Masaje infantil : el gran vínculo madre e hijo

Masaje infantil : el gran vínculo madre e hijo

Estar embarazada es una sensación única, y sólo las mujeres tienen la suerte de pasar por esa maravillosa experiencia de convertirse en madre. La espera suele ser larga y es muy común sentir que el esperado día del parto no se acerca. Sin lugar a dudas, el hecho de tener a tu hijo en tu vientre es un lazo de por vida, una sensación que no es comparable con ninguna otra, pero una vez que tu hijo nace ese vínculo se vuelve aún más fuerte.

Se crea una sensación de apego y ternura, al ver que tu hijo es un ser indefenso y que únicamente depende de ti. Para reforzar todo el cariño y apego con tu hijo, el masaje es una de las alternativas donde se refuerza ese amor que sientes por tu hijo. De esta manera lograrás que tanto tu bebé como tú consigan un vínculo único, donde además tu pequeño hijo sentirá que tiene alguien que se preocupa por él y que lo llena de cariño.

Además de lograr esta unión entre ambos, hay infantes que se recuperan de algunas dolencias y que mediante la técnica del masaje, son eliminadas y es muy probable que cambie su estado de ánimo, haciendo que esté menos irritable y más tranquilo. Además se podrá mejorar la digestión y en el caso de tener problemas de sueño, es muy probable que gracias a estos masajes logres hacer que tu hijo duerma mejor.

Es fundamental que además de la madre, el padre también se involucre en la realización de masajes, ya que el vínculo entre ambos comienza a incrementarse. Es importante destacar que éste periodo es esencial para el mejor crecimiento tanto emocional como físico de tu hijo, ya que notará que una atención especial sobre él y lo que en un futuro hará que sean niños sanos y seguros de sí mismos. Es vital la importancia y el cariño que le demuestren los padres a los hijos, eso podría determinar muchas conductas positivas en su desarrollo. Acá te damos a conocer cómo hacer un buen masaje a tu bebé.

Claves para un buen masaje

Debes elegir un buen momento donde tu hijo y tú estén relajados. Es necesario que no estés apurada y que no estés presionada, de esta manera tu bebé sabrá que le estás dedicando todo el tiempo que él necesita. Así también, debes asegurarte de que tu bebé esté tranquilo y que hayan pasado algunas horas entre las comidas, para que el masaje sea exitoso.

Tu bebé y tú deben estar en una posición que les acomode, él puede estar sobre una superficie alta (en el mudador) ó también puede estar sobre la cama. Asegúrate de que la habitación en donde realices el masaje, esté a una temperatura adecuada, y para dar una sensación de mayor relajación, es recomendable que ambientes con música de fondo para que le de un toque que mayor calma.

Es recomendable que empieces a realizar el masaje desde la cabeza hasta los pies (en ese orden). Cuando llegues al estómago, debes hacer que una de tus manos siga a la otra y debe ser de derecha a izquierda, de esta manera lo ayudas a que tenga una mejor evacuación. Debes hacer lo mismo en los brazos, piernas y pies. Una vez que terminaste con las extremidades, es el momento de realizar el masaje por la espalda, masajeando de afuera hacia adentro, debes juntar tus manos en el centro de la espalda, luego de repetir ese movimiento junta tus manos en el medio de la espalda de tu bebe y llévalas en dirección a los pies. Es recomendable que siempre tengas las manos sobre tu bebé al momento de hacer el masaje.

Para finalizar con la sesión de masaje voltéalo nuevamente (es decir, con la espalda apoyada en la superficie de la cama o del mudador); no apagues la música, déjala para que tu bebé logre quedarse dormido con ese sonido relajante.

Prev ¿Cómo debo bañar a mi bebe recién nacido?
Next Nueva edición: "especial 9 meses y recién nacido"

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment