Cambiar la posición del bebé antes del parto

Una de las razones más comunes para que los doctores decidan que una cesárea es lo mejor es porque el bebé no se ha puesto en posición para nacer. Esto es cabeza abajo, encajada en la pelvis y “mirando” hacia la espalda de la mamá.

Antiguamente se usaba una maniobra para mover a los bebés que no estaba en la posición adecuada para el parto llamada versión cefálica externa (VCE). A pesar de que no es una práctica masiva hay algunos profesionales que la saben hacer y la ocupan en vista de prevenir una cesárea. Esta maniobra solo puede ser llevada a cabo por un médico quien usa solamente sus manos para girar al bebé.

 

¿Cómo se lleva a cabo una VCE?

El o la médico aplicara presión en el abdomen tratando de hacer que el bebé se mueva por si solo. Si la maniobra funciona, el bebé quedará con la cabeza abajo y pies arriba.

La VCE funciona en aproximadamente 50% de la oportunidades. Algunos bebés no se moverán y otros puede que se muevan cabeza abajo pero que se den vuelta nuevamente para quedar pies abajo.

 

¿Cuándo se puede hacer una VCE?

El procedimiento se puede realizar desde la semana 36 hasta el mismo día del parto.

Solo se puede hacer si el embarazo ha sido sano y sin problemas. Una VCE solo se debe hacer en un reciento hospitalario mientras se monitoréa el corazón del bebé y se va revisando su posición con el ultrasonido.

El médico puede ofrecer medicamentos para relajar los músculos uterinos. Este medicamento no afectará al bebé. Si eres RH negativo se aplicará una inyección anti-D.

No hay necesidad de aplicar anestesia, ya que el procedimiento no es doloroso, pero si incómodo. No daña al bebé y las complicaciones son poco comunes.

De todas formas el personal médico está preparado para una cesárea de urgencia en el caso de que exista alguna complicación. Esto pasa en aproximadamente 1 de cada 200 VCE.

En caso de sentir menos movimiento o tener sangrado después de una VCE debes contactar al médico inmediatamente.

Una VCE tiene más posibilidades de ser exitosa si:

  • Has tenido un bebé anteriormente
  • Hay suficiente líquido amniótico alrededor del bebé
  • El bebé aún se encuentra “arriba” y no se ha encajado en la pelvis
  • Se usa un relajante para los músculos del útero

Una VCE no debiese considerarse si:

  • Tienes un embarazo múltiple. La excepción se da durante el parto, si es que una vez nacido el primer bebé el segundo necesita ser girado.
  • Has tenido sangrado vaginal en la última semana
  • El útero tiene forma de corazón en vez de una pera
  • El ritmo cardíaco de la madre no es normal
  • Se han roto las membranas (romper fuente)

El primer intento en una VCE puede terminar en el bebé volviendo a su posición original. El médico puede sugerir un nuevo intento en unos días. Si no resulta, no pierdas la esperanza ya que es posible tener un parto con un bebé que viene con los pies primero. Lo importante es conversar las opciones y discutir cuál es la mejor opción para ti, no el doctor.

En este video podrás ver cómo se hace una VCE de forma exitosa y cariñosa.


 

 

 

 

 

Prev ¡¡¡Pintemos la vereda!!!
Next ¿Qué es la ley de inclusión y cómo afecta a los niños?

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment