Música en el embarazo: vínculo maravilloso entre madre e hijo

Música en el embarazo: vínculo maravilloso entre madre e hijo

descarga

Solemos escuchar que a los bebés hay que estimularlos desde que están en el vientre materno, y hacerlo por ejemplo, a través de las caricias, hablándoles y de la música. Pero, ¿desde cuándo conviene incentivarlos con los sonidos? ¿Es efectivo realmente poner los audífonos en tu guatita? Aquí conoceremos éstas y otras respuestas.

A partir de los cuatro meses de gestación, las guaguas distinguen y reaccionan ante la música. El oído es el primer sentido que se forma dentro del vientre. Los sonidos dentro del útero son diferentes a como los podemos oír nosotros ya que el líquido amniótico los atenúa. Además, las voces de los padres y la música que escuchen quedará en la memoria del bebé como una experiencia placentera.

Beneficios para el feto

Son múltiples las ventajas de que un bebé en gestación sea estimulado a través de la música. Por ejemplo:

-Estimula la frecuencia cardiaca.

-Aumenta la actividad cerebral en el feto.

-Genera un sentimiento de estabilidad y cercanía con la madre.

-Ayudan al niño en su futuro crecimiento, pues fomentan el desarrollo del lenguaje y actividades motoras, entre otros.

Beneficios para la madre

-La música funciona como un catalizador de las emociones; por lo que si estamos sensibles o con pena, una linda canción nos ayuda a relajarnos y a sentirnos mejor.

-Cuando el bebé nazca y necesites calmarlo, éste recordará los sonidos de cuando estaba en el vientre y será más fácil que pase una pataleta o un desagrado del menor.

-Como beneficio para ambos, persiste el sentimiento de apego y cercanía entre madre e hijo.

¿Qué música escuchar?

Antes de nacer, es aconsejable que los bebés escuchen música suave y melódica, nada muy brusco ni estridente. Una de las obras más recomendadas es el Concierto para arpa y flauta K.299 de Mozart, ya que el sonido del arpa relaja al bebé y a la mamá. Es que desde 1993 diversos estudios demostraban que la música de Mozart podría incrementar algunas capacidades del cerebro humano.

Se realizaron experimentos con jóvenes quienes después de 15 minutos de escuchar la música mostraban una mejora de su rendimiento en un test espacial-temporal.

Karina Zúñiga, recuerda que a su hijo Antonio, hoy de tres años, solía ponerle música clásica mientras estaba en su vientre. Autores como Mozart o Vivaldi eran los preferidos. Y recuerda que a eso de los seis meses, el bebé se movía enérgicamente al oír estos sonidos. Karina cuenta que mantiene un recuerdo muy grato de aquellos momentos, pues le permitieron comenzar un vínculo maravilloso con Antonio. Señala, además, que en alguna ocasión, logró controlar un llanto desconsolado de su hijo, gracias a los recuerdos de esos sonidos en su etapa inicial al interior de su vientre.

Gordon Shaw, neurobiólogo de la Universidad Irvine en California, dijo: “Al escuchar música clásica, los niños se estimulan, ejercitan neuronas corticales y fortalecen los circuitos usados para las matemáticas. La música estimula los patrones cerebrales inherentes y refuerza las tareas de razonamiento complejo”.

También es aconsejable que los padres canten al bebé antes de nacer. Lo ideal es que sean canciones infantiles. Además, cuándo nazca el bebé, verán como su hijo reconoce y recuerda sus voces y las melodías.

 

 

 

Prev CONCURSO: Transformers Animatronics en vacaciones
Next ¿Es bueno que nuestros hijos estudien en vacaciones de invierno?

About Author

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment