Madres que olvidan rápido

Increíble que después de todo lo que ha pasado y lo que hemos visto en las noticias, algunas mamás aún siguen siendo descuidadas. Lee esta columna de Pamela Azócar.

Hace unas semanas fui testigo del descuido de una madre en el cuidado de sus hijos. Había pasado a recoger a mi hija a su colegio y decidí pasar a un supermercado chiquito que hay en el camino de vuelta a casa. Este súper tiene estacionamiento, el que está a un costado del local, sin cuidador, incluso a simple vista, parece que no perteneciera al recinto, hay lugar para 3 autos, más uno para discapacitados y otro de embarazada.

Cuando llegue, solo había dos espacios disponibles, el de discapacitados y uno al lado, en el que me estacioné. Bajé a los niños y entramos a comprar, la verdad es que no demore más de 15 minutos, pues necesitaba sólo un par de cosas.

Al regresar al auto, el espacio de discapacitados estaba ocupado, por supuesto, y como ocurre la mayor parte del tiempo, por un auto que no era de discapacitado. Mientras subía a mis hijos en sus sillas, veo que en el interior del auto estaban dos niños, como de la edad de mis hijos, uno debe haber tenido menos de 4 años y el otro unos 2 años, el más pequeño estaba en su silla, y el mayor lo estaba entreteniendo con un juguete. Los niños estaban SÓLOS y encerrados en el auto.

Debo reconocer que cuando me percaté de la situación de los niños, me quede en blanco, pensé ¿Qué hago?. No podía creer que alguien los había dejado solos, más encima en ese estacionamiento, donde nadie se daría cuenta si se los roban o se roban el auto. Decidí subir con calma a mis hijos al auto y quedarme ahí un rato razonable hasta que llegara el chofer, si se demoraba mucho, llamaría a Carabineros.

A los cinco minutos llego la que supuse era la madre de los niños. Metió las bolsas a la maleta del auto, se subió sin siquiera mirar a los niños para ver cómo estaban y se fue. Calculo que debe haber estado dentro del supermercado unos 15 minutos. Y ahí quede yo, sentada en frente del volante, tratando de entender la situación. No soy una madre perfecta, muy por el contrario, a veces también he sido descuidada con mis hijos, pero jamás dejaría a mis hijos solos, donde sea (en un parque, en la casa, en un cumpleaños, etc.), ni siquiera por un par de minutos.

No entiendo como hay mujeres que aún, después de ver y leer en las noticias tantos casos de niños olvidados en los autos con consecuencias fatales, aun lo hagan. Yo entiendo que a veces los niños no son la gran compañía al salir de compras, que son inquietos, que uno se demora el doble con ellos, que piden cuanta cosa ven, etc. etc. Pero de ahí a dejarlos en el auto, encuentro que es demasiada negligencia.

¿Qué hubiese pasado si mientras ella estaba dentro del super, le roban el auto? o bien los niños abren la puerta y se bajan, o hay un temblor, en fin, mil otras cosas que se me ocurren. Quizás puedan pensar que soy exagerada, tal vez si a mí me cuentan la situación también lo creería, pero ver esos niños solos y encerrados, realmente me asusto.

Cuando recuerdo lo sucedido, me recrimino el no haberle dicho nada a esa madre cuando llegó al auto, o quizás haber llamado a carabineros, no sé, al final fui un testigo pasivo y algo debí haber hecho. También me indigno, que fuera de su negligencia al dejar los niños ahi, se haya estacionado en el lugar de discapacitados. Doble irresponsabilidad.

Ojalá nunca tengamos que leer u oír noticias sobre niños asfixiados dentro de vehículos, pues últimamente parece una epidemia, aunque lo dudo. Porque como se pueden dar cuenta, aun hay madres que no lo entienden.

Fuente Imágen:

Prev Las dudas de ser mamá después de los 35 años
Next Seminario: Cómo escribir un cuento

2 Comments

  1. Pamela, me parece increible lo que nos cuentas y en nada exagerado. Si han dado tanta información, sobre no dejar a los niños solos dentro de un auto, por todas las razones que expusiste, encuentro al igual que tú, que es el colmo de la irresponsabilidad la de esa madre. ¿15 minutos…?, podría haber pasado cualquier cosa…, mejor ni pensar. Pero, ahí tú, te quedaste, como cuidándolos, asumiendo un rol que no te correspondía, pero que era en beneficio de los niños. Bien merecido hubiera sido, que llamaras a los carabineros y la acusaran de descuido, una forma de abuso infantil o que tú, le hubieras dado una buena charla…, pero entiendo, te descolocó la situación y la madre, tan “prisca”, se marchó sin nisiquiera darte tiempo para decir nada. Un beso, amiga, yo también soy una madre aprensiva y no dejo a mi hija sola en ningún lugar y digo, niguno, porque nunca se sabe. Adios a todas!

    Reply

Leave a Comment