La tolerancia a la frustración

La tolerancia a la frustración

Cada día que pasa, vemos a jóvenes  y niños decir que están estresados, que tienen depresión, que se sienten frustrados, que no saben que hacer con sus vidas, que quieren dar un paso al lado de lo que están haciendo para tomarse tiempo, para pensar, pues se sienten atrapados.

Es más, las universidades hoy en día están abriendo grupos de apoyo para estos jóvenes, pues desertan de las universidades sin mediar explicación, entonces nos preguntamos a que se debe esto, algo estamos haciendo mal como sociedad, como familia, pues es importante recordar que la familia es el primer agente socializador y educador, no la escuela, no los profesores, no los grupos de deporte, la familia es y debiese ser siempre nuestra guía, apoyo y pedestal para enseñarnos y recordarnos cuales son nuestros parámetros a seguir.

La raíz de todo esto radica en nuestra infancia, en como nos enseñan y enseñamos a nuestros niños y niñas a resolver los conflictos que van apareciendo, sin solucionarles las cosas, sino enseñando, entonces aquí nos preguntamos que significa ser tolerantes a la frustración , y es tan simple como aprender a enfrentar los problemas que se nos presentan, a  aceptar los NO que recibiremos a lo largo de la vida, pues de esta manera les enseñamos a calmarse, a frenar sus impulsos ,a esperar y por sobre todo que él aprenda a decir no a muchas tentaciones el día de mañana. Es importante recordar sobre todo a nosotros los adultos que el frustrarse de pequeños no es malo, no dejará secuelas, ni nada parecido, así que padres y madres a no tenerle miedo a decir no por culpa.

En este punto nos preguntamos también que cosas influyen en aprender a ser tolerantes a las frustraciones, primero, tenemos las características biológicas, aquí encontramos el carácter de los niños/as ,el ser impulsivos y autoexigentes, debemos recordar siempre que cuando los niños y niñas son pequeños los adultos debemos a ayudar a modelar estas conductas, aquí también encontramos las características que nos entrega el medio en el cual nos desenvolvemos , es decir la familia y todo lo que rodea  los infantes, la sobreprotección es un factor importantísimo, pues mientras más les enseñamos que podemos solucionar sus problemas de niños  les estamos diciendo entre líneas que siempre solucionaremos sus problemas.

A continuación  características que debemos tener en cuenta para poder guiar a nuestros niños y niñas para aprender a ser tolerantes a la frustración.

Impacientes e impulsivos , los niños con estas características aprenden a lo largo de la vida que necesitan satisfacer de forma inmediata sus necesidades puesto que al no ser así explotan en llanto o pataletas, pues saben que recibirán un premio de consuelo o simplemente lo que ellos desean.

Límites ,desde que los niños nacen creen que el mundo gira en torno a ellos, por ende, se molestan lloran y hacen pataletas cuando los limites se marcan, por eso en necesario que los límites sean claros, firmes, pertinentes y acorde a la edad de cada niño/a.

Enseñar que nuestros limites terminan donde comienzan los de los demás. Y por último recordar que cuando se colocan límites es importante no entregar premios de consuelo, sino consigues lo que quieres te doy esto para que no hagas pataleta y no llores, recordar siempre que debemos ser firmes.

Estimulando la tolerancia.

Aquí entramos en un ámbito muy importante, que es el aprender a expresarse, si enseñamos a los niños y niñas a decir que es lo que les molesta ,que sienten, es decir que verbalicen sus estados, ellos podrán bajar sus niveles de frustración, porque aprenderán que existe la vía de la comunicación verbal, aprenderán que los problemas se pueden solucionar conversando y no con pataletas, llantos o golpes, por eso es relevante que desde pequeños enseñemos a nuestros niños a expresarse y por ende que los adultos aprendamos a escuchar. Algo tan simple como la verbalización de nuestros estados y de no dar en el gusto en todo nos ayudará a educar a niños felices, responsables y tolerantes.

Ahora a tratar de ponerlo en marcha, fuerza, y recordar siempre ser firmes, lo que hacemos hoy tendrá gran incidencia en el adolescente y posterior adulto del mañana, pues somos nosotros los adultos, las familia las responsables de los niños, nadie más que nosotros. 

Prev Ganadora concurso Nuevo Soft Concentrado
Next CONCURSO: Pásalo bien en la lluvia con Bebé Urbano

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment