Hernia umbilical

Si bien es habitual que el ombligo, en determinado momento del embarazo, se “salga” y quede al mismo nivel de la panza, es recomendable que consultes a tu médico para que descarte la posibilidad de que sea una hernia umbilical si éste sobresale demasiado.

Este tipo de hernia rara vez es grave, por lo general se resuelve sola después que el bebé nace, pero como una medida de precaución, es mejor que conozcas de qué se trata, cuáles son sus síntomas y tratamiento.

La hernia umbilical se puede desarrollar cuando una pequeña parte del intestino empuja contra el espacio alrededor de su ombligo.  Así que si tú notas un bulto extra alrededor del ombligo, deberás consultar.  No hay necesidad de pánico, este tipo de hernias generalmente se resuelven por sí mismos o sólo requieren un procedimiento menor para reparar.

En general esta patología no requiere cirugía, aunque siempre hay excepciones, por ejemplo cuándo es muy dolorosa, debido a los órganos o tejidos atrapados en la hernia.  Si no se recibe el tratamiento adecuado, puede convertirse en algo peligroso.

SÍNTOMAS

Si el nivel de sensibilidad alrededor del ombligo aumenta, por ejemplo cuando toses o después de algún esfuerzo, podría tratarse de la presencia de una hernia umbilical.  Debes estar alerta a síntomas como hinchazón, dolor o decoloración.

Si es necesario recurrir a una cirugía, por lo general es ambulatoria, se realiza bajo anestesia general y es de bajo riesgo.

Prev Bono de Consulta Médica Respiratoria
Next Cambios de humor durante el embarazo

1 Comment

Leave a Comment