¿Cómo saber si estoy frente a un niño@ abusado@?

El abuso sexual infantil es unos de los problemas más graves que vive nuestra sociedad. Los niños víctimas de estas situaciones, por diversos motivos, no suelen informar acerca de lo que está ocurriendo, por eso, es importante estar atentos ante cualquier señal que nos pueda indicar que un niño está sufriendo de abuso sexual. Esta conducta genera en el niño una serie de conductas y reacciones que no son propias para su edad, incluso las consecuencias psicológicas que este problema acarrea, son aún más graves. Es por ello, que resulta necesario que si un niño ha sido víctima de cualquier tipo de abuso, sea tratado por un especialista tempranamente. A continuación, te presentaremos, cómo saber si un niño ha sido abusado sexualmente.

abusoinfantil

¿Por qué los niños no dicen nada?

Hay muchas razones por la cual los niños no le cuentan a nadie que son (o han sido) abusados. Comúnmente, el abusador es alguien que el niño/a o la familia conocen y confían. El niño/a puede estar preocupado y no quiere causarle problema a esa persona. También pudieran estar preocupados que nadie les va a creer. Recuerde, que los abusadores frecuentemente emplean tácticas persuasivas y manipulativas para mantenera un niño/a envuelto. Estas tácticas que son referidas como “preparación” pueden incluir como, comprarle regalos, planear actividades especiales, o haciendo del abuso un juego que puede confundir a la víctima. Por último, el niño/a quizás no le diga a nadie por miedo a que se vayan a meter en problemas ellos también.

¿El abuso sexual es, generalmente, cometido por desconocidos?

El abuso sexual puede ser cometido por un desconocido, quien a través de la fuerza y/o terror, somete al niño al acto abusivo, generalmente en la forma de una violación. Sin embargo, las estadísticas muestran que en la mayoría de los casos el abusador suele ser una persona conocida por la familia, quien no sólo se ha ganado la confianza de los padres o cuidadores, sino del propio niño.

 ¿El abuso sexual puede ser cometido por un familiar?

El abuso sexual puede ser cometido por un miembro de la familia (papá, mamá, abuelos, primos, hermanos, etc.), con quien la víctima siente un profundo compromiso afectivo y lealtad. El abusador suele manipular y chantajear a la víctima con el propósito de que esta no revele el abuso, convenciéndola de que si habla desatará una crisis familiar.

¿Qué pasa cuando el abusador es una persona conocida?

Es muy importante tener presente que cuando el abusador es un adulto conocido, el abuso no es un episodio aislado sino, un proceso que se desarrolla en el tiempo. En un principio el abusador manipula la confianza que el niño/a le tiene y, a través de la seducción (regalos, premios, preferencias, etc.), lo incita a participar en actividades sexuales que el abusador muestra al niño/a como juegos o comportamientos que ocurren normalmente entre un adulto y un niño. De manera paralela, el abusador impone al niño la ley del silencio a través de amenazas y chantajes del tipo “si tu le cuentas a tu mamá, ella se morirá de pena” o “si alguien sabe a mí me llevarán preso y tú te irás a un orfanato”. Así, garantiza que el niño/a guardará el secreto. Además, utiliza con el niño/a un discurso denigratorio con el fin de descalificarlo/a y culpabilizarlo/a de lo que está ocurriendo. En esta realidad, el niño/a queda atrapado en un sistema relacional muy confuso y contradictorio (“te quiero, pero abuso de ti”), y va incorporando a su autoconcepto connotaciones negativas que el abusador le transmite. El niño/a empieza a sufrir una fuerte estigmatización, se siente sucio, malo, culpable, impotente y con una tremenda falta de control. Todo esto dificulta que el niño/a divulgue lo que le está sucediendo.

¿Existe un perfil de abusador?

Aunque no existe un perfil exacto del “trasgresor manifiesto”, los estudios estadísticos arrojan los siguientes datos:

  1. En más del 90% de los casos se trata de varones.
  2. En el 70% de los casos superan los 35 años de edad.
  3. Puede tratarse de profesionales cualificados.
  4. Con frecuencia buscan trabajos o actividades que les permitan estar cerca de los niños.
  5. Su nivel social puede ser medio o medio-alto.
  6. En el 75% de los casos no tienen antecedentes penales.
  7. Su nivel de reincidencia es altísimo, aun después de ser descubiertos y condenados.
  8. No suelen ser conflictivos en la cárcel y muestran buen comportamiento.
  9. No reconocen los hechos ni asumen su responsabilidad.
  10. Normalmente tienen una familia a su cargo y, con frecuencia, hijos pequeños.
  11. En más del 30% de los casos se trata del padre, el tío o el abuelo de la víctima

¿Puede un niño inventar un abuso?

No. Los niños, cuando describen un abuso manejan información que por su desarrollo no podrían conocer de otra manera. En esos casos, el niño ha sido sometido la observación de contenido erótico o ha sido víctima de abuso. Por otra parte, los niños pueden llegar a inventar algo para evitarse un problema (por ejemplo, miento porque me saqué una mala nota), pero no mienten para ganarse un problema o castigo.Si negamos el abuso no sólo causamos un sentimiento de desprotección en el niño/a, sino que facilitamos el actuar de los abusadores. Pensar que los niños mienten, que el abuso es poco frecuente, que sólo lo sufren las niñas, que los abusadores son locos o de apariencia peligrosa, o que no ocurre dentro de la familia, son mitos que sólo evitan que nos enfrentemos a una realidad dolorosa y traumática que, a pesar de no ser fácil afrontar, es muy necesaria para la protección de nuestros hijo/as.

¿Cómo sospechar que un niño/a está siendo abusado?

Debemos estar atentos a cambios en el comportamiento de los niño/as como agresividad, inhibición o sensibilidad extrema, desconfianza, problemas en el dormir, baja en el rendimiento escolar, desinterés o rechazo inexplicable frente a los estudios, inusual mal comportamiento en clases, miedo a los adultos, etc. Otro indicador es la aparición de conductas sexuales que no guardan relación con la edad del niño o cuando éste maneja información que no puede haber aprendido por sí solo. Hay que poner atención a los juegos, por ejemplo si realizan actos sexuales entre muñecas, y a los dibujos que realizan en casa o en el jardín. También pueden surgir conductas de masturbación compulsiva que interfieran con sus actividades. Los niños abusados están expuestos a una realidad que no pueden integrar, lo que los lleva a reflejar en comportamientos o comentarios las vivencias que les están ocurriendo.

Según la psicóloga Carolina Malebran, en el sitio EducarChile, señala una serie de rasgos físicos y psicologicos para indentificar un menor abusado.

En casos de abuso sexual infantil no necesariamente se presentarán todas estas situaciones en conjunto, puede que se presenten solo algunas, o ninguna. Incluso, pueden presentarse y no significa que un abuso de este tipo esté sucediendo. Sin embargo, son señales de alerta de las cuales los cuidadores deben estar pendientes para entenderlas y apoyar a los niños, niñas o adolescentes en lo que sea que les esté sucediendo.

  • Cambios drásticos en su comportamiento

  • Tristeza y llanto fácil, o malgenio y no querer hablar al respecto
  • Aislamiento (familia, amigos, compañeros) y apatía
  • Interacción violenta y agresiva
  • Obediencia a cualquier persona, en busca de aceptación y cariño
  • Pesadillas, miedo a dormir solo, en general, trastornos del sueño
  • Comportamientos de niño más pequeño, por ejemplo, orinarse en la cama
  • Difícilmente confía en los demás y le cuesta trabajo hacer amigos
  • Desmotivación académica y mal desempeño escolar. Se le dificulta concentrarse y poner atención. O por el contrario, algunos niños para huir de los recuerdos o pensamientos acerca del abuso, se sumergen en largas jornadas de estudio

  • Rechazan a las mujeres (si fueron abusados por una) o a los hombres (si fueron abusados por uno).
  • Conocen más que los otros de su edad acerca de temas sexuales. Muchas veces actúan de manera no propia para su nivel de desarrollo (por ejemplo, ser extremadamente seductor, masturbarse siendo muy pequeños, introducir objetos en los orificios anales o vaginales de animales, de otros niños o en los propios)
  • Autoagresión, se cortan o se ponen en situaciones de riesgo (abuso de alcohol u otras sustancias, problemas alimenticios, múltiples compañeros sexuales, entre otros).

Señales de abuso sexual físico

Los siguientes síntomas físicos podrían estar presentes, además de lo mencionado anteriormente:

  • Presencia de flujo vaginal en niñas pequeñas

  • Constante infección  urinaria que no se debe a un problema físico
  • Infecciones de transmisión sexual
  • Enrojecimiento, moretones, rasguños, equimosis, heridas o cualquier tipo de lesiones en cuello, boca, senos, nalgas, bajo abdomen o muslos
  • Sangrado o heridas  en el área genital o anal
  • Dolor de cabeza y dolor abdominal crónico, sin enfermedad que lo justifique (producidos por la ansiedad que produce el abuso sexual)

  • Dolor al orinar o defecar

  • Dificultad para caminar o sentarse
  • Molestias anales, estreñimiento o diarreas a repetición
  • Embarazo

¿Cómo actuar si un niño/a revela el abuso?

Es muy importante guardar la calma y no sobre reaccionar o desesperarse, ya que la reacción del adulto es un factor de gran importancia para la reparación del niño/a. Si está muy perturbado, deténgase un momento a organizar sus ideas antes de hablar con el niño/a. Explíquele que usted está perturbado por lo sucedido y comprende que él también lo esté. Siempre debe creer lo que el niño/a relata y nunca debe dudar de él. No lo presione a hablar, pero dispóngase a escuchar cuidadosamente lo que quiera confiarle. Haga énfasis en que el abusador es el responsable y no él. Felicítelo por haber confiado en usted y asegúrele protección.

¿A dónde puedo acudir si sospecho que alguien a abusado de mi hijo/a?

En caso de abuso sexual, o sospecha de ello, puede acudir al Servicio Médico Legal (Fonos 02 7370389 ó 800800006) o al servicio de salud más cercano. También puede acudir al Servicio Nacional del Menor (Sename, fono 800220044); a la 48° Comisaría de Asuntos de la Familia (Fono 6881492) o llamar a FonoInfancia 800200818.

Prev Las nuevas reliquias de familia
Next ¿Cuáles son tus deberes y derechos como paciente en Chile?

About Author

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment