Mi hijo debe ocupar lentes

Mi hijo debe ocupar lentes

lentes_niños

 

Lo que sentimos como padres cuando nos enteramos que nuestro hijo o hija necesita usar lentes puede ser bastante angustiosos, ya sea por la incertidumbre de como reaccionara el menor ante este nuevo acontecimiento o simplemente el miedo a lo desconocido. Pero, la buena noticia es que los anteojos pueden ser un factor importante que permitirá a tu hijo mejorar su vista y que se sienta mejor. Esto es una muy buena noticia porque significa que tu hijo tendrá la oportunidad de ampliar su mundo, ver mejor y obtener información de una manera más eficaz. En lo que se refiere a anteojos nuevos, hay dos componentes críticos que deben revisarse antes de comenzar el proceso de animar al niño a usar lentes.

1. El armazón de los anteojos se debe ajustar perfectamente. Algunos anteojos, especialmente esos para afaquia (ojos que no tienen cristalino debido a cirugía de cataratas) pueden ser muy pesados para los niños. El estilo de los anteojos es muy importante y el usar una banda de cabeza puede ayudar a distribuir el peso de los anteojos. Asegúrate que los anteojos no aprietan la nariz ni los orejas. Vigila que no dejen marcas rojas porque eventualmente causarán irritación en la piel.

lentes

2. Los lentes deben ser hechos de acuerdo a la receta. Es común, que los lentes que no están preparados de acuerdo a la receta, ocasionen que el niño no tolere los lentes. Este es un problema que debe ser tomado en cuenta. Para verificar que la receta ha sido surtida correctamente lleva los lentes al oftalmologo para que se determine la veracidad óptica de la receta.

La mayoría de los niños aceptan los lentes nuevos una vez que se dan cuenta que el mundo se ve mejor con ellos que sin ellos. La meta es ofrecerles suficientes oportunidades para usarlos, para que ellos puedan darse cuenta de esto.

Entre los consejos que te podemos dar sobre los anteojos nuevos se encuentran:

Las únicas manos que deben poner y quitar los anteojos deben ser las manos de un adulto.

Si el niño se quita los anteojos, asegúrate de volver a ponérselos; y cuando sea adecuado quitárselos. Con el tiempo tu hijo tendrá la suficiente madurez para tomar esa responsabilidad por sí mismo, pero al principio es mejor que el adulto tenga el control para que los anteojos no se conviertan en un juguete o en un arma de manipulación.

Comienza con pequeños incrementos de tiempo y gradualmente auméntalos para incrementar la tolerancia del niño.

Escoje una hora en que el niño este descansado y de buen humor. Prepárate para entretener al niño para que esté suficientemente ocupado y distraído que no quiera quitarse los anteojos. Cuando se ponga los anteojos escoje una actividad que sea muy motivadora, que al niño le fascine, cuando el niño se quite los anteojos, pon en alto a la actividad. Reanuda la actividad cuando se deje poner los anteojos otra vez.

Hace de los anteojos una rutina de la vida cotidiana de tu hijo

Pónselos en la mañana cuando lo vistas y quítaselos antes de la siesta o la hora de acostarse. En lo que se refiere a los pequeños incrementos de tiempo esta área es algo que debe explorarse. Por ejemplo, comienza poniéndole los anteojos en la mañana como parte de la rutina de vestirse y déjaselos puestos tanto tiempo como el niño los tolere, después, al siguiente día aumenta ese período de tiempo. Ve como funciona esto, ten paciencia pero se firme.

Si sigues estos consejos usar lentes será todo un placer para nuestros pequeños, animo!

Prev 5 cuentos cortos con enseñanzas para niños
Next Panoramas de fin de semana (16 al 19 de abril)

About Author

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment