Chuparse el dedo puede provocar problemas del habla

Chuparse el dedo puede provocar problemas del habla

Chuparse el dedo, el chupete o la mamadera puede ser hábitos muy reconfortantes en los niños pequeños. Sin embargo, se ha demostrado que dejarlos mucho tiempo haciendo eso podría provocar trastornos en el lenguaje de los menores.

Así lo reveló un estudio realizado en Chile por la Corporación de Rehabilitación Club de Leones Cruz del Sur en Punta Arenas en colaboración con investigadores de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Washington, Estados Unidos, y que ya está publicado en el sitio web de la revista médica BMC Pediatrics.

La investigación, llevada a cabo en un grupo de 128 niños de entre 3 y 5 años, indagó en las razones de por qué los niños a esa edad aún no desarrollan del todo su capacidad del habla, haciendo que incluso pronuncien mal algunos fonemas.

La hipótesis del grupo de científicos a cargo del proyecto era que los niños, al chuparse el dedo, el chupete o el biberón, no ejercitan adecuadamente todos los músculos de la cavidad oral, y como sólo se desarrollan algunos músculos no alcanza a formar la musculatura necesaria para la capacidad del habla.

Durante el estudio, los investigadores reunieron información de los padres sobre las conductas de alimentación y hábitos de succión durante la infancia del niño, al mismo tiempo que evaluaron su capacidad de habla.

Finalmente, se descubrió que los niños que tenían un hábito más persistente de chupar chupete, mamadera o simplemente el dedo mostraron un riesgo más alto de desarrollar trastornos del habla en edad preescolar, esto es, dificultades para pronunciar ciertos sonidos de palabras o para simplificar su pronunciación.

El doctor a cargo de este estudio en Chile, Juan Carlos Vélez, especificó que el riesgo de tener problemas de lenguaje en niños con estos hábitos es tres veces más alto. De ahí que el galeno hace una recomendación muy puntual para resolver el problema: “Es muy importante que los padres eviten que los niños adquieran este hábito. Y lo mismo ocurre con el uso del chupete, que si se usa durante más de tres años puede conducir al desarrollo de trastornos del habla”.

Otra recomendación que entrega el facultativo es que las madres traten de alargar más tiempo el periodo de amamantamiento, ya que otros estudios realizados sobre esa etapa han comprobado que eso ayuda a ejercitar mejor los músculos faciales y de la lengua.

“Ciertamente lo que nos gustaría lograr es que las madres amamantaran a sus bebés durante un tiempo más largo y no introduzcan el biberón antes de que el bebé cumpla 9 meses, porque creemos que el amamantamiento es la mejor forma de que el bebé ejercite todos los músculos de la boca, cara y la lengua para lograr una mejor capacidad de habla“, señaló Vélez.

Fuente: La Tercera
Foto: @Parabola

Prev Carrusel te invita a la ExpoCarreras Inacap 2009
Next Etiquetado nutricional: Aprende a leerlo

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment