Futura mamá y papá, conoce tus derechos

Futura mamá y papá, conoce tus derechos

Hoy en día se habla mucho de la violencia obstétrica, pero no todos sabemos a que se refiere.

Muchas mujeres sufren al darse cuenta de que fueron victimas y que ni siquiera sabían lo qué era, solo sabían que no se habían sentido 100% a gusto durante su trabajo de parto y parto, pero no estaban seguras de por qué y una vez que vieron a sus hijos olvidaron todo, o intentan olvidarlo incluso años después.

Solo existe una definición oficial hoy en día, la ley de Venezuela define violencia obstétrica como la apropiación del cuerpo y  procesos reproductivos de las mujeres por prestadores de salud. El trato jerárquico deshumanizador, el abuso de medicalización y la patologización del proceso natural de gestar y parir, son algunas de las manifestaciones de este tipo de agresiones.

Algunas de las practicas mas comunes de esta forma de violencia esta la episiotomía de rutina, el uso de forceps sin el consentimiento de la madre, la cesárea innecesaria, maniobra de Kristeller, etc.

La violencia obstétrica ya no es considerada una anomalía o característica de un grupo médico, sino como una práctica generalizada instaurada desde el paradigma medico. Muchas mujeres se sientes violentadas más allá de la situación de parto específicamente, ya que escuchan burlas, lenguaje ofensivo, se sienten obligadas a hacer lo que dice el médico y sin el poder para pedir una explicación por ejemplo sobre por qué a los 4 meses de embarazo, el obstetra ya ha decidido que es necesario agendar una cesárea sin causa médica alguna. le dicen que es lo mejor para la guaguita y una madre no se atreve a estar en desacuerdo con esa decisión.

Un grupo de investigadoras de la Universidad de Chile estudiaron los casos de 508 mujeres que habían tenido sus partos en dos establecimientos de salud pública de Santiago. El estudio titulado Assessment of the implementation of the model of integrated and humanised midwifery health services in Santiago, Chile, arrojó que el 92,7 por ciento de los partos fue intervenido médicamente a través del uso de oxitocina sintética, anestesia epidural y rotura artificial de membranas, contraviniendo las Recomendaciones para el Parto Humanizado de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Manual de Atención Personalizada del Proceso Reproductivo del programa gubernamental Chile Crece Contigo.

Al día de hoy solo Venezuela, Argentina y México han legislado en contra de la violencia obstetrica. En Chile no existe una ley que ampara a las mujeres vistimas de este tipo de violencia. El Colegio de Matronas ni la Sociedad Chilena de Ginecología y Obstetricia se han declarado en contra de estas prácticas. El Serman tampoco ha hecho una declaración ni tomado medidas para apoyar a las victimas. Lo único que pueden  hacer las mujeres que han sufrido violencia obstétrica es invocar la ley 20.584 en un procedimiento administrativo. El problema es que esta ley considera el maltrato como un caso aislado producto de la negligencia o descuido del equipo medico, así minimizando su envergadura.

 

  Test de violencia obstétrica 

 

Mientras estabas internada en la clínica u hospital, con contracciones de trabajo de parto,

1. ¿El personal de salud hacía comentarios irónicos, descalificadores o en tono de chiste acerca de tu comportamiento?

2. ¿Te trataron con sobrenombres (gorda) o diminutivos (gordita-mamita-hijita) como si fueras una niña incapaz de comprender los procesos por los cuales estás atravesando?

3. ¿Fuiste criticada por llorar o gritar de dolor, emoción, alegría, durante el trabajo de parto y/o el parto?

4. ¿Te fue difícil o imposible preguntar o manifestar tus miedos o inquietudes porque no te respondían o lo hacían de mala manera?

5. ¿Se realizaron alguno o varios de los siguientes procedimientos médicos sin pedirte consentimiento o explicarte por qué eran necesarios? Rasurado de genitales – Enema – Indicación de permanecer acostada todo el tiempo – Rotura artificial de bolsa – Administración de medicación o goteo para “apurar” el parto – Tactos vaginales reiterados y realizados por diferentes personas – Compresión del abdomen en el momento de los pujos – Episiotomía – Cesárea – Raspaje del útero sin anestesia

6. En el momento del parto, ¿te obligaron a permanecer acostada boca arriba aunque manifestaras tu incomodidad en esa posición?

7. ¿Fuiste obligada a quedarte en cama impidiéndote caminar o buscar posiciones según tus necesidades?

8. ¿Se te impidió estar acompañada por alguien de tu confianza?

9. ¿Se te impidió el contacto inmediato con tu hija/o recién nacido antes de que se lo llevara el neonatólogo para control? (acariciarlo, tenerlo en brazos, verle el sexo, hablarle, darle el pecho, etc.)

10. Después del parto, ¿Sentiste que no habías estado a la altura de lo que se esperaba de ti (que no habías “colaborado”)?

11. Podrías decir que la experiencia de la atención en el parto ¿te hizo sentir vulnerable, culpable o insegura?

 

Si la respuesta a cualquiera de estas preguntas es sí,

Fuiste víctima de violencia obstétrica. 

Fuente: Colectiva Maternidad Libertaria

 

¿Qué hacer en caso de violencia obstétrica? 

Escribir un relato de la violencia obstétrica y su contexto de realización, de la manera más detallada posible.

Hacer llegar el relato acompañado de una carta formal donde se solicite una sanción específica a la dirección de la clínica u hospital. Existe registro de al menos dos casos, en que las mujeres denunciantes, además de indemnización pecuniaria y disculpas, han exigido que los responsables del abuso asistan a cursos para aprender sobre violencia obstétrica y parto humanizado.

En caso de no recibir respuesta, o de que esta no sea satisfactoria:

En el caso de que el prestador de salud sea público, dirigirse a la Oficina de Información, Reclamos y Sugerencias OIRS del Ministerio de Salud y poner un reclamo invocando la ley 20.584 Sobre derechos y deberes de los pacientes. También puede hacerse mediante la páginahttp://oirs.minsal.cl/

En el caso de que el prestador de salud sea privado, puede solicitarse una mediación o interponer una denuncia en  la Superintendencia de Salud.

Para saber más sobre el parto respetado visita Relacahupan Chile

Prev Embarazo tardío aumenta frecuencia de diabetes gestacional
Next Panoramas de fin de semana (27 al 30 de noviembre)

1 Comment

  1. Un artìculo tremendamente interesante y desconocido para mì . Mi hija serà mamà por primera vez y anhelo que su parto sea una bella experiencia para ella y el bebé . Està recibiendo toda la informaciòn pertinente y esta es una màs y me atreverìa a decir que la màs importante , mil gracias .

    Reply

Leave a Comment