Lactancia: ¿algo privado o público?

Lactancia: ¿algo privado o público?

 

Hace unos días la cuenta de facebook de una mamá  fue clausurada, porque aparecía dándole pecho a su hijo. La madre es una psicóloga que buscaba ejercer un activismo para lograr un postnatal de siete meses, y exige que se respeten los derechos de ser madre, con todo lo que eso conlleva. Aunque esto pasó hace algunos días, el debate continúa. Qué creen ustedes: ¿censura a la maternidad o realmente es algo que debiéramos hacer en privado y no exhibirnos mientras damos de amamantar a nuestros hijos? Estamos atentos a su opinión!

Fuente: La Nación

Una psicóloga chilena se hizo un Facebook destinado a informar sobre los beneficios de la lactancia materna para ejercer activismo a favor de un postnatal de seis meses. En la foto de perfil puso a una mujer dando pecho, y alguien denunció que esto producía alguna especie de menoscabo en su persona, a la moral pública o lo que sea. Facebook procedió a cerrar el perfil.

¿TETAS DEL MAL?

“Lo que pasa es que subí la foto de perfil a propósito de lactancia y salud mental”, relata Leslie Power Labbé, psicóloga y activista cuyo perfil fue clausurado. “El 31 de enero me notificaron que me cerraban la cuenta porque atentaba contra personas y colectivos. ¿Hay un tema político o económico? Más que censurar el desnudo están censurando una actitud de maternidad, una función que hace que la especie sobreviva”.

“No me sorprende, porque no soy la primera mujer a la que censuran por fotos de lactancia”, comenta la afectada. “Podía esperar que sucediera. Pero me molesta”. De hecho, incluso existe un grupo en esta red social (no censurado aún) llamado “¡Hey, Facebook: Dar pecho no es obsceno!”, en el cual muestran imágenes y videos de esta actividad, que ha permitido a la raza humana existir y propagarse.

Según Leslie, todo esto responde a un problema estructural. “No se nos informa sobre la lactancia porque el sistema necesita mujeres trabajando, las que necesitan dejar a sus hijos con otras mujeres que, a su vez, dejan a sus hijos en Perú para que otros los cuiden”.

“Todo esto genera un círculo del abandono”, agrega la psicóloga. “Esto no es represión contra el desnudo. ¿Entonces por qué Facebook censura? Claramente alguien denunció el contenido, que representaba una actitud pro-lactancia y pro-apego”.

CIBERDICTADURA

“Para que una página sea cerrada tiene que haber denuncias, así que por lo menos un par de personas tienen que haber denunciado el tema, y eso pasa por una cuestión cultural”, comenta Uri Martinich, consultor de posicionamiento en red y experto en redes sociales. “A mí me sorprende negativamente que en Chile se considere que una foto de lactancia es ofensiva o pornográfica. Lo encuentro tremendamente estúpido, pero como son normas culturales, quizás Facebook tuvo en cuenta eso”.

“Facebook es una red cerrada con sus políticas, donde pueden cerrarte la cuenta cuando quieran o por lo que quieran sin derecho a reclamo alguno”, observa el consultor. “No hay nada que hacer al respecto. Otras redes más descentralizadas fracasaron. Ahora predomina Facebook y estás amarrado a sus reglas”.

“Las políticas de uso de Facebook son gigantes y les dan la posibilidad de hacer cualquier cosa. Deben ser extremadamente ambiguas, dejándole a ellos siempre el criterio para cortar o no un perfil”, advierte Uri. “Aquí la justicia no opera para todos por igual: La página o los grupos no te pertenecen a ti. No le pertenecen ni al creador ni a la empresa creadora, le pertenecen a Facebook. Es un ecosistema por sí solo, es una dictadura. Te riges bajo reglas que puedes cambiar”.

Por eso es delicado que Facebook tenga tanto control sobre nuestra información, y como no es una empresa que esté abierta a la bolsa ni es auditada ni nada, no sabes lo que hacen con ella.

ACTIVISMO 2.0

Facebook aprovecha la naturaleza gregaria del ser humano, y en ella basa su modelo de negocios. “Para las empresas y las personas, uno está donde está el resto. Las empresas van donde están sus clientes y las personas donde están sus amigos”, expresa Martinich. “Estás obligado a estar o te pierdes de muchas cosas: Carretes, cumpleaños, las fotos de tu sobrina, etc. La gente que decidió no estar, sabe que está sacrificando algo”, añade. Pareciera como si la única alternativa fuera la soledad.

Dentro de este modelo, muchos juran de guata que están cambiando al mundo. “Hay gente que cree que haciendo para arriba con ‘me gusta’ está apoyando una campaña”, analiza el experto. “Facebook no es mágico, te hace creer que estás aportando, y no es así… A menos que des plata o vayas a manifestaciones… ¡A menos que hagas algo, no sirve absolutamente de nada!”.

El activismo a través de la red social tiene distintas astas. Por ejemplo, Greenpeace abandonó temporalmente su sitio de Facebook, ya que para mantener esta ingente red social en funcionamiento se requiere un consumo monumental de recursos naturales, aunque en honor a la verdad, volvieron para “cambiar Facebook desde Facebook”(http://www.greenpeace.org/argentina/es/noticias/facebook-debe-utilizar-energias-renovables/), lo que muestra el temor de algunas causas por perder público.

Las redes sociales existen y hay que darles un buen uso”, es la creencia de Leslie, “así como existen los cuchillos y los puedo usar de distintas formas”. El problema recae en quién tiene el mango.


Prev Fomentar la socialización mejora el rendimiento escolar
Next Mi hijo no tiene amigos

2 Comments

Leave a Comment