Consejos para dormir bien durante el embarazo

Consejos para dormir bien durante el embarazo

Uno de los temas entre las mujeres mientras esperan a sus hijos es lo difícil que se hace conciliar el sueño a medida que crece el bebé.

Especialmente en el último trimestre del embarazo, el período en que normalmente queremos dormir, para una embarazada se convierte en un gran desafío porque ninguna posición resulta cómoda.

Por eso te entregamos algunos consejos para que, al final de la espera, logres sentirte a gusto en la cama y puedas conciliar el sueño lo más adecuadamente posible.

Acostúmbrate a dormir sobre uno de tus lados: si tienes la costumbre de dormir totalmente de espalda o boca abajo será conveniente que, desde lo más temprano del embarazo te habitúes a dormir de costado, es decir, sobre uno de tus lados porque es un hecho que hacia el final del embarazo no podrás conciliar el sueño en la postura que usas siempre durante la noche.   Dormir boca arriba, cuando el embarazo está muy avanzado, provoca que el útero se apoye en tu columna, en tus intestinos y en la vena cava inferior (vena que transporta toda la sangre de la mitad inferior de tu cuerpo hacia el corazón). Todo esto acarrea dolores en la cintura, digestiones muy lentas, mayor predisposición a las hemorroides y caída en tu presión arterial, con molestias respiratorias, taquicardia o palpitaciones.

Ocupa almohadones o almohadas: estos elementos son ideales para apoyar tu guatita mientras duermes, a modo de cuña.  Hay diseños especiales para las embarazadas.  Hacia el final del embarazo, cuando la cabecita del bebé está ubicada entre los huesos de tu pelvis, es de mucha utilidad el uso de una almohada entre tus muslos.

Realízate masajes: en esta tarea puedes pedir la cooperación y apoyo de tu pareja para que te ayude con masajes en la espalda, cuello y piernas.  Utilicen aceites relajantes como el de lavanda, naranja o mandarina.

Utiliza sostén: en el último trimestre, algunas personas opinan que te ayudará a que te sientas más cómoda al dormir si lo haces con el sostén puesto.

Que tu dormitorio sea un espacio tranquilo para dormir: pon atención en la temperatura ambiental del dormitorio, que esté totalmente oscura y, en lo posible, sin ruidos que alteren tu proceso de dormir.  Si tu esposo o pareja ronca, a lo mejor no es mala idea conversar acerca de la posibilidad de que al término del embarazo ocupe otra habitación.

Recuerda que debes descansar cada vez que puedas, lo suficiente porque una vez que nazca tu bebé éste necesitará tu presencia cada tres o cuatro horas y es importante que te encuentres en buenas condiciones físicas y descansada lo suficiente para esta nueva etapa.

Prev Papá: se parte del embarazo
Next "Snacks" saludables para embarazadas

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment