Cambios en la mujer días antes del parto

Cambios en la mujer días antes del parto

Cuando la mujer está muy cerca de tener a su bebé, además, de la evidente ansiedad que experimenta, siente una gran curiosidad por saber cómo va a reaccionar tu cuerpo en la “recta final”.

Algunas típicas sensaciones que tenemos son:

  • Contracciones previas al parto: aparecerán en los momentos de mayor cansancio; esta contracción endurece el abdomen pero es indolora. Así que no te asustes.
  • El útero también sufre cambios. Se contrae junto con el abdomen, y en la pelvis se percibe el reflejo de la contracción. Se prolonga durante 5 minutos y es dolorosa en algunos casos.
  • Los pechos se endurecen y se hinchan. La leche comienza a brotar de los pezones.
  • El útero oprime tus pulmones, el estómago y la vejiga. Tu bebé ha crecido tanto que empezará a presionar con su cuerpo para ganar un poco más de espacio. A consecuencia de tu  estado tendrás dificultad para respirar (jadeos naturales), acidez estomacal y ganas frecuentes de ir al baño.

Claramente no son sensaciones agradables, sobre todo para una madre cuyo período de embarazo se extiende. ¿Qué podemos hacer las madres para acelerar este proceso? A continuación te damos algunos consejos:

  1. Relajación, calma y tranquilidad: Lo principal es tratar de vivirlo con la menor ansiedad posible. En el momento en que una mujer se empieza a poner nerviosa el cuerpo segrega adrenalina para actuar como defensa y la adrenalina actúa como inhibidor de la oxitocina, que es la hormona responsable de que el parto empiece.
  2. Risa y el buen humor: Parece mentira, pero algo tan simple como la risa ayuda a eliminar bloqueos emocionales y físicos. Busca algo que te divierta, que te haga reír y olvida las penas y preocupaciones.
  3. Caminar: Caminar es uno de los consejos más conocidos y empleados a la hora de intentar acelerar un parto. El hecho de caminar o bailar, y más si es en terrenos irregulares, donde se produce más movimientos de la pelvis, puede ayudar a que el bebé descienda y se encaje presionando el cuello uterino y ayudando a iniciarse (o acelerarse) la dilatación.
  4. Haz el amor, y no la guerra: Puede que te apetezca y puede que no. Con la barriga es hasta un poco difícil, sin embargo el esperma contiene prostaglandinas, que son, precisamente, las hormonas que se utilizan para inducir el parto.  
  5. Baños con Hierba Luisa: Se dice que un baño con Hierba Luisa caliente podría ayudar a desencadenar el parto. Para ello hay que hacer esta infusión en cantidades “industriales”, bueno, lo suficiente para una bañera, y estarse en ella una media hora.
  6. Tomar infusiones de frambuesa: La infusión de hojas de frambuesa tiene un efecto estimulante en el útero y por ello hay madres que lo utilizan para ayudar en el parto. Se recomienda empezar con una taza diaria, aumentando hasta un máximo de tres o cuatro tazas al día.
  7. Estimula los pezones: La estimulación de los pezones, como ya sabemos que sucede durante la lactancia, provoca la secreción de oxitocina, que es la hormona que desencadena el parto. Se puede hacer con la mano, con un sacaleches o con un bebé (si tienes un hijo que esté mamando, ponerlo a mamar con más frecuencia).
  8. ¡Chocolate!: Uno de los trucos de toda mamá para notar los movimientos de su bebé en la barriga es el de tomar chocolate. El chocolate es excitante, como lo es también la cafeína y, normalmente, estimula también al bebé. En este caso, el chocolate puede animarle a moverse y quizás así se desencadene el parto.

Cuéntanos cuáles han sido tus cambios los días previos al embarazo.

Te invito a revisar otros artículos relacionados: 

Beneficios y costos de un parto

Anestesia en el parto

Cursos de formación para humanizar los nacimientos

 

 

Prev ¿Cómo apoyar a tu hijo en las tareas?
Next Mi hijo no duerme bien ¿Qué hago?

About Author

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment