La belleza de la imperfección

Hola amigos, soy yo, la Cata. Antes que nada quería agradecerles por todos sus comentarios con respecto a cuando tuve a mi hijo José Tomás, no saben cómo me enriquece escucharlos. Ahora, una vez más, quiero hablarles de lo que pasa por mi inquieta cabeza.

Domingo 19 de diciembre, 18:30 pm. El mall hervía de gente, al punto de poder sentir el calor que expelía el cuerpo de la persona que estaba al lado mío; sí, un poco asqueroso. ¿Han visto alguna vez esas hormiguitas que cargan arriba de ellas hojas verdes?, yo creo que una vista panorámica de la situación habría mostrado eso, la única diferencia era que nosotros cargábamos bolsas, en vez de hojas. Estábamos con el José Tomás haciendo la fila para que se pudiera sentar en las rodillas del Viejito Pascuero, cuando de repente siento un gemido, luego un sollozo fuerte, más fuerte. Por la cantidad de gente que había no podía ver bien, así que traté de escuchar. Los llantos se volvieron gritos, los gritos en aullidos, los aullidos en… golpes. Silencio. Las hormiguitas parecieron esparcirse dejándome espacio para ver a un niño de la misma edad del José Tomás con un cachetito rojo con las manos marcadas de un adulto, y un poco de sangre corriendo por su naricita. Miré para el lado: una señora rubia, de unos 40 años, con un vestido con flores a la última moda y un peinado con rulos perfectamente hechos. Un poco más allá, estaba el que parecía su marido con una polera sport con cuello, lisa, pero con la reconocida marca de la tienda de ropa en donde se la había comprado. Atrás de él, dos preciosos hijos. Era la familia perfecta, hasta que pasó esto. Y toda la gente miraba, qué vergüenza. Pero la mamá siguió gritando: “¡no tengo tiempo para esto, mira con los trapos que ando vestida, necesito cosas y este niño lo único que quiere es hacer una fila estúpida!” El calor terrible que sentí en un momento se volvió en un frío húmedo cuando escuche esas palabras, y para qué decir cuando mire de nuevo a ese niñito, indefenso, pasmado, confundido.

El mundo a veces es loco, ¿no encuentran? Ves carteles y comerciales de familias alegres, con sonrisas perfectas, mamás delgadas, papás exitosos, hijos felices, y ¡feliz Navidad! Mentira. Después de ese momento me empecé a cuestionar todo. No sé si es gracias a la publicidad media vacía que recibimos constantemente o qué, pero a veces creo que nos cuenta distinguir lo REAL. No, no todas las mamás somos flacas, tenemos peinados perfectos y estamos a la última moda, no todos los papás ganan mucha plata. A veces ni siquiera hay papás, sino mírenme a mí: soltera, atarantada, enojona, chascona, y como si fuera poco, pasadita de peso.  Pero jamás me he sentido peor persona por eso. Amigos, yo creo que todos lo sabemos, pero a veces parece que se nos olvida: no ser perfectos no significa ser malos, y si se fijan bien, a veces la gente que parece más perfecta y más feliz, esconde sus cosas también, sino miren el ejemplo que ya les di. No queramos ser algo que no somos, no pretendamos estandarizarnos queriendo parecer la familia perfecta, porque no hay nada más lindo que aquello que nos hace distintos. Es eso justamente lo que nos hace reales.

Ya que estamos a casi nada de Navidad, los invito a atreverse a aceptarnos tal cual somos, con nuestras virtudes claro, pero también con nuestros interminables defectos. Este es un saludo especial para las familias no tradicionales, pero más que eso, para las que no temen no ser esas familias salidas de un comercial de pasta de dientes. Amigos y amigas de la revista, levanto mi brazo con un cola de mono en mi mano en este momento para hacer un salud: salud por las mamás solteras que día a día se esfuerzan por sacar adelante a sus hijos (aprovecho de hacerme un poco de autopropaganda); salud por las familias que tienen hijos enfermos, y a pesar de las dificultades y penas, siguen luchando para asegurar un futuro próspero a sus niños. Salud por el papá que llega agotado del trabajo a la casa, pero que ofrece una sonrisa a sus hijos, a pesar de no saber si el próximo mes tenga plata para comprar el pan. Salud por todos aquellos que pasarán esta Navidad a la luz de las estrellas, sin un techo, sin un gran pavo que comer. Salud por aquella realidad que a veces queremos que se nos olvide, que tratamos de que no exista, pero que es parte fundamental de todos nosotros. Para esta Navidad miremos un poco a nuestro alrededor. La peor ceguera es la que viene del alma. Salud por aquellos que son capaces de ver. Feliz navidad.

Prev El Peligro De La Tina
Next Verano al fin!!!!!

6 Comments

  1. Como somos los chilenos siempre tratamos de aparentar lo que no somos, pero felizmente yo con mi familia somos de clase media pero nunca nos hemos creido mas qu todos, estamos felices de lo que tememos, y felices tambien porque somos una familia completa. Me da mucha lata leer esta carta de la cata, porque ella esta solita con su bebem y no hay padre, pero la quiero felicitar por ser buena madre, y Feliz navidad a todos!!!

    Reply
  2. Letras hermosas…que provienen de una mujer con un espiritu hermoso.Capaz de revelar a todos como una radiografia, la pobreza de algunos seres humanos y la perfección en otros. Esplendido!
    Yo también brindo por los que ven, con ojos,cuerpo,mente y espiritu de amor esta fecha. Salud por eso!

    Reply
  3. catita

    me alegro que seas capaz de ver que hay más allá de un estereotipo yo tb fui mamá super joven mi hijo ya tiene 21 y ahora con mi marido tenemos 3 bebés mas de 6 de 4 y de 1 año y estoy felis de haber sacado a  mi jhijo adelante y además con un hijo con dificultad (el de 6) uno aprecia el día a día las cosas lindas que a veces no somos capaces de mirar mcuha gente de quiebra el mate pensando en estas fechas pero no olvidemos que jesus nacio pobre y nosotros que podemos celebrar lindos cumpleaños para nuestros hijos deberiamos convertirnos en reyes magos y regalar un poquito de amor si no hay para juguetes una bolsita con dulce a quien no tiene una cena a una familia cercana que la pasa mal rescatar el verdadero sentido de estas fechas, debemos sentirnos agradecidos x ultimod e tener salud un techo y aunque sea elpan apra comer por que pucha hay gente que no tiene ni para eso y uan vez que se dejen de mostrar estos familias tipo de niños de postal de hallmark me gustaría ver en la tele avisos con mamás solteras o papás solteros familias con un hijo con discapacidad ya que lo que se muestra dista mucho de lo que realmente es este país y nosotros como adultes veamos una vez por todas el vaso medio lleno a vacío y en la medida que nosotros inculquemos valores a nuestros hijos respeto y enseñemos que e fechas son para recordar el nacimiento de quien vino a dar la vida x nosotros decirles a nuestros hijos yo soy tu viejito pascuero pero el viejito va donde hay necesidad y dolor enseñar a nuestros hijos a tomar sus juguetes no los viejos si no los que no usen y que esten buenos y los regalen a hospitales hogares tomas tendremos uan generación de adultos empaticos generosos yrespetuosos y solidarios 

    te felicito por tu positivismo y energía y vamos pa adelante pa atrás ni pa echarse vuelo y que sea una linda navidad para ti y que la estrella de belen que iluminó al niño jesus sea en tu casa portadora de toda la felicidad salud amor y armonia

    Reply
  4. Cata me paso algo parecido en el parque con una mama que andaba muy moloesta buscando a su hijo, de unos 7 años que se extravio junto a otro amiguito, una familia se percato de que andaban perdidos y los acompañaba a buscar a sus padres, cuando se encontraron con la madre esta le volo a cogerlo por un bracito y darle un tremendo pellizco, no conforme lo zarandeo lo paro de frente y le dio unas 3 o 4 nalgadas frente a todos nosotros, le hablaba con una rabia que no se de donde le salia, parece que era un demonio hablaba por ella. Gente que pierde la perspectiva de lo que es realmente importante, en vez de celebrar que su hijo aparecio, que no lo secuestraron, que estaba vivo y sano, le cae a golpes y lo aterroriza, no voy a poder olvidar la carita de ese niño en toda mi vida. Creo que no hace falta ninguna condicion social para ser buen padre o simplemente ser un ser humano con valores, no importa si eres soltera, casada, si tienes dinero o no te alcanza para pagar las deudas de cada mes, el amor y el respeto nada tienen que ver con eso. Un abrazo Cata, lo estas haciendo muy bien!

    Reply
  5. Estoy sorprendida por la exactitud de tu crítica! Eres muy joven, y sin embargo aprendiste algo que esa señora “perfecta” no ha aprendido: hay cosas importantes en la vida (los hijos, la familia, el amor) y cosas triviales (ropa, regalos, peinados, peso, etc). Yo también soy madre soltera, aunque no tan joven como tú, yo tengo 28 años, y mi pequeño 1 año 11 meses. Tampoco somos perfectos, y a veces me saca de mis casillas, pero creo que sus necesidades y gustos son tan importantes como los míos, no le podría decir que “no tengo tiempo” para hacer algo que él quiere, quizá no le concedo todo, pero trato de encontrar un balance (y vaya que es complicado).
    Un abrazo, si estás en twitter me encantaría platicar contigo, busca @beres7 de cualquier forma te seguiré leyendo por este medio.Saludos!

    Reply
  6. Pucha me dio mucha pena lo q vio y vivió Cata, me imagino su rabia e impotencia, sobre todo en esta fecha tan especial en q los niños (x su espíritu puro y alegre, no x los regalos) representan la esencia de la navidad.

    “ TODAS LAS PERSONAS MAYORES FUERON AL PRINCIPIO NIÑOS. AUNQUE POCAS DE ELLAS LO RECUERDAN. ”

    Reply

Leave a Comment