Dr. Gourmet en Chile [Parte I]

Dr. Gourmet en Chile [Parte I]

El reconocido rostro de programas de gastronomía y nutrición en la televisión estadounidense y ganador del Emmy, Timothy Harlan, dictará una interesante y didáctica charla de su nuevo libro sobre dietas inteligentes en EIIGA 2013.

En el contexto de la primera versión de EIIGA, Encuentro Internacional de la Industria Gastronómica y Alimentaria, que se llevará a cabo los días 21, 22 y 23 de marzo en CasaPiedra,

En Carrusel, pudimos hablar con el y tener una entrevista en la cual nos daba consejos y buenas prácticas sobre la almentación durante el embarazo…

1. Si una mujer en un peso regular, pero que come comida no muy saludable, existe algún peligro de que su dieta pueda afectar su fertilidad? ¿Cuál es la mejor manera de estar preparado nutricionalmente para el embarazo?

Si las mujeres no están comiendo saludablemente corren el riesgo de varios problemas: de su capacidad de quedar embarazada y de tener un bebé sano.

Las mujeres antes del embarazo tienen patrones de alimentación que han sido analizados en numerosos estudios. Un indicio de que los patrones de alimentación de la mujer están bien, es cuando coinciden con uno de los tres planes de alimentación saludable:

• La dieta mediterránea

• La dieta DASH (Enfoque dietético para detener la hipertensión)

• El Índice de Alimentación Saludable (esto es una medida de qué tan bien la dieta de una persona se ajusta a las normas federales de Estados Unidos dietéticos)

Conforme al Índice de Alimentación Saludable, asociado con un menor riesgo de desarrollar diabetes gestacional en este estudio (una reducción del 46% en el riesgo). La dieta DASH redujo el riesgo en un 34% y la dieta mediterránea reduce el riesgo en un 24%. Nota: En este estudio se utilizó la dieta Amed (una dieta mediterránea alternativa adaptada para la población estadounidense). Un estudio previo realizado en Europa demostró una reducción del 35% en el riesgo para las personas siguiendo de cerca la dieta mediterránea.

Si bien es útil observar la reducción de riesgos para los distintos planes de alimentación, tal vez lo más importante a resaltar de este estudio es que si la dieta de una mujer concuerda con alguna de las dietas señaladas arriba, su riesgo de desarrollar diabetes gestacional durante el embarazo es significativamente menor de la mujer que come una dieta poco saludable.

Si bien parecía que se trataba de la dieta en su conjunto que aportaba a  la reducción del riesgo, los investigadores notaron varios componentes de la dieta que se asociaron con un riesgo mínimo. Estos incluyen frutas, nueces, granos de soya enteros y cereales con fibra, el consumo moderado de alcohol y la disminución del consumo de carne roja, carne procesada, grasas trans y bebidas azucaradas. Estos planes incluyen todas las frutas y verduras, granos enteros, y una disminución en el uso de las carnes rojas y los alimentos altamente procesados.

2. Usted hace un especial énfasis en el consumo de productos del mar durante el embarazo, sin embargo hay muchos profesionales que desalientan su consumo debido al alto contenido de mercurio. ¿Cuáles son los mejores alimentos y la mejor manera de consumirlos?

El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos recomienda que las mujeres embarazadas coman pescado hasta dos veces por semana. El pescado es una gran fuente de proteínas, es una grasa saludable para el corazón de las madres y puede ser importante para el desarrollo cerebral del bebé. El pescado puede ser una gran fuente de vitamina D y hierro.

Pero, ¿comer pescado puede disminuir el riesgo de un parto prematuro?

Un estudio reciente relacionado el consumo moderado de pescado (2-3 veces por semana) mostró una disminución significativa en el riesgo de parto prematuro en una población de mujeres que estaban en mayor riesgo de parto prematuro (Obstet Gynecol 2011:117:1071-1077).

Los investigadores entrevistaron a las mujeres que tuvieron anteriores partos prematuros y les preguntaron sobre su consumo de pescado desde el momento de la concepción hasta las 16 semanas de gestación. Las mujeres que comieron pescado regularmente eran significativamente menos propensas a dar a luz antes de las 37 semanas de gestación que las mujeres que habitualmente comían menos pescado o no comían. Esto era efectivo incluso cuando los investigadores ajustaron los factores relacionados con el parto prematuro como el tabaquismo, la edad, la educación, el índice de masa corporal, la raza y etnia.

La probabilidad de parto prematuro disminuyó con el aumento del consumo de pescado hasta 2-3 veces a la semana y luego aumentó ligeramente en las mujeres que comían pescado más de tres veces por semana. Muchos médicos advierten a las pacientes embarazadas no comer demasiado pescado o ciertos tipos de peces que se sabe que tienen niveles más altos de mercurio. Para mayor información ingresar AQUÍ

Directrices para el consumo de pescado

Evitar: Los peces grandes, depredadores. Contienen los más altos niveles de mercurio. Estos incluyen el pez espada, tiburón, caballa y pez azulejo.

Comprobar: con su departamento de salud local o la EPA acerca de los contaminantes en el pescado de los ríos o arroyos.

Disfrutar: Otros mariscos. Comer 2 comidas promedio. Si usted come más de 2 comidas en una semana, reducir la semana que viene.

Palitos de pescado y sándwiches de pescado son generalmente hechos de pescado con niveles de mercurio inferiores. El atún en conserva es más bajo en mercurio que los filetes de atún.

No coma mariscos crudos durante el embarazo. Los mariscos pueden contener virus y bacterias. Cocine los mariscos a una temperatura interna de 147 grados. Cocinar ostras y otros mariscos hasta que se abran, y desechar las que no se abra. Camarón y langosta se debe cocinar hasta que estén de color blanco lechoso.

No coma pescados ahumados refrigerados. A menudo éstos son ahumados a bajas temperaturas, lo que no asegura que los virus o bacterias hayan sido eliminados.  

Maximizar la cantidad de proteínas y ácidos grasos omega-3. Los ácidos grasos ayudan al desarrollo del bebé y a reducir al mínimo la contaminación por mercurio.

3. A todas las futuras mamás se les recomienda tomar vitaminas en el periodo prenatal. Muchos de los ingredientes son de origen químico o mineral, que no es el mismo que ser consumido en su estado natural. ¿Es necesario el consumo de vitaminas (como complemento) si se tiene una dieta rica en vitaminas, minerales y ácidos grasos? Cuáles son los alimentos que una embarazada no debe dejar de comer?

A las mujeres se les da este consejo sobre todo para asegurar que reciban niveles adecuados de ácido fólico. Si bien hay otras vitaminas y minerales que son clave, éste es fundamental para el desarrollo apropiado del cerebro del bebé.

Es posible obtener suficientes vitaminas y minerales en una dieta saludable para optimizar el desarrollo fetal. La clave es alimentarse con comida de buena calidad y evitando al máximo los alimentos procesados. De hecho, estudios recientes encontraron una relación significativa entre la dieta mediterránea y los bebés sanos.

Estudios aseguran que las mujeres con dietas en base a alimentos de alta calidad tienen un riesgo significativamente menor de tener hijos con problemas de nacimiento que las mujeres que no la siguen.

Las dietas de mejor calidad se asocian con hasta un 51%  menos de sufrir  anencefalia, un 34% de reducción de labio leporino, y un 26% menos de posibilidades de nacer con paladar hendido en comparación con la dieta de menor calidad.

Si bien esto no indica que las mujeres deben dejar de tomar suplementos de ácido fólico, parece indicar que hay otros nutrientes que pueden ser igualmente importantes en la reducción de defectos al nacimiento.

Los suplementos como el hierro son importantes también. Se recomiendan 27 mg de hierro al día para las mujeres embarazadas, en comparación con 18 mg para las mujeres no embarazadas. Durante el embarazo la mujer no sólo aumenta su propio suministro de sangre, sino también le da a su bebé el hierro necesario para apoyar su crecimiento antes del nacimiento y su desarrollo en la primera etapa de la infancia.

La deficiencia de hierro puede causar un parto prematuro, así como también niños de bajo peso al nacer. Sin embargo, un estudio reciente en el Reino Unido (donde las vitaminas prenatales no se recomiendan de rutina) encontró que el 80% de las mujeres tenían una ingesta inadecuada de hierro

Hay dos tipos de hierro en los alimentos. El que se absorbe de manera más eficiente es el que proviene de productos de origen animal. Los vegetales son una fuente importante de hierro y resultan abundantes en una dieta sana. Es posible obtener suficiente hierro con una dieta vegetariana.

Cuando se trata de reducir el riesgo de un bebé con problemas al nacer, todo indica que las mujeres embarazadas y sus bebés recibirán más beneficios de una dieta saludable que de un suplemento de vitamina por sí solo no puede proporcionar.

Recuerden leer la segunda parte de nuestra entrevista al Dr. Gourmet AQUÍ

Prev Decora huevitos de pascua
Next El fraude de nuestra educación

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment