Nacimientos en casa: una tendencia en alza

Nacimientos en casa: una tendencia en alza

 

PartosEs una tendencia que en Europa va en alza y que en Chile va adquiriendo adeptos. Se trata de volver a lo rustico, dándole un simbolismo e intimidad que en un quirófano se pierde. No estamos hablando de un nuevo tipo de cirugía o de un tratamiento médico innovador, sino de los partos en casa.

Dar a luz en una clínica u hospital tiene algunas ventajas: estar en un lugar sanitizado, con personal médico que asiste en todo momento a la madre y al hijo. Pero las madres que optan por tener a sus hijos en sus casas, tal y como era hasta hace cincuenta o sesenta años atrás, lo hacen porque sienten que en las clínicas se perdió la intimidad del momento del nacimiento, adquiriendo un rol verdaderamente protagonista.

Esta remozada costumbre de dar a luz ya tiene porcentajes que indican un alza en la toma de esta opción; sólo en Holanda, el 40% de los nacimientos se hacen en casas particulares. En el proceso, la pareja de la madre las hace de partero, hay una matrona que asiste a la mujer, quien es la que hace todo el trabajo de parto, y en vez de jeringas y anestesias hay hierbas medicinales para mitigar los dolores propios del proceso.

También hay otras razones de fondo que esgrimen las madres que optan por evitar los centros de salud para tener a sus hijos. El rechazo al uso de drogas analgésicas o dilatadoras y la búsqueda de una conexión más natural con sus hijos son argumentos que pesan más allá del simple hecho de resistirse a parir en una sala de partos.

El alejamiento de los métodos convencionales y sintéticos también se traduce en la alimentación y en el uso de medicamentos. Quienes han vivido la experiencia han dicho que a lo sumo dos vacunas le han puesto a sus hijos: la de la tos compulsiva y de la poliomielitis. El resto del recetario lo haya en la homeopatía y medicina natural. Respecto a la alimentación, se priorizan los vegetales cultivados desde un huerto personal. La dieta de estas familias oscila entre las legumbres, cereales, arroz sin sal, avena y frutos secos.

A todas luces es una vuelta a lo clásico, a lo rústico, a lo simple. Las madres que optan por tener a sus hijos en la comodidad y calidez del hogar asumen riesgos a favor de la felicidad e intimidad del momento. Aunque puede parecer a simple vista algo riesgoso en el fondo las mujeres que toman esta decisión son madres informadas y saben los cuidados que deben tener para cuando llegue el día.

Fuente: La Tercera

Prev ¡Sorteamos 15 entradas cuádruples para ir al MIM!
Next Niños que aprenden antes a caminar tienen mayor actividad física en la adolescencia

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Comment