“Mamá, no me gusta la leche”

“Mamá, no me gusta la leche”

Esto viene más como experiencia personal. A mí no me gustaba tomar leche cuando niña. Eso para mí era un hecho. Por más que mi pobre madre intentará, siempre me escapaba de la mamadera.

Estuve investigando y me di cuenta que hay varios niños que les pasa lo mismo. La mayoría son niños que luego de tomar leche materna, se han negado a cambiarla por la leche de vaca.

Entonces luego de una larga lucha de una madre por darle leche a su hijo viene la pregunta “¿Qué hago? ¿Qué le puedo dar si no le gusta la leche?“. Aunque no lo creas, hay varios tipos de alimentos que la pueden sustituir.

Lo primero es importante entender que la leche no es un alimento imprescindible, recuerda que hay muchas personas que no la toleran o que son hasta alérgicas.

Recordemos que hay derivados lácteos como el yogurt o el queso que proporcionan las mismas facultades que la leche.

Normalmente se recomiendan unos 500 ml. de leche diarios. Si un niño come dos yogures al día ya ha tomado la mitad de lo recomendable. Y si a eso le agregamos una once con queso, está listo con lo recomendado.

Por otra parte, existen en los supermercados otros preparados de vegetales que reciben el nombre de leche, por ejemplo la leche de soya que suele enriquecerse con calcio y otros elementos que hacen que se asemeje en composición a la leche de vaca.

Otras soluciones

–       Añadir a la leche cacao soluble, para conseguir cambiar tanto el color de la leche como su sabor, haciendo que los niños se animen a tomarla.

–       Modificar el color y sabor de la leche es añadiendo cereales, galletas en trocitos o incluso miga de pan.

–       Preparar para la hora de la merienda, batidos caseros a base de leche a los que se les pueden añadir diferentes frutas y si se desea también yogur.

Prev ¿Cuáles son las etapas del parto?
Next El rendimiento escolar de un niño se determina según la lactancia

About Author

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment