Consejos para enfrentar la repitencia de un hijo

Consejos para enfrentar la repitencia de un hijo

Tras un año escolar perdido, existirán sentimientos de decepción y frustración tanto  en el niño como en sus padres.

En esta época muchos niños no tienen ánimo para celebrar las festividades de fin de año, ya que han recibido la triste noticia de haber repetido el año escolar.  Por lo general, los padres se sienten molestos y asumen que todo es culpa del hijo. Sin embargo, esto no necesariamente se ajusta a la realidad, ya que lo que se vive en cada hogar y la manera de acompañar a los niños en sus estudios tiene una incidencia fundamental en los logros académicos y emocionales de los hijos.

Cuando un hijo repite de año se produce un caos familiar y muchas veces no se puede disfrutar de estos días de fiesta, se le castiga y condena antes de cuestionarnos por qué repitió de año. Surgen las acusaciones, los reproches, se asumen las culpas y deslindan responsabilidades. Tras un año escolar repetido, hubo sentimientos de decepción y frustración, culpa, etc., en el niño y sus padres.  Y a pesar de ello  juntos deben evaluar su parte de responsabilidad y ubicar las fallas.

Como consejo se debe hacer una lista con las dificultades que tuvo el niño, reflexione con él sobre la situación y pregúntele su opinión al respecto. Concéntrese en buscar estrategias constructivas y viables. Hágale saber al niño las exigencias y obligaciones que tiene y busque ayuda profesional, estos evalúan al educando  y pueden hacer recomendaciones según la necesidad de cada niño.

El próximo año escolar ayude a su hijo, pregúntele acerca de las tareas todos los días, ayúdele a encontrar un lugar y un tiempo para estudiar. Es importante que sienta que a usted le importa su trabajo escolar. Sea puntual a la hora de llevarlo al colegio y mantenga una buena comunicación con sus profesores.

Y por último analice la situación, repetir puede ser una oportunidad para mejorar, pero no tome esto como un consuelo, es necesario aprender del error para mañana no volver a cometerlo.

 

Prev Ecografías: Somos padres antes que nazca
Next Meditación en el embarazo en 3 pasos

2 Comments

Leave a Comment