Caminando en la lectura

A esta edad los niños están desarrollando el lenguaje y han comenzado a responder, pueden reconocer imágenes y convertirlas en palabras con su particular manera de hablar. Si no pronuncia bien una palabra, no le corrijas, pero recuerda siempre hablarle correctamente. Trata de no terminar tú hablando como lo hacen, pues terminarás reforzando su habla a esa edad.

La lectura puede, también ser más interactiva. Si estás leyéndole un libro, puedes preguntarle, por ejemplo, dónde está tal o cual animal, o cuál es ese objeto o de qué color es.

Ten paciencia si no es capaz siempre de reconocer esas imágenes; existen distintos tiempos para el aprendizaje en cada niño o niña. Lo más importante es que se entretengan. La repetición de esta actividad irá haciéndole más fácil la lectura y su comprensión.

Asocia la lectura a otras actividades que le resulten placenteras a tu hija o hijo, como por ejemplo cantar o jugar. Que la lectura sea un momento esperado.

Los niños y niñas han aprendido a caminar y por lo tanto son más inquietos e independientes. A esta edad, también comienzan a dejar los pañales. Cuando los lleves al baño puedes encontrar un buen momento para que estén más tranquilos. Allí puedes contarles un breve poema o cantarles una canción que les guste. Cualquier momento es adecuado para estimular su imaginación.

No olvides dedicarle unos diez minutos cada noche antes de dormir, a leerle un cuento o una historia. Más aún, si ya lo has hecho antes, ellos esperarán con ansias ese momento.

Prev Juegos sociales como modelo educativo
Next Revista Carrusel número 10

2 Comments

  1. Si les encuentro toda la razón, mi hijo de chiquito que le leo, y gente que me rodeaba me decia que estaba loca porque le leia si era tan chico y no entendia, pero hasta ahora que ya esta pronto a cumplir 5 años, le gusta que le lea y habla muy claro desde chiquito que pronuncia bien las palabras.
    Toncita

    Reply

Leave a Comment