Jardines inclusivos, actitud positiva ante la diferencia

Jardines inclusivos, actitud positiva ante la diferencia

La educación inclusiva es una tarea para todos los docentes. Aquí los estudiantes no se adaptan a la metodología y currículo, sino que el profesor debe aplicar su sistema a la necesidad de sus estudiantes para ofrecerles un óptimo desarrollo integral que lleve a una sociedad más justa y democrática.

De esta manera, los niños con discapacidades pueden ser aceptados sin discriminación y participar alegremente de todas las actividades escolares. No obstante muchos jardines dicen ser inclusivos por tener uno o dos chicos con problemas estando lejos de la verdadera inclusión, ya que la integración no es algo que se da espontáneamente, sino que por el contrario, es un proceso que requiere de toda la comunidad escolar para llevarse a cabo. Por su parte el papel principal del docente es estar abierto al cambio y a las estrategias educativas especiales, según lo expresado por el Servicio Nacional de la Discapacidad, (SENADIS).

Patricia Soto, Directora del Jardín Inclusivo “Nuevo Mundo” de la comuna de Peñalolén, señaló que “gracias a la educación inclusiva los niños y niñas con discapacidad tienen las mismas capacidades de aprendizaje que los demás alumnos y además esta permite valorar y respetar las diferencias de los demás convirtiéndose así en una herramienta efectiva en la lucha contra la discriminación”.

Más de 100 niños atiende el jardín infantil “Nuevo Mundo” el que es un ejemplo de integración al recibir a niños y niñas con y sin discapacidad. Donde no sólo busca entregar educación de calidad a los niños de la comuna que presenten necesidades especiales, sino que también a hijos de extranjeros, niños de familias que pertenezcan a alguna minoría étnica, hijos de madres solteras y/o adolescentes, niños o niñas al cuidado de sus abuelas, pequeños en situación de pobreza o expuestos a situaciones de vulneración de sus derechos.

Para la JUNJI, el gran desafío de la educación inclusiva es que el currículo ha de lograr el difícil equilibrio de responder a lo común y lo diverso, ofreciendo aprendizajes universales para todos los niños y niñas, que les asegure la igualdad de oportunidades al inicio de la educación.  

 

Prev Un San Valentín especial
Next Panoramas veraniegos: ¡Que no se acabe la diversión!

About Author

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment