María: Póngale 2 papas y un trozo pequeño de zapallo a la cazuela…

María: Póngale   2  papas y un trozo pequeño de zapallo a la cazuela…

Habían tocado el timbre de salida a recreo y raudamente se dirigió a la sala de profesores, para hacer  la llamada, que habitualmente hacía a su nana. Sin embargo, la clase que había terminado, había sido cómo aquella clase publica que tuvo que hacer ante una comisión, para poder egresar, del Pedagógico. Las alumnas habían participado como nunca. Era primera vez, después de 30  años de docencia, que había usado Internet  en línea. Francisca, una de las alumnas competente tecnológicamente,  había sido su gran colaboradora: Era posible hacer clases entretenida sin la tiza y el pizarrón.-

Llegó a la sala de profesores y una secretaria de la Inspectoría,  le dijo que su esposo le había llamado. Claudio, había sido profesor de Biología del colegio, pero al nacer el segundo hijo, tuvo que emigrar a otra profesión con mayor liquidez. Ahora era visitador médico de un laboratorio. Mas, el  tema que más le preocupaba era conversar con su nana. Sin embargo, en ese instante, se le acercó, la Inspectora General, la Sra. Alba, de 63 años bien mantenidos, y le hizo el comentario, menos pensado: “Colega había mucho desorden en la sala de clases…Se escuchaban hasta algunas risotadas… ¿Qué estaba pasando…? Se lo digo, con todo respeto, por supuesto”.

Noemí, profesora de Lenguaje, siempre se había destacado por ser una profesora innovadora  y sabía los riesgos que implicaba, romper con aquella ley sagrada de los protocolos de “hacer una buena clase”: “Que no vuele ninguna mosca, en la sala de clases”. Le respondió  a la Inspectora General, que había usado Internet, y que las alumnas habían buscado en YOUTUBE las mejores canciones. La explicación parecía que no era suficiente… y le recordó que en el Programa para los Segundos Medios, estaba la Unidad acerca del Genero Lírico y las canciones, eran una expresión de la poesía. La explicación fue contundente y el episodio tuvo su rápido desenlace.

Noemí, tomó su celular, antes que terminara el recreo largo, se conectó con su nana, y  le dio la instrucción, de esa mañana:

 “MARÍA, póngale 2 papas y un trozo pequeño de zapallo, a la cazuela…”        

Autor: Jorge olivillo

Prev ¿Qué es realmente ser Emprendedora?
Next Los mejores tips para corregir la mala conducta de tu hijo

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment