Como ser mamá y no dejar de ser mujer

Como ser mamá y no dejar de ser mujer

¿Alguna mamá por acá que pueda decir de forma auténtica y literal: “yo nunca me he sentido sobrepasada”? Más difícil que encontrarse a Madonna en el Transantiago… y  es que la visión del mundo se pone de cabeza cuando vemos por primera vez los ojitos brillantes de ese lindo ser que ha sido parte de nuestro cuerpo por 9 meses.

Sin embargo, el escenario ya no es como el de antes, en donde el rol de madre y ama de casa era, lamentablemente, casi la única función de las mujeres en esta sociedad. Hoy ya no estamos esclavizadas (y jamás debió haber sido así) a cumplir de forma exclusiva con estas labores y por fin, se entendió que son tareas conjuntas.

Hoy las mujeres somos mucho más que un regalo cristiano de una costilla para que el hombre no se sintiera sólo (porque justamente ese es el mito de Adán y Eva, para quienes aún no lo sabían). Y si bien es cierto el machismo aún sigue un tanto inserto en nuestra sociedad, cada día somos más las mujeres que no tenemos miedo a dar nuestra opinión, salimos a trabajar y, a la vez, destacamos por ser las mejores mamás del mundo.

Pero entre tanto trabajo, debates contingentes y deberes hogareños, a muchas nos pasa que se nos olvida un factor no menos importante y decisivo a la hora de poder cumplir con todos los otros roles: aquel de nuestra esencia misma, el de ser mujer y arrastrar con esa afirmación (tan obvia pero tan poco profundizada en la mayoría de los casos) todo lo que conlleva: salud, preocupación por nosotras mismas, sexualidad, armonía, estabilidad emocional, etc.

¿No tienes tiempo para ti? ¡Siempre hay una hora disponible del día! ¡Siempre!, si quieres poder cumplir con todas tus metas laborales y maternales (sólo por mencionar un par dentro de la gran gama) DEBES priorizar tus necesidades internas y físicas, cuidar tu integridad completa y jamás postergarte. La primera y más importante de nuestras responsabilidades es mantenernos al día con nuestras propias necesidades y poder entender que ésta es la primera palanca que debemos mover para que funcione perfecto el resto de la máquina.

Elige una actividad en donde sólo tú seas participe y define un hora del día en donde puedas cumplirla. ¿Yoga? ¿Gimnasio? ¿Ver tu programa de TV favorito? ¿Darte un baño de tina y relajación? ¡ Siempre hay una actividad que nos dará un respiro, nos hará sentir mejor y  permitirá funcionar mucho mejor en todos los otros roles.

¿Tu también tienes tu experiencia? ¿Cómo lo haces para no descuidarte? ¿Qué es lo más complicado?

¡Este blog lo hacemos todas! ¡Las invitamos a comentar!

 

Prev Lo cotidiano se complica con los niños pequeños...
Next Papá en Rodaje - Capítulo 2: Construir

About Author

1 Comment

  1. Anda qué tontera más grande. Ser mamá es demasiado demandante, cualquier actividad que quieras hacer sola la haces pensando en si está todo bien. Si no completaste tu educación, te falta plata, y no puedes salir a trabajar porque para el gobierno con más de 4º medio no necesitas sala cuna y los privados son demasiado caros o maltratan a tu hijo (como me pasó a mí), ¿qué carajos puedes hacer?

    No me vengan con huevadas.

    Reply

Leave a Comment