Los Jardines Infantiles del Siglo XXI

Jardines Digitales 3

Concientes de que los niños se familiarizan mejor con las tecnologías complejas de esta era, en Chile se han ido creando progresivamente los jardines infantiles con educación digital. Toda una novedad en un país cuya masificación de la Internet y los computadores se ha dado desde hace aproximadamente 15 años.

Y es que las nuevas generaciones van complementándose a los nuevos escenarios tecnológicos: antes era muy complicado tener acceso a herramientas de trabajo tan caras y necesarias como la maquina de escribir y, desde finales de los ochenta, el computador personal. Hoy en día varias casas cuentan con computador y muchas de ellas con acceso a la red.

El Censo del año 2002 arrojó que el 20,5% de los hogares tenían computador, de los cuales el 10,2% posee acceso a Internet. De ahí que la alfabetización digital se ha convertido en el actual desafío de las autoridades educacionales chilenas para llegar con mayor propiedad hacia el progreso social, un compromiso que fue adquirido desde la presidencia de Ricardo Lagos de cara al 2010, año en el que se proyecta que un millón de personas se alfabetice digitalmente.

Hacia ese camino apunta Fundación Integra, quienes desde el 2007 han implementado un programa llamado “Jardín Digital”, el cual consiste en proveer de computadores a las salas de clases con programas educativos que ayudan el aprendizaje de los niños, al mismo tiempo que los acostumbra a codearse con los teclados y las funciones propias de los softwares computacionales.

Este programa, que ya fue declarado un “Proyecto Bicentenario”, ha sido implementado en la totalidad de los jardines infantiles Integra a lo largo del país. Esto es 1.764 salas de clases cuentan con computador, cubriendo la necesidad educativa de 41 mil niños de edades entre 3 y 5 años.

“Con esta iniciativa, buscamos reducir la brecha de acceso a las tecnologías de los sectores económicamente más vulnerables y mejorar las condiciones de aprendizaje, aunque por el estudio comprobamos que muchos conocen la tecnología a través de cibercafés, en su casa o de amigos”, declaró Loreto Amunátegui, directora ejecutiva de Integra, acerca del programa.

Las condiciones en que se da este programa son particularmente especiales: el ordenador no se encuentra en una sala habilitada como laboratorio, como sucede varios establecimientos educacionales, sino en la misma sala de clases, asemejando la presencia del computador como lo estuviera en cualquier living o dormitorio de la casa.

En el computador, el niño aprende de lenguaje, matemáticas, idiomas y actividades artísticas. A modo experimental, mientras un grupo de niños usa el PC habilitado, otro grupo hace las mismas actividades de manera tradicional. La idea con esto es que los menores aprendan a compartir el equipo y a desarrollar el trabajo en grupo, mientras son guiadas por las educadoras de párvulos, las cuales también incentivan al alumno a explorar los programas.

Actualmente, Chile posee programas educativos certificados por Integra y el Mineduc que provienen desde España. Se espera que en los próximos años se fabrique un software local para enriquecer esta iniciativa.

Al mismo tiempo, el tema de los jardines digitales es un asunto relevante para universidades y casas de estudio en general. De hecho, el próximo 2 y 3 de noviembre se realizará un seminario sobre esto en el Centro de Extensión de la Universidad Central.

El encuentro, titulado “A un clic del Bicentenario: niños y niñas aprendiendo con tecnología”, busca compartir las experiencias adquiridas gracias a la implementación de los jardines digitales y otras relacionadas al acceso de los menores en etapa preescolar a la tecnología digital.

En la oportunidad, expondrá la experta española en tecnologías en entornos infantiles, Rosalía Romero. La especialista, autora del libro “El rincón del Ordenador”, fomenta el uso del computador en la sala de clases, de manera de situarlo en un plano cotidiano el aprender con esta herramienta.

El acceso de los niños a la tecnología digital es un hecho que poco a poco crece y agarra fuerza. La familiarización con estas herramientas por parte de los menores y el incentivo de algunos jardines infantiles permite que Chile avance en esta materia, concretando la posibilidad de alfabetizar a las nuevas generaciones.

Foto: Integra

Prev Ganadores del concurso Spa y Wellness Kutralco
Next Ganadora de libro sobre bullying escolar en Seminario de Universidad Central

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment