Bella y embarazada

Bella y embarazada

En embarazo es un tiempo de cambios fisiológicos y hormonales, todo ello puede incluso afectar nuestras emociones y todo lo anterior sin duda cambiará de una u otra manera nuestro look.

Lo primero que debemos considerar es que nuestro cabello cambiará podrá ponerse más brilloso, más opaco, más graso dependerá de nuestro PH. Lo que importante de saber es que durante el primer trimestre debemos evitar las tinturas, permanentes y alisados.

Se estima que los colorantes y químicos podrían traspasar la placenta aunque no hay nada comprobado científicamente al respecto. De pronto si nos sentimos terribles una visita a la peluqueria para un masaje y un corte nos ayudará a sentirnos más cómodas.

Nuestra piel también sufrirá las consecuencias del cambio hormonal, resequedad y estrías son algunas de las etapas que pasaremos lo importante es ser constantes en la lubricación de todo el cuerpo especialmente de las zonas que cambiarán producto del crecimiento del hijo en gestación.

En el mercado hay buenas cremas, los valores son para todos los gustos por lo que debes vitrinear, no necesariamente la crema más cara es la mejor. También está la opción de los aceites naturales, de almendra o rosa mosqueta son especialmente recomendados para cuidar la piel durante el embarazo.

Además, debes siempre recordar que una buena y sana alimentación también influirá en tu apariencia, en el estado de tu piel, lo mismo si bebes o no líquidos a diario.

Pero la piel podría sufrir también la aparición de espinillas y en algunas mujeres de acné. Para esto los especialistas en belleza recomiendan productos naturales en base a agua de hamamelis, y los médicos –dependiendo de la cantidad de erupciones cutáneas- pueden recomendar productos a base de ácidos alfa hidróxidos que se venden con receta médica.

Y las manchas en la cara son otra preocupación. Lo mejor es prevenirlas usando protector solar con protección total (UVB y UVA). Generalmente las manchas mejoran y en la mayoría de los casos desaparecen después del parto, por lo que se recomienda tratarlas durante el embarazo.

Sobre la vestimenta podemos comentar que lo mejor es andar cómodas, no usar ropas apretadas que afectan la normal circulación sanguínea, la ropa interior idealmente debe ser de algodón, el sostén debe permitir contener toda la mama y el calzado debe permitirnos movernos con seguridad.

Finalmente, hay que considerar que la actitud debe ser positiva porque nuestro bebé debe ser nuestra mayor alegría, por lo que más allá de las hormonas el cómo nos queramos ver depende sólo de nosotras.

Prev Dieta saludable: no te tientes con “picoteos”
Next Envuelve de forma creativa y ecológica

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment