La diferencia entre una Pascua y otra

En Semana Santa, el mundo cristiano recuerda la pasión y muerte de Jesús, por medio de diversas tradiciones que van desde las misas, ayunos y hasta platos especiales, hasta los huevitos de Pascua, entre otras. Sin embargo, buena parte de quienes conmemoramos estos hechos desconocemos su origen.

Para ello, es bueno remontarnos a la época en que vivió el hijo de Dios. Cabe recordar que Jesús nació en el seno de una familia judía, por ende, muchas de las tradiciones que se siguen practicando en las iglesias católicas tienen rasgos de las antiguas prácticas cotidianas de la población judía, y que presumiblemente también siguió a lo largo de su vida.

En el caso puntual de la Semana Santa, el primer día de esta festividad es el Jueves Santo y que recuerda el último día de libertad de Jesús antes de ser capturado por los solados romanos, tras ser traicionado por Judas Iscatiote. En la noche en que el “Mesías” será arrestado, celebró su última cena, marcando así un punto visagra en la cultura católica, ya que se instaura ese momento como el de la Eucaristía.

Pero ese momento tiene su origen en la Pascua judía, también llamada Pésaj, en donde se recuerda el éxodo del pueblo judío de territorio egipcio. Una de las tradiciones de esa festividad, que en rigor dura siete días, es comer pan ácimo o Maztá, el cual es un alimento horneado sin levadura, ya que según el relato bíblico, en el momento en que el pueblo hebreo abandonó Egipto no se alcanzó a leudar el pan.

Debido a esta tradición y a la cercanía de fechas entre el Pésaj y el momento en que Jesús fue arrestado, es que las Pascuas cristiana y judía se celebraban de manera simultanea, con diferencias en las costumbres pero muy pegadas unas de otras, lo cual provocaba confusión entre los seguidores de cada credo, sobre todo en cuanto a la denominación de la Pascua, ya que evidentemente los significados tanto para los seguidores del judaísmo como para los del cristianismo eran variables.

Sin embargo, el Concilio de Nicea I del año 325 d.C, fijó algunas reglas sobre la Semana Santa que hasta el día de hoy se siguen:

  • La Pascua de Resurrección se celebrara en un domingo
  • La festividad de la Pascua cristiana nunca debiese coincidir con el Pésaj
  • Los cristianos no podían celebrar Pascua dos veces al año
  • La Semana Santa se celebraría inmediatamente después de la primera Luna llena tras el equinoccio de Primavera

Este último punto es importante, debido a que el mundo cristiano se aseguró no celebrar la Pascua al mismo tiempo que la Pascua Judía, no sólo por la fijación de un parámetro natural de fecha, sino por la movilidad de ésta: es evidente que la primera Luna Llena tras el equinoccio no sucedería en la misma fecha que el año anterior.

Por otro lado, el calendario con el cual se calcula la fecha de la Semana Santa es el Alejandrino, el cual se usaba antiguamente para armar el Calendario de Alejandría. La adaptación a este cálculo fue posible gracias al matemático Dionisio el Exiguo, quien zanjó esta diferencia.

Este año, la Semana Santa se celebra entre el 1 y el 4 de abril, pero para el 2011, la festividad se desarrollará entre el 21 y el 24 de abril.

Prev Aprende inglés con la Colección Bilingüe de LUN y Disney
Next El Vía Crucis

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment