compañera le dice cosas pesadas, le pisa la mochila, la empuja, he hablado en 3 ocasiones con la parvularia la cual ella indica que no las sento más juntas que alomejor las ultimas ocasiones fueron antes por que ella no ha visto nada, que hablo con mi hija si le gustaba el colegio siempre en torno a mi hija y nada con la niña que la agrede, esto me tiene muy mal, ella le gusta asistir pero llega agresiva a veces y es ahí cuando nos cuenta que pasa estos episodios, no se que hacer, desde la ultima vez que fui hablar ella no me quizo contar nada más.

  3. Andrea dice:

    Como uno como madre, puede incentivar que tus hijos de edad preescolar te comenten las cosas, gracias

  4. Yadira Rivera dice:

    Tengo una niña de 4 años, la verdad es que está bien educada, nuestro hogar no es un entorno violento, así que ella tampoco lo es y además es muy noble. Su primo, de la misma edad, la molesta mucho. Al principio yo pensaba que eran cosas de niños, que si te presto mis juguetes o no, que si ya me enojé y ya no juego, etc. Pero últimamente he observado la conducta del niño y noto mucha agresividad hacia mi hija. Constantemente le reclama cosas con coraje (su expresión facial es de ira, ¿esto qué tan común es en un niño tan chiquito?), aprovecha cuando cree que nadie lo oye para acercarse a la niña a decirle groserías al oído, es muy competitivo con ella pero noto cierto rencor, incluso el niño se ha acercado a mí a tratar de acusar a la niña pero gritándome enojado con la cara de coraje. Físicamente no la agrede, todo es psicológico. ¿Es posible que en niños tan pequeños se dé un caso de bullying? Yo pensaba “así son los niños, molestan a las niñas”. Sin embargo no soy la única que se ha dado cuenta de que esta situación va más allá de simples juegos típicos, mi esposo y dos personas más me han dicho que hay mucha agresividad contra mi pequeña.
    Equivocadamente quizá, le he pedido que ella le diga fuerte que NO LA MOLESTE o que YA NO JUEGUE CON EL. Pero mi hija lo que hace es llorar y de inmediato buscarnos para acusarlo. ¿Pero y si un día no estamos nosotros? ¿Qué podemos hacer? Yo no quiero que ella sea agresiva pero tampoco que caiga en el papel de víctima.
    Desafortunadamente es una relación familiar con la que no podemos cortar, hemos optado por pintar nuestra raya y verlos lo menos, pero nos gustaría que alguien nos oriente para saber qué debemos decirle a nuestra hija, cómo dirigirla para que a fututo no se convierta en blanco fácil de niños así.

    • Daniella Rossi dice:

      Hola Yadira,
      Gracias por escribir. La situación que nos comentas es bastante común, pero no por eso menos angustiante.
      Las conductas de los niños tienen mucho que ver con lo que ven en sus casas con las personas más cercanas a ellos. Si tu hija observa amor, respeto y tolerancia ella imitara eso ya que es su realidad. No podemos evitar que niños con diferentes comportamientos se “crucen” en la vida de nuestros hijos, pero si podemos prepararlos para lidiar con la violencia a la que se pueden enfrentar.
      Sin duda los niños pasan por etapas en las que pueden ser un poco más conflictivos, pero no debería llevarlos a ser demasiado violentos. Generalmente estos comportamientos van asociados a algún estrés que los niños estén sintiendo. Muchas veces los comportamiento “negativos” son un llamado de atención hacia los demás y lo que finalmente buscan es eso, atención (buena o mala). Si tu hija entiende que su atención sólo alentara el comportamiento sabrá que no darle atención es lo que debe hacer.
      Por el otro lado, si tu hija tiene una personalidad más dulce y crees que le costara defenderse en el caso de que alguien la moleste, es importante que fomenten situaciones y actividades que la ayuden a “fortalecer” su personalidad y autoestima. Algunos deportes son buenos para estos peques, también actividades artísticas, todo depende de que le acomode más a cada niño.
      Por lo que nos comentas, se ve que tu hija se siente segura del amor de sus padres ya que están ahí para ella. ¡Eso es muy importante y es gran parte de la batalla ganada! No es necesario decirle que quizás algún día ustedes no estén para defenderla ya que le puede causar algo de ansiedad, pero si fomentar la idea de que ella también puede defenderse incluso cuando tu estas ahí mismo. Aliéntala a hacerlo.
      Por último, una sincera conversación con los papas del niño puede ser una buena idea. Muchas veces los papas no vemos el comportamiento de nuestros hijos como negativo o no sabemos cómo actuar frente a ellos.
      La mejor te las suertes!

  5. ely dice:

    tengo una hija de 4 años, recién lleva 2 semanas en un colegio, va a a prekinder y hace algunos días no quiere ir al colegio por q un niño le pega, y le pega fuerte la bota de los juegos, le tira el pelo, y la rasguño en su cara y le dejo morado el ojo, la tía me dijo que cuando mi hija entro a clases el tercer día ella le pego a un niño, ella es hija única y siempre a sido muy sola, a pesar de es bien extrovertida y llena de energía, pero eso no le da derecho a recibir golpes, hace poco se comenzó a hacer pipí en la ropa varias veces al día, y me dice que lo hace por es tonta, eso no es común en ella, me dijo también que un compañero la había tocado, y me mostró que con las manos le recorrió el cuerpo, yo me aterrorice, ya hace 2 días no la mando y obvio que la saco del colegio, había yo hablado de los golpes con la profesora y el director, pero no hubo cambio alguno, estoy desesperada ayuda urgente.

    • Daniella Rossi dice:

      Hola Ely,

      Espero que te encuentres bien.

      Lamento mucho leer lo que nos cuentas sobre tu hijita, la verdad es que no dejo de sorprenderme sobre las reacciones de educadores frente a este tipo de situaciones.

      Es una reacción súper normal de una niñita no querer ir al colegio ya que ha pasado toda su vida en casa con gente conocida y donde recibe toda la atención que requiere, pero en general esto pasa con el tiempo ya que es más que nada algo de costumbre. Sin embargo, por lo que nos cuentas esta no es este tipo de situación.

      Cada establecimiento educacional es responsable de velar por la seguridad de los alumnos y cada apoderado está en el derecho de exigir esto. Es completamente normal que los niños, sobre todo a esta edad, se peleen de vez en cuando, tengan problemas compartiendo, etc. Pero es la responsabilidad de los educadores y técnicos a cargo el manejar la situación y proteger al niño que está siendo agredido.

      También es necesario que los apoderados de los niños involucrados sean citados para evaluar la situación, ya que pueden haber factores desconocidos que estén haciendo que los niños estén más agresivos (los padres se están separando por ejemplo) y los educadores deben saberlo para poder estar atentos y contener potenciales situaciones de riesgo.

      Sobre lo que me mencionas, sobre las tocaciones que recibió tu hija de un compañerito, es completa y absolutamente inaceptable y los síntomas que mencionas coinciden con este tipo de conducta.

      Es completamente normal que los niños se toquen así mismos y entre ellos, ya que es parte de la curiosidad natural que tienen al ir creciendo. Es normal y sano, pero hay contextos de juego que los protegen y si ella te lo comento en ese tono es porque ella no estaba jugando y se incomodó. Esto es algo que debes si o si denunciar ante las autoridades del colegio, porque ese mismo niño que está tocando a sus compañeras puede está siendo víctima de abuso en su casa y está mostrando estas señales.

      Asegúrate de tu hija entienda que no es aceptable que NADIE la toque en sus partes privadas y explícale que esas partes son las que tapa el calzón y una polera (o un bikini por ejemplo. Y que si alguien lo hace siempre te debe decir y que tú jamás te enojaras con ella.

      Si las autoridades del colegio continúan sin tomar acciones, puedes acudir al mineduc y poner una denuncia, ellos deberían proceder con una investigación.

      Yo soy de la opinión de que los niños pelean y es normal y también que muchos padres exageran cuando algo les pasa a sus hijos (por ejemplo, se caen y se hacen un moretón, o incluso cuando pelean con un compañerito por un juguete por ejemplo). Sin embargo, lo que tú nos cuentas no me parece que sea alguna de estas situaciones.

      Daniella Rossi
      Directora Revista Carrusel

Comentar

Te puede interesar:
Atenúa y previene la aparición de estrías
Previene y atenúa las estrías

¿Eres de las que sufre con sólo pensar en las estrías? Entonces te contamos como prevenirlas y atenuarlas cuidando tu piel.

Close