¿Me siento una mamá culpable?

¿Me siento una mamá culpable?

culpa de mamáAlguna vez se han preguntado:

¿Por qué alguien se le ha ocurrido emprender una aventura como la maternidad?

Esto muchas veces sucede ya que el mundo en el que vivimos esta constantemente presionando a cada uno de nosotros, esta presión se evidencia en que debemos ser perfectas en todos los ámbitos, ya sea en lo laboral y en lo familiar.

Las culpas que podemos sentir mientras experimentamos el camino de ser padres, son variadas y dependen de la edad de nuestros hijos, en orden se pueden mencionar:

  • Encontrar suficiente tiempo para los niños y marido
  • Mantenerse al día con el trabajo domestico
  • Gritarle a los hijos
  • Preocupación por las comidas de sus hijos
  • Distribuir equitativamente el tiempo
  • Temas escolares
  • Dedicar demasiado tiempo al trabajo.

Estas culpas que sienten las madres traerá claramente consecuencias negativas, presentando en ciertas ocasiones cuadros de estrés, depresión, ansiedad, problemas para conciliar el sueño, baja de apetito, entre otros. Estas situaciones incidirán en el comportamiento de los hijos, los cuales podrán en muchas ocasiones no tener límites claros con respectos a sus acciones ya que la madre cambia constantemente de parecer según su nivel de culpa. O en muchas ocasiones los hijos actúan esperando una compensación material de parte de los padres, que realizan esta acción para disminuir este sentimiento.

Según la autora del libro Mamá Culpable, existe siete principios de la filosofía libre de remordimiento materno:

  1. Debes estar dispuesta a renunciar a ciertas cosas: Casa impecable y ordenada a cargo sólo tuyo.
  2. La crianza de los hijos no es un deporte de competencia: Evitar comparaciones entre tus hijos y los de los demás, cada uno tiene un ritmo de desarrollo.
  3. Mirar hacia el futuro y divisar un panorama general: Cómo todas las situaciones contribuyen al desarrollo de la familia.
  4. Aprender cómo y cuando vivir en el presente y no en el futuro: estar con los hijos en el aquí y ahora, y dejar las listas de lo que tenemos que hacer.
  5. Acostumbrarse a decir sí con más frecuencia y a defender su no: No responder de manera automática, sino que reelaborar la situación para que sea beneficioso para todos.
  6. Ríete mucho, especialmente con tus hijos: Aprender a reírse con ellos y de ellos, sin lastimarlos.
  7. Asegúrate de reservar momentos especiales para divertirse con la familia.

Además de lo ya mencionado, no deben olvidar que cada mujer aprende como ser una buena madre y no debe regirse por el ideal que impone la sociedad en que vivimos

Prev Parte 2: El Sistema Propioceptivo
Next Carta abierta a padres modernos

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment