Cómo hablar para que tus hijos te escuchen… y cómo escuchar para que sus hijos le hablen…

Cómo hablar para que tus hijos te escuchen… y cómo escuchar para que sus hijos le hablen…

Una frase que como padres debemos tener claro es:

“Hay una relación directa entre lo que siente un niño y cómo se comporta” 

Por eso debemos poner atención a los sentimientos que nuestros niños nos demuestran: para lograr éxito en esto, debemos ser capaces de escuchar con gran atención y darle nombres a los sentimientos. Generalmente como padres tendemos a esperar que nuestros hijos/as terminen de hablar para sin pensar en lo que han dicho, expulsar lo que teníamos en mente. Si queremos construir una relación de colaboración con nuestros hijos debemos:

  1. Describir lo que vemos o describir el problema, por ejemplo: “Hay una toalla mojada encima de la cama”
  2. Dar información, por ejemplo: “la toalla esta humedeciendo la colcha”
  3. Expréselo sucintamente, por ejemplo: “la toalla!!!”
  4. Comentar los propios sentimientos, por ejemplo: “no me gusta dormir en una cama húmeda”
  5. Escriba una nota, por ejemplo: (encima del toallero) “Tráeme de vuelta para que me seque, Gracias tu toalla”.

 

No siempre podemos establecer esta relación colaborativa, y hacemos en los tradicionales castigos. Para esto proponemos unas alternativas de castigos como:

  1. Señalar la manera de ser útil
  2. Expresar una censura rotunda, sin atacar el carácter, por ejemplo: “Me dio mucha rabia ver mi sierra tirada en el patio, sobre todo porque esta lloviendo”
  3. Manifestar nuestras expectativas, por ejemplo: “Si te presto mis herramientas quiero que me las devuelvas”
  4. Enseñar al niño como rectificar, por ejemplo: “Lo que necesita la sierra ahora, es limpieza”
  5. Dar opciones, por ejemplo: por ejemplo: “Puedes pedírmelas y devolvérmelas, o no pedírmelas más”
  6. Tomar medidas, por ejemplo: “Hijo, porque esta cerrada la caja de las herramientas?
  7. Permitir al niño que experimente la consecuencias de sus faltas, por ejemplo: “¿Cómo podríamos arreglarlo para que tú utilices mis herramientas cuando las necesites y yo sepa que están bien guardadas”.

 

Igualmente se propone métodos para resolución conjunta de problemas:

Paso 1: Hablar de los sentimientos y las necesidades del niño, por ejemplo: intento saber que es lo que piensas de todo esto (el padre se refiere al hijo).

Paso 2: Hablar de nuestros sentimientos y necesidades, le exponemos a nuestros hijos/as que es hora de escuchar nuestro punto de vista.

Paso 3: Encontrar una solución mutuamente aceptable

Paso 4: Escribir todas las ideas sin evaluarlas

Paso 5: Decidir que sugerencias nos gustan, que sugerencias desechamos y cuales son para el futuro. 

Prev Columna de opinión: Reflexiones sobre el aborto
Next Feliz Día Papá: los mejores videos

2 Comments

  1. hola, leí con detalle y detención su articulo, soy estudiante de psicología, y tengo una gran pregunta que me causa mucho ruido, usted plantea los “tips” para construir una relación de colaboración sobre como hay que tratar a los hijos, pero no lo parece que sugieren un tono irónico que resulta un poco agresivo para el niño? y segundo a que categoría de edad en la infancia se refiere? porque dentro de sus ejemplos no creo que un niño de 5 años manipule una sierra..ademas usted cree que un niño es capaz de responder con facilidad a cómo se siente acerca de sus actos

    muchas gracias,quedo atenta a su respuesta

    Reply
    • Hola!
      Acá te dejo la respuesta de nuestra columnista. La respuesta es absolutamente de su opinión, nosotros sólo estamos actuando como intermediario. Si tienes más dudas, acá estamos para volver a contactar a la columnista.

      “Estimada, no se a que te refieres con tener un tono irónico. Lo que planteo esta investigado por expertos en el tema.
      Respecto a su segunda pregunta, los textos que escribo en carrusel son orientativos, como entenderás doy una mirada en general en donde los padres toman los ejemplos para comprender, para después adaptarlo a las características especificas de sus hijos.
      Saludos”
      María Belén Barja.

      Reply

Leave a Comment