Fecundación artificial: Una alternativa viable para ser padres

Fecundación artificial: Una alternativa viable para ser padres

Cuando una pareja decide ser padres no se imaginan que pudiera existir algún problema para concebir. Sin embargo, la Organización Mundial de Salud, OMS,  estima que entre un 8 y 10% de las parejas experimenta algún tipo de infertilidad.

Esta situación puede generar una serie de conflictos dentro de la relación, afectando el estado emocional de la pareja.

Una vez asumido el problema y resueltos los conflictos, con ayuda psicológica si es necesario, hay que comenzar a ver las alternativas que los avances médicos nos ofrecen para cumplir el sueño de ser padres. Es aquí donde la inseminación artificial aparece como una exitosa alternativa.

La fecundación artificial consiste en la colocación de una muestra de semen, previamente preparada, en el interior del útero de la mujer con el fin de incrementar el potencial de los espermatozoides y las posibilidades de fecundación del óvulo. Con este sistema se busca acorta la distancia que separa al espermatozoide del óvulo y facilitar el encuentro entre ambos.

Para este procedimiento hay dos alternativas. La primera es utilización del semen de la pareja, que está recomendado para quienes tiene problema de esterilidad de origen desconocido, mujeres con problemas de ovulación, alteraciones a nivel del cuello uterino y hombres que presentan defectos leves o moderados en el semen a nivel de concentración o movilidad.

La segunda posibilidad contempla la utilización de semen de donante, que se utiliza en hombres que tienen espermatozoides de mala calidad o ausencia de estos y varones portadores de una enfermedad genética que no puede ser detectada en los embriones.

Pero no solo se puede optar por una inseminación con donante en casos de problemas de concepción, también pueden hacerlo mujeres sin pareja que añoran ser madres.

IVI es uno de los centros pioneros en reproducción asistida a nivel internacional, que presenta el  90% de éxito en los tratamientos de embarazo.En esta clínica realizan una evaluación personalizada para determinar el mejor tratamiento de fertilidad.

El proceso comienza con la estimulación ovárica e inducción a la ovulación, que consiste en incrementar las posibilidades de éxito  de embarazo, ya que la mujer sólo produce un folículo -y por tanto, un óvulo- en cada ciclo menstrual.

Asimismo,  para que la inseminación artificial tenga éxito es necesario que al menos una de las trompas sea permeable y que el semen contenga una concentración mínima de espermatozoides móviles que permita realizar la técnica. En esta fase se estimula el ovario para que produzca más óvulos de forma natural y su duración oscila entre 10-12 días.

Por otra parte, se selecciona y concentran los espermatozoides de mejor movilidad y así optimizar la calidad de la muestra que se utilizará para la inseminación.

Cabe recordar la importancia de evitar el estrés y la ansiedad durante este proceso, ya que la falta de estabilidad emocional podría afectar el procedimiento. Es fundamental poder estar lo más tranquilos posible en esta etapa y tratar de buscar apoyo psicológico para enfrentar de la mejor manera este tratamiento.

 Para más información sobre la fecundación asistida visita Clínica IVI

Prev Ganadores de los concursos Carrusel
Next ¿Qué pasó con papá?

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment