Lactancia versus implantes de silicona

Lactancia versus implantes de silicona

No existe la mujer sin complejos. Te quieres cambiar la nariz, el pelo, tener un abdomen perfecto y muchas antes de tener hijos se han operado las mamas. Pero, la duda que siempre surge es; ¿se puede amamantar con prótesis de silicona? ¿Tendré problemas con la calidad de la leche que le daré a mi bebé?

Hasta hoy, no existe un estudio científico que indique que las prótesis de silicona causen problemas a la hora de amamantar. Debemos recordar que si están bien colocadas, es decir, detrás de la glándula mamaria es muy raro que se produzca la rotura de ésta.

Sin embargo, durante el embarazo y la lactancia se aumenta el tamaño de los pechos, por lo que puede ocurrir una leve caída de estos y generar lo que se denomina mastitis.

La mastitis es el considerable aumento de volumen de las mamas. Si tenemos prótesis de gran tamaño o con una colocación inadecuada, se puede producir una retención de leche. Esta dolencia se caracteriza por la hinchazón, enrojecimiento y dolor de los pezones, síntomas que pueden ser acompañados por fiebre y malestar en todo el cuerpo. Por lo tanto, esto puede ser dañino tanto como para el cuerpo de la madre como para la alimentación del bebé.

Claramente hay factores que debemos considerar antes de operarnos, por ejemplo, que la cirugía sea guiada por un médico experto en el tema y que no por abaratar costos, caigamos en malas manos y nos expongamos a tener problemas en el futuro.

Por eso mismo, es muy importante que analicemos todos los factores antes de tomar la determinación de utilizar implantes de silicona. La belleza es un bien necesario para todas las mujeres, pero si tienes pensado en la posterioridad ser madre, es mejor evaluar los beneficios y riesgos que puede conllevar dicha operación.

Prev Los bebés son capaces de entender el sentido de la justicia
Next El té: Una fuente de salud y beneficios

About Author

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment