Estimula a tus hij@s en casa (2): 10 a 16 meses

Continuando con esta serie, hoy hablaremos de los niños y niñas entre los 10 y los 16 meses de edad, que a esta edad están desarrollando rápidamente las habilidades que necesitan velocidad: se arrastran, suben y aprenden a caminar.

Esto es un logro grande. Mientras que sus habilidades físicas se amplían, así se hacen sentido de sí mismos, de su capacidad y de su independencia mientras que pueden explorar el mundo por ellos mismos. Pero, recuerda, a pesar de que tu hij@ pueda comenzar a movilizarse o aventurarse con mayor facilidad, todavía ellos necesidades de ti como “base segura” cuando el mundo se vuelve asustadizo o se presentan muchos estímulos novedosos.

Juegos.

  • La ciudad del niñ@.

Coloque cajas para crear los túneles para que  gateen y se escondan. Utilice cajas de embalaje grandes para hacer casas de juego, corte los lados de la caja como ventanas y utilice las gualetas como puertas así los niños pueden abrirla y cerrarla. El jugar dentro y el arrastre a través de las cajas anima el desarrollo de los músculos. Utilice diferentes  texturas en el interior de las cajas, o simplemente dejando la alfombra como la base de la “casa”, también deje juguetes con música en esquinas y proporcione canastas con objetos coloridos para vaciar y para rellenar.

ciudaddecajas.jpg
Fotos: cc511

  • Funcionamiento en texturas.

Aproveche la curiosidad de su bebé sobre texturas y quítele  los zapatos y llévelo al jardín a través de una variedad de texturas, tales como arena, concreto, pasto húmedo y tierra. Actividades como éstas promueven conocimiento sensorial, pues él  o ella trabaja con la información de sus cinco sentidos. Siempre es bueno acompañar con palabras y gestos.

jugandoeneljardin.jpg
Foto: Phillip J. Bayer

  • Montañas de tallarines.

Cocine spaguetti y cuele. Ponga a su bebé en su silla y coloque una pila del tallarín en un plato. Anime a su niño que toque, rasguñe, llene, aplaste e incluso pruebe el tallarín. Esto construye los músculos finos de las manos  que se necesitan para dibujar y escribir y es una experiencia sensorial también, en el tacto y en el gusto

jugandotallarines.jpg
Foto: malweth

  • Mímica.

Párese delante de su niño y realice una acción como saltar. Diga, “¿Puede (el nombre del niño) saltar?” Después de que él haga esto, intente otra acción como tomar algo grande, levantar los brazos o agitarlos como el adiós. Esta actividad promueve a su niño el crecimiento físico, coordinación y las habilidades del balance, así como le dan una ocasión de practicar el seguir las direcciones, una habilidad cognoscitiva importante.

Prev ¡Hay algo en el desván!
Next Rapunzel

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment