Las dudas de ser mamá después de los 35 años

Las dudas de ser mamá después de los 35 años

Aunque cada día es más frecuente que las mujeres retardan el momento de la maternidad, con los avances médicos han disminuido los riesgos y los embarazos después de los 35 años se desarrollan casi sin problemas.  Sin embargo, hay investigaciones que hablan de ciertas dificultades que se deben tener en cuenta.

La preocupación que, a nivel psicológico, puede traer consigo la decisión de embarazarse o un embarazo a esa edad puede transitar por diferentes aspectos.  Surgen una serie de preguntas como: ¿soy menos fértil?, ¿mi bebé correrá riesgos de tener defectos congénitos?, ¿tengo un mayor riesgo de aborto?, ¿si tengo problemas de salud, pueden afectar el embarazo?, ¿qué riesgos enfrentaré durante el parto?

Todas son preguntas legítimas y lógicas, no te angusties si te las llegas a hacer.  Lo importante es que analices los pros y contras y, sobre todo, revises la situación con tu médico de cabecera.

RESPUESTAS

Es un hecho que las mujeres experimentamos una disminución en nuestra fertilidad a partir de los 30 años. Es posible que a los 35 años cueste más quedar embarazada que a una mujer más joven. Los hombres también experimentan una disminución al acercarse a los 40 años. Si tienes más de 35 años y no consigues quedar embarazada después de intentarlo durante seis meses, debes consultar a tu médico.

El riesgo de tener un bebé con algún defecto congénito aumenta con la edad. El síndrome de Down es el más común. Los niños afectados nacen con diferentes grados de retraso mental y defectos físicos. El Colegio de Obstetras y Ginecólogos de los Estados Unidos (ACOG) recomienda realizar una prueba de detección precoz de defectos congénitos a todas la mujeres embarazadas.

La mayoría de los abortos espontáneos ocurren durante el primer trimestre del embarazo. Los estudios muestran que el 10% de los embarazos reconocidos en las mujeres de entre 20 y 30 años termina en aborto espontáneo. Esta cifra aumenta al 20% en el caso de mujeres de entre 35 y 39 años, al 35% a los 40 y 41 años y a más del 50% hacia los 45 años.

Las mujeres de más de 35 años tienen más probabilidades de tener un problema de salud que comenzó antes del embarazo. Algunos problemas, como alta presión arterial, diabetes y problemas renales y cardíacos pueden afectar al embarazo. Antes de intentar concebir todas las mujeres deben consultar a su médico.

Algunas de las complicaciones más comunes entre las mujeres de más de 35 años son la diabetes gestacional (probabilidad de tener un bebé de gran tamaño que corre el riesgo de sufrir lesiones durante el parto); alta presión arterial; problemas en la placenta, ya que como cubre parte o la totalidad del cuello del útero, se pueden producir hemorragias;  nacimiento prematuro y nacimiento sin vida. También existen más posibilidades de tener un parto por cesárea.

TIPS:

Ve a ver a tu médico para que te examine antes de quedarte embarazada.

Haz un seguimiento médico durante los meses de gestación.

Toma diariamente un complejo multivitamínico que contenga 400 microgramos de ácido fólico (antes de concebir y durante los primeros meses del embarazo).

Comienza el embarazo con un peso saludable.

No bebas alcohol, no fumes y no consumas ninguna droga ni medicamento no prescrito.

Come alimentos nutritivos y que contengan ácido fólico, presente en cereales, legumbres, verduras de hojas verdes y jugo de naranja. 

Si no has tenido rubéola y/o varicela, consulta a tu médico si es oportuno y conveniente vacunarte contra estas enfermedades y ten en cuenta que, luego de vacunarte, deberás esperar un mes antes de embarazarte.

Prev Inducir la ovulación para lograr el embarazo
Next Madres que olvidan rápido

1 Comment

  1. Yo fui madre primeriza a los 31 años y sufrí una enfermedad muy rara del embarazo, relacionada con la Preclamsia, llamada Sindrome HELLP, en donde se descomponen los glóbulos rojos, se elevan las enzimas hepáticas y baja el conteo de plaquetas. La única forma de tratarlo, es dando a luz al bebé lo más pronto posible, aunque sea prematuro, ya que ambos corren peligro de muerte.
    Mi hija nació con 34 semanas de gestación y gracias a Dios, mi higado volvió a funcionar, por lo que luego de estar tres días en la UTI, del Hospital Clínico de La Pontificia Universidad Católica de Chile, salí adelante y luego de tres días más, nos dieron de alta.
    El Sindrome HELLP, no tiene una causa aparente y se presenta de 1 a 2 embarazos de cada 1000 y en el 10 a 20 % de las embarazadas que sufren preclampsia o eclampsia severa. Se presenta antes de las 37 semanas de gestación y sus síntomas más frecuentes son: presión arterial alta, fatiga, dolor de cabeza, nauseas y vómitos, que empeoran, más un dolor intenso en el cuadrante superior derecho del abdómen.
    Gracias a Dios, nuestra historia terminó de manera feliz y hoy en día mi hija tiene 5 años y es una niña completamente sana y normal. Un beso!

    Reply

Leave a Comment