Bullying, un caso cercano

Bullying, un caso cercano

bullyingComo toda madre, siempre uno procura que nuestros hijos estén bien, se desarrollen en forma y se relacionen sin problemas con sus pares.  Es ahí donde nos detendremos y comentaremos el término que nos preocupa, el Bullying.

El bullying se define como “conducta de persecución física y/o psicológica que realiza un estudiante contra otro, al que escoge como víctima de repetidos ataques”. 

Es importante destacar que esta situación se da dentro de una relación asimétrica entre la víctima y el agresor, y el carácter repetitivo que presenta en el tiempo.  Existen diferentes tipos de bullying, está la forma directa, dentro de las cuales destaca la física (patadas, golpes, etc.), la verbal (sobrenombres, bromas, etc.) y la psicológica (generalmente acciones que apuntan a disminuir la autoestima).

Existe además, una forma indirecta de bullying, relacionada con el aislamiento social. Esta última forma se da principalmente en el sexo femenino. Los hombres generalmente utilizan la violencia directa, específicamente la física.

Creo que dentro de las preocupaciones de los padres en estos tiempos son los abusos sexuales y el bullying, dos grandes dolores y problemas que debemos enfrentar, como madre me preocupa en extremo que mi hija se desarrolle plenamente en todos los ámbitos, pero cuando tu hijo lo está pasando pésimo, empieza a cambiar sus actitudes, se encienden las alarmas y es momento de parar y buscar la raíz del problema y actuar.

Esto fue lo que le sucedió a una gran amiga, Cristina Díaz Lovera, tiene dos hijos maravillosos de 10 y 12 años, ellos son niños criados de una forma muy especial, son muy educados, responsables, estudiosos, niños normales, ellos asistían al Colegio Nuestra Señora del Rosario de Las Condes, lamentablemente fueron víctimas del Bullying, comenzaron con hostigamiento hacia el mayor de los hermanos, insultándolo constantemente por sus pares, escondiéndole sus cosas y algunas muy importantes como el inhalador, ya que padece de asma.

Este actuar por sus compañeros de curso duró un tiempo considerable, terminando esta escalada desagradable cuando los compañeros que siempre lo hostigaban provocándole heridas en la mano, ya que evitó golpes.  Todo esto sucedió en clases, estando dos profesoras en ese momento en la sala, las que no se dieron por aludidas, estos vándalos juveniles no les bastó con provocarles estas heridas sino que llamaron al menor de los hermanos Santana – Díaz para decirle que su hermano mayor había muerto.

Las profesoras no hicieron absolutamente nada, mi amiga fue avisada por la enfermería de que el niño estaba lesionado y al ver la gravedad de las lesiones pidió explicaciones al colegio, no dieron ninguna explicación lógica por lo que mi amiga se fue a Carabineros para hacer la denuncia, posterior se le llevó al niño a constatar lesiones.

El Colegio Nuestra Señora del Rosario, indica que es un juego de niños, en vista y considerando de la nula acción, decidieron retirar a los niños del colegio, los inscribieron en el Ministerio de Educación para dar exámenes libres en Octubre, actualmente se encuentran en tratamiento psicológico.

De acuerdo con lo que investigué y leí, aquí un extracto de lo poco que se está haciendo en nuestro país para acabar con el Bullying

En Chile existen pocos estudios sobre este tema. En el año 2003, la Encuesta CONACE por primera vez incluyó 10 preguntas para evaluar conductas agresivas y victimización entre escolares de octavo básico hasta cuarto medio de todo el país. Estas preguntas fueron repetidas en la versión de la misma encuesta del año 2005.

Dentro de los principales resultados de la encuesta CONACE 2003, se observó que la principal forma de agresión es que un grupo de compañeros moleste a otro compañero que está solo. Los hombres participan preferentemente en agresiones de tipo directo (54% versus 34% en las mujeres). 

Otra forma de victimización, es haber sido molestado por un grupo de compañeros. Del total de estudiantes, un 8% es víctima constante de agresión. Estas tendencias, tanto para las conductas agresivas como para la victimización, fueron muy similares el año 2005, incluso con mayor frecuencia. Los datos muestran además, que muchos de nuestros escolares participan como agresores y víctimas al mismo tiempo, fenómeno diferente a la delincuencia juvenil. Cabe destacar que la encuesta CONACE es un autoreporte, lo cual podría tener algunos sesgos en los datos obtenidos.

Un estudio de UNICEF en el año 2004 , muestra que la discriminación en la escuela (ser rechazado, mirado en menos, excluido, ridiculizado, etc.), está presente en el 31% de los alumnos (jóvenes entre 12 y 18 años). De éstos, se sienten más discriminados los hombres en general y, los niños de ambos sexos entre los 12 y 13 años.

Un 85% de los alumnos, que se sienten discriminados, dice que quienes los rechazan son sus propios compañeros.

Quienes sufren más de las bromas y descalificaciones son los que tienen un problema o defecto físico, los que poseen rasgos indígenas, a los que les va mal en el colegio, los que piensan diferente de la mayoría y los que vienen de otros países .

En el último tiempo, hemos visto el gran alcance que ha tenido el fenómeno de bullying o matonaje en nuestros estudiantes. Algunos estudios señalan que el 24% de los alumnos participan como agresores en algún tipo de violencia por lo menos una vez al año y un 18% señala sentirse víctimas de sus compañeros. Son susceptibles de ser víctimas aquellos niños con defectos físicos o algún rasgo que los diferencie del resto. A pesar de la falta de estudios dirigidos específicamente a este tema, el bullying es una realidad en nuestro país, por lo cual resulta imperante enfocarse en estrategias de prevención para este tipo de conductas.

Mantengamos las antenas siempre alerta ante simples cambios que empiecen a aparecer en nuestro niños, inclusive los niños preescolares también sufren de bullying, los ridiculizan por alguna conducta o se burlan por su aspecto físico o porque un niño tiene x juguete y el otro no, tratemos desde la más temprana infancia a enseñarles a nuestros hijos que todos son iguales, que no se burlen de los demás, que respeten a sus amigos y compañeros.  Lo único que produce el bullying es el menoscabo de un niño o niña, no importando la edad que éste tenga, una baja autoestima y como hemos sabido de casos extremos el suicidio, ya que les es imposible superar el Bullying.

¿Crees que se están tomando las medidas necesarios para enfrentar y terminar con el Bullying? 

Si tienes alguna experiencia te invitamos a compartirla con nosotros. 

Sigue leyendo más artículos de Marta Vial aquí 

Soy papá y mamá a la vez

Mamá a los 40 y tantos 

¿Cómo volver a enamorarnos? 

 

 

Prev Mantenerte activa y saludable durante el embarazo
Next Ricos brownies de chocolate y nueces para el fin de semana

About Author

3 Comments

Leave a Comment