Evitando el consumo navideño

Diciembre, para muchos es el mes más estresante del año. Los malls, tiendas y supermercados atestados de personas la mayoría apurada, mal genio e impaciente. Vemos padres desesperados comprando, otros endeudándose más de la cuenta por dar a sus hijos los regalos que piden, muchos tristes pues no tienen como regalar. Somos bombardeados diariamente por publicidad que fomenta el consumismo y con mensajes que dan a entender que la Navidad sin regalos no tiene sentido.

Por eso cabe preguntarse ¿Cuál es el verdadero sentido de la Navidad?. Eso fue lo que con mi marido nos preguntamos cuando se acercaba la primera Navidad de mi hija, hace ya 4 años.

Para los creyentes en Dios, lo importante debería ser el nacimiento de Jesús, al menos eso pienso. Pero para nosotros, que no somos creyentes, fue difícil decidir que inculcaríamos a nuestros hijos sobre la celebración de Navidad. Lo que si teníamos claro, es que evitaríamos entrar en la desesperación de buscar regalos y promover el consumo despiadado.

Como familia decidimos, que nuestros hijos deberían aprender que hay mas felicidad en entregar que en recibir, por eso cada año vamos al correo a escoger una carta para hacer un regalo a algún niño que no pueda recibirlo, el mismo 24 de diciembre antes de cenar vamos junto a mi hija (mi hijo es muy pequeño aún) a entregarlo, le explicamos que el Viejito Pascuero no puede dar regalos a todos los niños y es por eso que lo ayudamos. Mi hija cuenta con mucho orgullo que entregó regalos a otros niños y que quedan muy felices.

Tampoco hacemos un festín de regalos después de cenar, solo lo reciben los niños, no nos entregamos regalos entre adultos. Mi hija sabe que el Viejito le trae un regalo para Navidad, y no le escribe carta ni pide regalos. Para ella cada navidad es una sorpresa al abrir su regalo. Independiente que luego reciba más regalos del resto de la familia, ella solo espera un regalo y es feliz.

Lo importante es pasar una linda noche, reunidos en familia, que nuestros hijos y nosotros mismos no seamos participes de este sistema que fomenta el apego a lo material, por sobre la unión, amor y alegría que debería reinar en Navidad.

Con esta reflexión, quiero desearles a todos una muy Feliz Navidad, que sea una noche especial junto a sus familias y seres queridos, un gran abrazo.

Para leer otros post de la Pame puedes ingresar a su blog 100% mamá

Prev Navidad lejos de casa
Next Alimentación saludable para fin de año

1 Comment

  1. Que dificil desición tener que elegir que queremos que piensen nuestros hijos de la Navidad, yo tengo varios sentimientos contradictorios, por un lado para mi lo más importante es inculcarle que en Navidad se celebra el Nacimiento de Jesús hijo de Dios, porque soy creyente. Pero a la vez no veo que haya problemas en festejar con regalos, mientras económicamente se pueda no veo que sea malo….no estoy de acuerdo en endeudarse para comprarlos. Este año mi bebe tiene un año y medio, el año pasado sólo le hicimos un regalo porque era muy pequeñito y la verdad no sabiamos que le servia, pero ahora es distinto porque conocemos sus gustos y sabemos que cosas le serviran más….pero el tema se nos ha escapado un poco de las manos, porque gracias a Dios le hemos podido comprar muchos regalos….no sé si estará mal, pero siento que si puedo hacerlo porque no….también hemos colaborado con el resto, porque también quiero que desde chico apreenda a ser generoso, pero es realmente difícil saber si uno lo está haciendo bien o mal…..y obviamente uno se cuestiona….estará bien que le demos tantos regalos??? Por otra parte creo que no es bueno hacerle regalos por todo a los niños, ya que según yo se acostumbran a recibir de todo, en cualquier fecha…entonces vienen mi pregunta, si no lo premio con regalos durante el año por sus buen comportamiento, cuando le doy regalos o le compro juguetes? para mi es bueno hacerle muchos regalos el día de su cumpleaños y en navidad…..sólo el tiempo me diría si me equivoco o no….

    Reply

Leave a Comment