Ecografías: Somos padres antes que nazca

Ecografías: Somos padres antes que nazca

Conversando con diferentes mujeres seguidoras de carrusel, detectamos que muchas se empezaron a sentir madres antes de tener a su guagüita en brazos. 

La confirmación de un embarazo positivo ya es un acercamiento, pero otro momento clave es la primera ecografía.

Carlos Díaz Mejías, Gíneco-obstetra, especialista en medicina materna fetal de Clínica Las Condes conversó con nosotros y nos explicó que las ecografías debieran ser, por norma, 3 como mínimo: entre las 11 y 14 semanas, otra entre las 22 y 24 y, finalmente entre las 34 y 36 semanas.  Sin perjuicio de lo anterior, dependiendo de las formas de trabajo, se pueden hacer algunas más, como al inicio para el diagnóstico del embarazo y otras entremedio para observar elementos de crecimiento, características estructurales o de líquido amniótico o de placenta.

“La eco” busca ver la normalidad del embarazo, factores de crecimiento normal o de riesgo de tener algún problema más adelante, posteriormente el foco se centra en el tema anatómico y determinación de alteraciones por medio del doppler de arterias uterinas.  En una ecografía hecha cerca del término del embarazo, los médicos se concentran en la normalidad del crecimiento, normalidad de la placenta y las condiciones con que se pueden enfrentar al minuto del parto.

Relación con los padres desde el primer ultrasonido

El vínculo que genera este examen, como ya mencionamos, va más allá de la madre.  En el caso del papá , Carlos Díaz cometó que para los papás lo más importante es participar de las ecografías.  “Se observa que cada día es más importante la participación de los papás en los controles ginecológicos u obstétricos.  Además que al estar presente en la eco, ellos ya tienen mayor conciencia de que el feto está vivo o que se mueve, ya que, uno como papá, no siente lo mismo que la mamá durante las 24 horas del día”.  Es muy bueno sentirse parte de todo este proceso ya que no se trata de algo entre la mamá, el feto y el doctor, es una situación dónde los protagonistas son la mamá, el papá, el feto y en segundo lugar el médico tratante, que sólo los está ayudando.

 

 

 

 

Prev Los niños y la televisión: ¿Amigos o enemigos?
Next Consejos para enfrentar la repitencia de un hijo

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment