Otros “Curriculos” Educacionales

Otros “Curriculos” Educacionales

Durante el transcurso del último trimestre del 2009, Revista Carrusel abordó algunos métodos educativos que se impartían tanto en colegios como en jardines infantiles, a modo de orientar a los padres que quisieran poner a sus hijos en un buen recinto para comenzar la etapa preescolar.

En este periodo vimos los métodos Montessori, High Scope y Waldorf, con sus características, elementos significativos y entrevistas a educadoras expertas en estos temas. Sin embargo, comenzando el 2010, nos hemos percatado que dentro de este abanico de opciones educativas, hay otras que están dando vueltas y que no se consideraron.

En este momento, existen a lo menos tres alternativas curriculares en el mercado preescolar. Cada una aporta con elementos significativos a la enseñanza primaria de los niños, claro que con enfoques y herramientas muy distintas entre sí.

Es así como el Curriculum Personalizado, el Integral y el método Reggio Emilia son opciones educacionales reconocidas de igual manera por Mineduc y Junji, y pese a que no se alcanzó a cubrir en la última parte del año recién pasado, sí tenemos un espacio para ellas en esta, la primera edición del 2010.

Curriculum Personalizado: Respeto hacia el “Ser Persona”

Este enfoque fue inspirado en las ideas de Emmanuel Mournier (1905-1950), Nicolas Berdain (1874-1947) y Jacques Maritain, los cuales basan su aporte filosófico en el personalismo, corriente de pensamiento que considera al ser humano como independiente y autónomo, libre y trascendente con un valor en sí mismo.

El respeto por los principios básicos de la educación individualizada, esto es, respeto por los intereses, elecciones y gustos del niño e integrar el sentido de “ser persona” y el de comunidad educativa es su principal fundamento pedagógico. Por otro lado, sus cimientos psicológicos están en los aportes de los enfoques humanistas, personalistas y diferencial, las cuales respetan una psicología del desarrollo evolutivo del párvulo.

Una característica primordial de este tipo de currículo son sus fundamentos. Sabemos que tienen tres; filosófico, psicológico y pedagógico. Sin embargo, hay un cuarto, y es ahí donde se distingue este currículo ya que hay un cuatro fundamento llamado “Opcional” que es donde el educador es libre de elegir si enseña bajo parámetros antropológicos-culturales, religiosos o ecológicos.

El rol del educador dentro de este sistema de enseñanza es el de un guía, el de un facilitador de aprendizajes más que el de un dirigente, ya que sabe que él no es sólo la única fuente de conocimiento del niño ya que este aprende tanto dentro como fuera del aula.

Asimismo, el educando es una persona en crecimiento, un sujeto activo en su desarrollo propio y con gustos e intereses propios, además de involucrarse en periodos de perfección permanente ya que está en constante aprendizaje a lo largo de su vida.

Curriculum Integral: El enfoque más popular

Este currículo es el que más se usa en nuestro país, esto considerando que la mayoría de los jardines infantiles en Chile los controla la JUNJI o Fundación Integra, los cuales han adoptado este sistema, el cual considera al niño como una unidad bio-psicosocial, integra aportes de diversos teóricos del aprendizaje y plantea un trabajo educativo articulado entre los párvulos, personal, familia y comunidad local.

Tiene tres fundamentos básicos; el filosófico, en el cual hay un significado a las relaciones derivadas del contacto con el cosmos y el contexto histórico en el que se vive; el psicológico, donde se le atribuye importancia esencial a la interacción del niño con el medio en su proceso de desarrollo y de aprendizaje; y el pedagógico, que se mueve por seis principios elementales: Actividad y Autoactividad, Singularidad, Comunicación, Autonomía, Flexibilidad y Equilibrio.

Al momento de evaluar, las educadoras se guían por tres líneas de acción: niños, familia y personal. Los tipos de evaluación son diagnóstica, formativa y sumativa. La primera sirve para ver qué necesidades debe cubrir el niño para lograr su aprendizaje pleno, la segunda mide su desempeño en las actividades diarias y la última integra ambos elementos, pero además apunta a cómo el niño se desarrolla con su entorno.

Reggio Emilia: La observación como método de descubrimiento

Por último está el enfoque Reggio Emilia, cuyos colegios y jardines suponen recintos educacionales de un único organismo vivo, un lugar de convivencias y de intercambio relacional entre adultos y niños. Un lugar en el que se piensa, discute y se trabaja tratando de reconciliar lo que se sabe con lo que no se sabe, las dificultades, los errores, las expectativas, los éxitos, las dudas y los problemas de elección.

Este método, nacido tras la Segunda Guerra Mundial en el pueblo que le da nombre al currículo, fue diseñado por Loris Malaguzzi, el cual se inspiro en una amplia gama teórica para desarrollarla: desde Rosseau hasta Dewey, desde Gramsci hasta Piaget.

La metodología que se aplica en un recinto Reggio Emilia es el relacional: el adulto se basa en la observación y el descubrimiento de las diferentes maneras que los niños tienen de participar, proceder y elegir, por este motivo seleccionan y cualifican las actividades encaradas a las motivaciones e intereses de los niños.

En ese sentido, lo que se valora es que los padres se involucren en el proceso, empleando una práctica explicita, comunicativa, dispuesta a documentar lo que la escuela hace con los niños y su evolución. Este escenario de participación ofrece a los niños interés y curiosidad por lo que ocurre a su alrededor.

La propuesta de Reggio Emilia plantea que los maestros y maestras vayan a las escuelas a aprender con los niños, allí un maestro es un investigador permanente que, además, no llega a conclusiones que puedan ser descriptas de forma retórica, sino con documentaciones de proyectos reales que son narraciones de las posibilidades humanas.

Es difícil saber cuál de estos es mejor. Eso es a criterio de cada padre que evalúa las posibilidades existentes. Lo único cierto es que cada currículo que mostramos durante el 2009 y estas otras alternativas pueden reenfocarnos hacia el proyecto educativo que queremos para nuestros hijos, no sólo dentro del contexto de la primera educación, sino quizás para el futuro.

Prev Espacios de contención frente a acontecimientos traumáticos
Next Metodología Montessori: trabajo individual, al ritmo del niño

3 Comments

  1. muy bueno el sitio, yo soy estudiante de educacion parvularia del pedagogico y estoy buscando informacion sobre el curriculum personalizado es primer sitio donde encuentro informacion clara, felicitaciones y muchas gracias por la informacion.

    Reply
  2. Estimada Celeste,

    Muchas gracias por tus comentarios. Intentamos acercarnos a la comunidad de educadoras y futuras educadoras con temas interesantes y ofreciendo un espacio donde puedan acceder a informacion relevante y tambien compartir sugerencias o consultas. te invito a seguir leyendonos y comunicarte con nosotros si hay algo en que podamos ayudar a contacto@revistacarrusel.cl

    Saludos

    Reply

Leave a Comment