Dos cuentos para criar niños felices

Dos cuentos para criar niños felices

” Niños felices, contentos, con un buen desarrollo de su capacidad intelectual, y emocionalmente inteligentes, abiertos e integrados en la sociedad. Si quieres ayudar a tus hijos a realizar este importante aprendizaje, en estos cuentos vas a poder encontrar muchas pistas para llevar a cabo esta tarea gratificante para ambas partes”. A LEER!

JAPI, EL GUSANO FELIZ

Había una vez, una comunidad de gusanos que vivían bajo tierra. El mayor deseo de cualquier gusano era poder salir a la superficie y ver la luz. El rey de los gusanos era el encargado de llegar a la superficie y que todos pudieran ver la luz.

El rey de los gusanos daba un discurso cada mes, en el que contaba las novedades del reino. Pero siempre les decía lo mismo a sus súbditos: “Queridos gusanos, este es un año malo, seguimos bajo tierra y este año tampoco veremos la luz…“, decía mientras estaba sentado en su trono sin moverse.

Los gusanos después de oír el discurso del rey gusano, se iban al bar a comentar sus penas, y a hablar de esta tremenda crisis que están pasando…

gusano feliz

De lo que no se daban cuenta los gusanos es que llevaban metidos en esa crisis desde que nacieron, ya que nunca se habían propuesto de verdad salir al exterior y ver la luz.

Pero uno de los gusanos, llamado Japi, pensó por sí mismo y dijo: “Si el rey de los gusanos no es capaz de que salgamos bajo tierra y veamos la luz, yo crearé mi pequeña empresa para llegar a la superficie, y así haré que todos los gusanos puedan ver la luz.

Así pues, Japi se puso manos a la obra y con decisión se puso a trabajar mientras cantaba: “Soy un gusano feliz! Soy un gusano feliz!

El resto de gusanos cuando pasaban a su lado le preguntaban: “Japi, ¿por qué estás tan feliz? ¿acaso no sabes que estamos en crisis y que este año tampoco veremos la luz?

Y Japi contestaba: “Yo dirijo mi propio destino, y estoy convencido de que voy a ver la luz con mi empresa.”

Japi siguió trabajando sin importarle los cotilleos del resto de gusanos. Y finalmente, después de mucho esfuerzo, consiguió llegar a la superficie. Allí recogió una flor para demostrar que había llegado, y volvió de nuevo a su comunidad de gusanos.

Cuando llegó abajo con la flor, ofreció al resto de gusanos la posibilidad de hacer cumplir sus sueños y ver la luz, pero puso una condición: “A partir de ahora yo seré vuestro rey“.

Incluso el actual rey aceptó la condición y añadió: “Japi nos ha hecho nuestro sueño realidad, y ninguno de nosotros lo hubiéramos conseguido sin él, ya que Japi es optimista sobre el futuro. Yo me equivoqué, fui pesimista y no hice nada por llegar a ver la luz“.

Y así fue como Japi, el gusano feliz, llegó a ser rey de la comunidad y fue llevando en expediciones a todos los gusanos para que vieran la luz.

FIN

RIENDO SOY FELIZ

rio feliz

El Sr. Cielo estaba mirando a la Sra.Tierra, ella molesta le preguntó:

– ¿Tú no te cansas de mirarme día y noche? ¿Es que no tienes oficio, no tienes nada que hacer?

El Sr. Cielo molesto le respondió con un ruido que hizo que la Sra. Tierra se moviera.

Ella le contestó:

– ¿Es que tú estás loco? no ves que si me tumbas morirán todos, hasta Ud. Sr. Cielo?.
– Ja,ja,ja, no me hagas reír, mire si yo quiero la pongo patas arriba, la volteo y no pasa nada aquí arriba.
– Mire Sr. Cielo aunque Ud. no lo crea, sin mí Ud. no puede vivir, yo le hago mucha falta.

Entonces pasó el tiempo y los dos seguían discutiendo, de quien era el mejor. De pronto oyeron unas risas y se asomaron, era la jovencita Brisa y el jovencito Río que jugabanalegremente en un Peñón.

Preguntó la Sra. Tierra:

– ¿Y a uds. que les pasa?
– ¡Ay! Sra., nada.
– ¿No tienen oficio? ¿Es que el tiempo no vale nada para Uuds.?
– ¡Ay! Sra., respondió la joven Brisa, sí nos importa, estamos trabajando, pasamos el tiempo haciendo felices a muchos, yo refresco los campos, el suelo, las flores, los animalitos; el joven Río, mi gran amigo calma la sed de todos. ¿Por qué en lugar de estar peleándose y perdiendo su tiempo en cosas inútiles no vienen a jugar con nosotros?

El Sr. Cielo arrugó su frente y miró a la Sra. Tierra, no le gustó la idea, le daba envidia verlos tan alegres y felices. Entonces el Cielo y la Tierra pensaron hacerles una maldad a estos amiguitos. Comenzó a llover fuertemente, todos los que estaban cerca de ellos se fueron asustados y se alejaron.

Ya casi de noche comenzaron a aburrirse, se cansaron y se fueron a dormir. Cuando Brisa y Río se encontraron otra vez, se contentaron y juntos pensaron:

– A estos viejitos les vamos a hacer pasar un susto. Y Brisa con su pecho grande y fuerte, sopló y sopló despertando al Sr. Cielo quien empezó a gritar:

– ¡Ayúdenme, me caigo, me caigo!!!!

La Sra. Tierra que se encontraba también asustada porque el joven Río la tapaba con sus brazos y no podía hablar, sentía que se ahogaba, sacaba la cabeza, para ver al Sr. Cielo. En eso el joven Río y la pequeña Brisa, les preguntaron:

– Verdad que no pelearán más y que vivirán juntos y felices??
– Sí, sí, sí! Contestaron asustados los dos.

Entonces aquellos jóvenes dejaron lo que hacían y volvieron a estar tranquilos. La Sra. Tierra y el Sr. Cielo ahora son grandes amigos y cada vez que oyen la risa de los jóvenes, no les dicen nada porque entendieron que hay que ser Feliz y dejar ser felices a los demás.

FIN

Prev Segundo semestre en Netflix
Next Claves para criar a un hijo feliz

About Author

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment