Cobre: El nutriente Cenicienta

Cobre: El nutriente Cenicienta

 

El cobre es fundamental para la vida humana, ya que cumple tareas importantes como la prevención de anemia y enfermedades óseas, detención de daño celular, promoción de un desarrollo fetal adecuado entre otras.

El 16 de octubre de cada año, se celebra el Día Mundial de la Alimentación, proclamado en 1979 por la Conferencia de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Su finalidad es concientizar a los pueblos del mundo sobre el problema alimentario mundial y fortalecer la solidaridad en la lucha contra el hambre, la desnutrición y la pobreza.

En este escenario, se da una arista que relaciona fuertemente al cobre con una dieta diaria balanceada y saludable.

El cobre, como metal servicial que es, circula en forma de moneda, corchetes y tornillos, está en los fertilizantes y pesticidas, se transforma en máquinas y herramientas, luce radiante en bronce y latones de todo tipo y, como si fuera poco, está presente en las nuevas aleaciones de alta dureza o de alta conductibilidad, en los superconductores, en fusiones con efectos de memoria para las computadoras, en el desarrollo de la siembra y cosecha de especies marinas, incorporándose  decididamente a un mundo que deberá ser cada día más cómodo y más seguro. Sin embargo su presencia es débil en el sistema más importante de todos: el cuerpo humano.

Estudios en China, EEUU y Europa revelan que muchos adultos no reciben cantidades óptimas de cobre. Los cálculos basados en encuestas a dietas individuales indican que más del 30% de las dietas proveen menos de 1,0 mg de cobre al día –cantidad que a menudo se considera como el umbral mínimo de cobre que el organismo requiere.

En 1990, la doctora Bao Shanfen (China, especialista en nutrición), llevó a cabo un estudio sobre estimación nutricional en todas las dietas de los hospitales de dicho país y encontró que la ingesta en relación al cobre no era suficiente, a pesar de la adecuada administración de proteínas y macro nutrientes en los menús de los pacientes. Al mismo tiempo constató una diferencia entre las mediciones prácticas y los valores calculados de la tabla de la composición de la comida.

 

Consecuencia de bajos niveles de cobre para la salud

Bajos niveles de cobre pueden, en el largo plazo, precipitar un sinnúmero de condiciones inflamatorias y degenerativas, incluyendo osteoporosis y enfermedades cardio vasculares. También afectar el desarrollo del feto, sobretodo en el último trimestre de gestación, ya que es cuando se necesita más del metal para asegurar un desarrollo neuronal apropiado.

Balancear la ingesta de hierro, zinc y cobre es importante, sin embargo demasiado de cada uno puede desestabilizar la habilidad del cuerpo para absorber o procesar a los otros dos.

 

El nutriente cenicienta

Según comenta el médico titular del Laboratorio de Micronutrientes del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA) de la Universidad de Chile, Dr. René Olivares, “el cobre puede ser llamado el ‘nutriente cenicienta’, siempre ha trabajado duro, pero sólo hoy está siendo elevado al status de sus metales hermanos como  zinc y hierro. El hierro ha mantenido un perfil altamente nutricional por su carácter fundamental en la prevención de la anemia, especialmente en las mujeres;  y el zinc, ha destacado por su potencial en la inmunidad”.

A lo que agrega, “el cobre realiza muchas acciones “tras bambalinas” que ayudan a promover una salud óptima, tales como la prevención de anemia y enfermedades óseas, detención de daño celular, promoción de un desarrollo fetal adecuado y mantención de huesos y piel en buen estado”.

La carencia de cobre puede producir diversas manifestaciones indeseadas. La más frecuente es la anemia, disminución de los glóbulos blancos, menor mineralización de los huesos. También puede disminuir la velocidad de crecimiento en los niños, disminuir las defensas, producir hipertensión, aumentar la glucosa y colesterol sanguíneo”.

 

El balance inapropiado entre el cobre, zinc y hierro puede derivar en:

-Problemas de circulación y cardiacos

-Anormalidades en los huesos

-Complicaciones en el sistema inmunológico

 

Las funciones esenciales del cobre en el cuerpo:

-Desarrollo prenatal

-Crecimiento de huesos y fuerza

-Lucha contra el daño de las células debido a la oxidación

-Transporta el hierro

 

Algunos alimentos ricos en cobre son:

– Radiquio

– Espirulina

– Kamut

– Castañas

– Mantequilla de maní

– Hojitas de parra

– Salame

– Paprica

– Jengibre en polvo

– Dátiles

– Chocolate y cocoa

– Semillas de sésamo

– Panita

– Tomates deshidratados

 

Prev Panoramas de fin de semana (16 al 19 de octubre)
Next Concierto para niños

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment