Dulces y niños una complicada relación

Dulces y niños una complicada relación

“Niños sanos son adultos sanos”, por ello la alimentación de nuestros niños debe ser sana, alejándolos siempre del exceso de azúcar.

El cuerpo de un niño necesita consumir hidratos de carbono (que producen azúcar) hasta que estos representen el 50% del total de nutrientes que consume diariamente, pero cuando  se consumen de manera desordenada. Hay un mecanismo de regulación del apetito que se llama la hipoglicemia, que nos genera la sensación de hambre en la mañana y en la tarde.

Los dulces elevan los niveles de azúcar en la sangre hasta lograr un grado de glicemia considerado normal, con lo que se anula la sensación dapetito. Si un niño consume bizcochos, chocolates, galletas y todo tipo de dulces en la mañana, es lo más normal que a la hora del almuerzo no tenga hambre.

Los dulces están por todas partes, por lo que sería inútil tratar de borrarlos de la vida de los niños. Pero sí podemos restringirlos, disminuyendo su consumo entre comidas, distrayéndolos con otras actividades y brindándole nuestra cercanía y afecto.

 

Prev Lo que tienes que saber sobre la Ley de cuidado de los hijos
Next ¿Sabías que la astronomía del hemisferio sur se inició en el cerro Santa Lucía?

About Author

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment