Mi experiencia con la Lactancia Materna

Mi experiencia con la Lactancia Materna

A propósito de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, quiero contarles mi experiencia amamantando a mis hijos. Mi experiencia entre amamantar a mi primera hija con respecto al hacerlo con mi hijo fue muy distinta.

Con mi hija, tuve muchos problemas para lograr se enganchara bien a la teta, solo después de 4 días logre que tomara mejor que al comienzo. Cuando llego la primera visita al pediatra, a los 10 días de nacida, ella no había subido lo suficiente de peso. Por lo que me aconsejo tomar Sulpilan, así ver si me bajaba mas leche. A los 15 días debía volver para ver si había aumentado de peso.

Cuando volvimos había subido un poco, pero aun no lo suficiente. Por lo que fue necesario complementar con leche de formula, además sacarme leche, así estimular que bajara mas. Debo reconocer que me dio mucha pena, me sentí muy mal, al no poder alimentar bien a mi hija solo con mi leche.

Pero al ver los cambios en ella, a los pocos días, ya lo había asumido. Empezó a subir muy bien de peso, y ella ya no lloraba tanto. Así estuvimos hasta los 6 meses, complementando mi leche con la de formula. Lamentablemente se acostumbro a tomar del biberón, por lo que ya el ultimo mes solo mamaba directamente de mi teta en las mañanas y en la noche, El resto del día me sacaba la leche y se la daba en biberón. Apesar de todo, logre amamantarla hasta los 6 meses, y eso me dejo muy contenta.

Con mi hijo, fue totalmente distinto. Aunque al principio tuve mucho temor de vivir la misma experiencia y que no lograra tomar bien o yo tuviera poca leche. No fue así, desde la primera vez se enganchó y tomó bien, subía muy bien de peso y mis pechos estaban llenos de leche. No fue hasta cerca del primer mes que empezaron los problemas. Sufría de muchos cólicos al día, se retorcía de dolor, por varios días seguidos. Y eso nos tenia muy angustiados. La pediatra nos aconsejo llevarlo a un gastroenterologo, pues sospechaba que podría tener reflujo o alergia alimentaria.

Ambos diagnósticos se confirmaron, mi hijo sufría de Alergia a la Proteína de la Leche de Vaca, y además reflujo. Por lo que la recomendación inicial fue dieta estricta para mi, libre de todos lo derivados de la leche y caseínas, además del trigo, frutos secos, huevo y carnes rojas, y medicamentos para controlar el reflujo. Así continuar con la lactancia exclusiva, que es el mejor tratamiento, ojala hasta el año.

Mi guaton era buenisimo para tomar mi leche, y dormía colgado a mi pechuga tomando toda la noche. Estuvimos así hasta los 8 meses. Yo con una dieta que me tenia comiendo solo paltas, arroz, atún, pollo y cerdo. Y el feliz, sin cólicos, ni malestares.

A los ocho meses, deje de amamantarlo, pues mi desgaste físico y mental, era demasiado, andaba mal genio todo el día, me estresaba pensando que si comía algo o en el envase de los alimentos no estaba bien rotulado algo le podía causar daño a mi hijo. Tampoco mi leche lo estaba dejando tan satisfecho, lo que significaba que tenia que darle pecho a cada rato, no podía salir con tranquilidad ni a comprar al supermercado, por dar un ejemplo.

Bajo la supervision de su gastroenterologa empezó a tomar formula especial para niños con alergia, eso hasta el año seis meses, cuando por fin pudo probar la leche normal de vaca y dar por superada su alergia.

Recuerdo que dejar de darles pecho a mis hijos me generó sentimientos de abandono y tristeza, sentía que perdía esa intimidad y complicidad que era solo nuestra, esa conexion piel a piel, sus manitos haciendome cariño, las miradas de ternura y amor que nos entregábamos.

Todos sabemos lo importante que es que nuestros hijos se alimenten de leche materna a lo menos los primeros seis meses de vida. Por lo que promover y apoyar la lactancia materna no es solo responsabilidad de nosotras la madres, sino también de toda la sociedad, con políticas de estado efectivas como el post natal de 6 meses, grupos de apoyo de lactancia, ya sea en hospitales, jardines infantiles y centros de salud, entre otros.

En Chile, varias instituciones se unirán a esta causa, como el Complejo Hospitalario San José, que realizará el concurso de fotografía “Yo tomo leche de mi mamá” para promover la práctica en nuestro país.

Prev Edición Revista Impresa Agosto
Next Remedios caseros para combatir el invierno

1 Comment

Leave a Comment