Día del Alumno: Una oportunidad para Pensar en sus Derechos

Día del Alumno: Una oportunidad para Pensar en sus Derechos

El Día del “Alumno” constituye una fecha conmemorativa propuesta en homenaje a todos los estudiantes chilenos de la educación media. Se celebra cada 11 de mayo desde 1992, y se amplía en los festejos a la enseñanza básica, de acuerdo a la determinación del Ministerio de Educación.

En la misma fecha pero de 1990, el gobierno de la época emitió el Decreto Supremo número 524 que contuvo el reglamento general de organización y funcionamiento de los Centros de Alumnos (CCAA) de establecimientos de educación media. Los mismos, según se establece, deberían estar integrados por los estudiantes de ese nivel de estudios de cada establecimiento educacional.

El objetivo por el que se crearon fue “para que los estudiantes puedan desarrollar debates acerca de las cuestiones educativas así como también instancias de reflexión y poder desarrollar un pensamiento crítico” acerca de la educación que reciben.

En muchas instituciones se recuerda y celebra el evento, con diferentes y diversas actividades. Así podemos encontrar a  profesores que se disfrazan y realizan pequeñas actuaciones dirigidas a los alumnos. La organización de  comidas y/o convivencias compartidas donde cada uno colabora con un aporte, además de  actividades lúdicas y recreativas. En general, se destacan actividades que reúnen a la comunidad educativa en torno al realce del papel que juegan los estudiantes en el proceso de enseñanza y aprendizaje.

Más allá de las actividades de celebración, lo importante es recordar y relevar la importancia del respeto a los derechos de los estudiantes. En ese sentido nuestra legislación contempla una serie de derechos consagrados[1]. Los principales son:

  • Derecho a la información y participación: Los miembros de la comunidad educativa, entre los cuales se encuentran los estudiantes, tienen derecho a ser informados y a participar en el proceso educativo en conformidad a la normativa vigente. 
  • Derecho a la no discriminación: Los alumnos y alumnas tienen derecho a recibir una educación que les ofrezca oportunidades para su formación y desarrollo integral; a recibir una atención adecuada y oportuna, en el caso de tener necesidades educativas especiales; a no ser discriminados arbitrariamente; a estudiar en un ambiente tolerante y de respeto mutuo, a expresar su opinión y a que se respete su integridad física y moral, no pudiendo ser objeto de tratos vejatorios o degradantes y de maltratos psicológicos.
  • Derecho de asociación: La Ley General de Educación señala que los estudiantes tienen el derecho a asociarse entre ellos.
  • Protección del embarazo y la maternidad: El embarazo y la maternidad en ningún caso constituyen impedimento para ingresar y permanecer en los establecimientos de educación de cualquier nivel, debiendo éstos otorgar facilidades académicas y administrativas que permitan el cumplimiento de ambos objetivos.
  • Derecho a la continuación de estudios: Según la Ley General de Educación, durante la vigencia del respectivo año académico, no se podrá cancelar la matrícula, ni suspender o expulsar alumnos por causales que se deriven del no pago de obligaciones contraídas por los padres o del rendimiento de los estudiantes.

Es importante que la sociedad respete y valore a sus estudiantes, quienes han demostrado que asociados, son capaces de levantar con fuerza sus inquietudes y demandas, aún cuando la sociedad no siempre considera sus posturas. Más allá de la contingencia, una sociedad que de verdad apunta a la equidad y que ve a la educación como un mecanismo movilidad social, debe apreciar a sus estudiantes, en su real magnitud, “como sujetos de derechos”.    

 

 

Angelica Rojas Aguilera

Trabajadora Social

Coordinadora Programa Proniño – Región Metropolitana




[1] Fuente: Consejo Nacional de Educación

Prev Consejos para innovar en tu empresa
Next Emprendedores Carrusel - Alejandra Rojas

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment